Advertisement

Verdasco jugará en octavos con Carreño tras remontar al verdugo de Federer

Verdasco jugará en octavos con Carreño tras remontar al verdugo de Federer
El tenista español Fernando Verdasco. EFE/Archivo

El español Fernando Verdasco ganó este lunes por 3-6, 6-4 y 7-6 (4) al australiano Thanasi Kokkinakis, verdugo de Roger Federer en la segunda ronda, y avanzó a los octavos de final del Masters 1.000 de Miami.

El próximo rival de Verdasco será su compatriota Pablo Carreño, que venció al estadounidense Steve Johnson por 6-4 y 6-4.

Advertisement

Lastrado por el saque, todo lo contrario que su rival, Verdasco tuvo que remontar ante el tenista australiano de 21 años, que mostró los motivos que le llevaron a dar la sorpresa del torneo al vencer en segunda ronda al número uno del mundo.

Kokkinakis, que recibió una invitación para entrar en la fase de calificación, se convirtió en el jugador con menor ránking ATP (175) en ganar a un número uno desde que el español Francisco Clavet derrotó al australiano Lleyton Hewitt hace 15 años, también en Miami, cuando ocupaba el puesto 178.

Advertisement

Pero tras experimentar un deterioro en sus estadísticas de saque en el segundo set y también en el tercero, Verdasco pudo apretarle.

En el primero, el madrileño sufrió con su segundo servicio y apenas registró un 33 % de puntos conseguidos, mientras que en el primer saque su efectividad fue del 65 %.

Así, el joven australiano dispuso de una bola de 'break' en el tercer juego y otras dos en el quinto, cuando finalmente le rompió el saque.

Tras confirmar con autoridad una ventaja de 4-2, Kokkinakis encaró el resto del set con tranquilidad gracias a su 75 % de primeros servicios.

Advertisement

Verdasco no estaba cómodo sobre la pista, llevaba trece errores no forzados en el primer set, a los que sumó cuatro dobles faltas, la última de ellas para dar la primera manga a su rival.

El 39 de la ATP, que ganó a su compatriota Guillermo García López en la fase previa, tenía en frente a un jugador cada vez más crecido, con grandes golpes, tanto con su derecha como con su revés.

Pero Verdasco, finalista del Abierto de Río de Janeiro, retomó el partido con más intensidad, con mayor mordiente. Amenazó a Kokkinakis en el primer juego con dos bolas de 'break' y se puso 0-30 en el tercero, aunque la suerte tampoco estaba de su lado.

Enfadado porque las cosas no estaban saliendo como quería, al menos el madrileño estaba más cerca de romper el saque de un rival que ya no podía presumir de su alto porcentaje en el saque.

Y así llegó el 'break' del tenista zurdo, al que le salió de dentro un grito de rabia contenida al verse 3-2 a favor para posteriormente empatar.

Aunque las cosas no comenzaron bien en el definitivo set para el español al ceder su saque en el tercer juego, consiguió recuperarlo en un momento de tensión que provocó una airada discusión entre ambos tenistas.

La polémica surgió después de que el español protestase porque uno de los espectadores hablaba durante sus saques y resultó ser el padre de su rival, que le reprochó haber sido "irrespetuoso" con él, a lo que Verdasco se disculpó y dijo que desconocía que era su progenitor, aunque no por eso puede hablar.

Tras el incidente y el 4-4 en el marcador, el español dispuso de tres bolas de quiebre en un juego que se fue más allá de los 10 minutos de duración y que finalmente cayó del lado del australiano.

Advertisement

Una vez en el 'tie-break', Verdasco se vio 3-0, pero su potente izquierda le permitió recuperarse, empatar y lograr el pase.

En octavos se medirá a Pablo Carreño, al que se ha enfrentado en tres ocasiones en el circuito ATP, con dos triunfos para el gijonés, el último de ellos en el torneo de Basilea, Suiza, en 2016.

Advertisement
Advertisement