Advertisement

Exboxeador olímpico Paul Gonzales encarará juicio tras ser acusado de abuso infantil

Exboxeador olímpico Paul Gonzales encarará juicio tras ser acusado de abuso infantil
Paul Gonzales. (Al Seib / Los Angeles Times)

Paul Gonzales, un exboxeador olímpico acusado de abusar sexualmente de una estudiante de 13 años que estaba entrenando, fue arrestado antes de tener un encuentro sexual con la niña, según testificó un investigador en una corte de Los Ángeles, el 20 de julio.

El alguacil del Condado de Los Ángeles, Max Fernández, dijo que el arresto se produjo después de intercambiar mensajes de texto como si el investigador fuese la niña y el arresto sucedió fuera de la casa de Gonzales, en Montebello.

Advertisement

Cuando Gonzales fue detenido cerca de su casa, el pasado 29 de diciembre, las autoridades encontraron en la bolsa de sus pantalones un condón y también suplementos que se utilizan como substitutos de Viagra, expresó Fernández en su testimonio.

Gonzales (54 años), un entrenador de boxeo juvenil en Eddie Heredia Boxing Club, en el Este de Los Ángeles, está siendo acusado de involucrar a la joven boxeadora en múltiples actos sexuales luego de que ella se integrara a un programa después de escuela, en el gimnasio que es operado por el condado.

Advertisement

Una vez que la fiscal Jennifer Cops y el abogado de Gonzales, Joseph Gutiérrez, cuestionaron a la niña de 14 años el 19 de julio, y a Fernández el viernes 20, el juez Ronald Coen ordenó a Gonzales a encarar ocho cargos de felonía, incluyendo cuatro por actos lascivos a una menor y por posesión de pornografía infantil. Gonzáles se declaró no culpable a los cargos.

Durante la audiencia, Cops investigó mensajes de textos que Gonzales y la niña intercambiaron desde agosto a diciembre de 2017, en la cual se incluían fotografías y textos sexuales. Fernández dijo que la niña le habia enviado un total de 19 fotos a Gonzales, cuatro de ellas en las que parecía totalmente desnuda.

Los policías le dijeron a Fernández que leyera los mensajes en voz alta en los que Gonzales le decía a la niña que su cuerpo le pertenecía, y le llamaba "su pequeña esposa" y que no le dijera a nadie sobre sus intercambios.

"No te comparto con nadie", decía un texto. "No haría nada para dañar mi carrera y mi vida".

Advertisement

"Tengo mucho que perder por cualquier niño que le quieras mandar esas fotos. Piénsalo, bebé", decía otro texto.

Fernández también testificó que Gonzales buscaba calmar a la niña cuando pensaba que estaba embarazada.

"Tengo miedo, ¿qué pasa si no funciona?", escribió la niña en un mensaje de texto sobre una reunión en un hotel. "Tengo miedo, tengo miedo, tengo miedo. No quiero tener un bebé, tengo mucho miedo".

Advertisement
Advertisement