Advertisement

Conozca la lista secreta de cientos de agentes con historial de mala conducta

Conozca la lista secreta de cientos de agentes con historial de mala conducta
El Departamento del Sheriff tiene una lista secreta que incluye alrededor de 300 agentes con historias de deshonestidad y mala conducta , según una investigación de Los Angeles Times. (Los Angeles Times)

La camisa ensangrentada de un recluso en una pelea carcelaria, era una prueba fundamental. Cuando desapareció la prenda, el agente José Ovalle tuvo una idea.

Eligió una camisa similar, la roció con una popular salsa para tacos y tomó una fotografía que fue registrada como evidencia por el Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles, según muestran los registros policiales.

Advertisement

Cuando fue interrogado, el agente admitió haber falsificado la sangre.

Ovalle conservó su trabajo, pero su nombre fue incluido en una lista secreta del Departamento del Sheriff que ahora incluye alrededor de 300 agentes con historias de deshonestidad y mala conducta , según una investigación de Los Angeles Times.

Advertisement

La lista está tan estrictamente controlada, que solo la pueden ver un puñado de altos funcionarios del Departamento del  Sheriff. Ni siquiera los fiscales pueden acceder a ella.

En medio de un creciente escrutinio público sobre la mala conducta policial, el sheriff Jim McDonnell quiere dar los nombres de la lista a los fiscales, quienes por ley, deben informar a los acusados de las pruebas que existen en su contra, lo que dañaría la credibilidad de un oficial llamado como testigo.

Pero los esfuerzos de McDonnell han encendido una batalla legal con el sindicato que representa a los agentes.

La disputa, que se espera que el Tribunal Supremo de California decida el próximo año, se desarrolla en un estado que cuenta con algunas de las leyes de secreto más estrictas del país sobre la mala conducta policial.

Advertisement

California se encuentra entre los 22 estados que mantienen la disciplina de los agentes fuera del escrutinio del público, pero es el único que impide a los fiscales ver archivos completos del personal policial.

La lista de agentes del Departamento del Sheriff, conocida como "lista Brady", fue compilada en 2014 por el predecesor de McDonnell, el Sheriff interino John Scott, para hacer un seguimiento de los oficiales con antecedentes de mala conducta que podrían afectar su credibilidad en los tribunales.

La lista ha evolucionado con el tiempo, y el otoño pasado el departamento notificó a varios cientos de agentes que sus nombres estaban en la lista y les ofreció la oportunidad de objetar si creían que había habido un error.

Los reporteros del Times revisaron una versión de la lista, con fecha de 2014, y buscaron en los registros judiciales y policiales los detalles sobre cómo llegaron esos nombres a la lista.

Los documentos revisados por Los AngelesTimes ofrecen la primera visión pública de los oficiales cuya mala conducta, el Departamento del Sheriff ha decidido que se debe informar a los tribunales.

Los agentes han sido identificados como posibles testigos en más de 62,000 casos de delitos graves desde el año 2000, según un análisis del Times. En muchos de esos casos, la mala conducta de los agentes probablemente habría sido relevante para evaluar su credibilidad.

Los registros judiciales muestran:

Un agente de la lista puso en peligro las vidas de sus compañeros oficiales y de un informante encubierto, cuando advirtió a la novia de un supuesto narcotraficante que estaba siendo vigilado por la policía.

Advertisement

Otro agente roció de gas pimienta a un anciano en la cara y luego escribió un informe falso para justificar su arresto.

Un tercero detuvo a una mujer desconocida y recibió sexo oral de ella en su patrulla.

La lista también incluye a varios agentes que fueron condenados por diferentes  crímenes: uno por presentar un informe de arresto falso y otro acusado de agresión doméstica. En otros casos, los fiscales criticaron duramente las acciones de los agentes pero se negaron a presentar cargos penales contra ellos.

(Los Angeles Times)
(Los Angeles Times)

La disputa legal sobre la lista subraya un enfrentamiento nacional más grande sobre la responsabilidad policial. Las autoridades se enfrentan a una creciente presión del público para conocer más sobre la mala conducta policial y la forma en que los oficiales hacen su trabajo. Pero los sindicatos encargados de hacer cumplir la ley en California han usado su poder político para evitar una mayor divulgación.

El sindicato que representa a los agentes del Sheriff argumenta que dar a los fiscales los nombres en la lista, dañaría innecesariamente las carreras de los agentes y podría poner en peligro numerosos procesos penales en los que desempeñaron un papel central.

"¿Retrocedemos y anulamos ahora todas las condenas?", preguntó Elizabeth Gibbons, abogada que representó al Sheriff  adjunto de Los Ángeles. "Esa es una lata de gusanos que se abrirá si el tribunal acepta el argumento del departamento en este caso".

Los Angeles Times encontró varios errores en la versión 2014 de la lista, incluidos dos agentes que fueron nombrados a pesar de que las investigaciones no confirmaron las acusaciones de deshonestidad y un tercero que apeló con éxito el hallazgo de que había escrito un informe falso. No está claro cuántos nombres se han eliminado o agregado desde entonces o si los suplentes de la lista de 2014 están incluidos en la versión actual.

Todos los agentes nombrados en este artículo han sido condenados por crímenes, en la que la conducta de los acusados generó serias preocupaciones sobre su credibilidad.

(Los Angeles Times)

 Acusado de molestar a una adolescente, ahora es sargento

Hace dos décadas Casey Dowling  tenía 28 años, cuando una niña de 14 años le informó que había sido víctima de un ataque con cuchillo. La niña aseguró que Dowling le dijo que se sentara en su patrulla y luego metió la mano debajo de la blusa y el sujetador y le tocó el pecho, según un memorando del fiscal de distrito escrito en ese momento.

La niña dijo que Dowling la llevó a su casa y la siguió a su habitación. Allí, dijo ella, él preguntó si llevaba calzones y la tocó de nuevo debajo del sujetador, según el memo.

Su madre dijo que vio a Dowling en el dormitorio, pero se alejó cuando el agente se dirigió hacia la puerta como si estuviera a punto de irse.

Cuando la adolescente lo confrontó, contactó a su sindicato, según el memorando de 1996 escrito por el fiscal Bryant Bushling.

Bushling determinó que había "varias circunstancias que respaldan la conclusión de que el agente Dowling había cometido las acciones imputadas".

El agente no levantó un informe criminal sobre el ataque con cuchillo, ni de su ingreso a la habitación de la niña. Las acusaciones antes de contactar a su sindicato "le restan credibilidad", escribió el fiscal. Pero Bushling se negó a presentar cargos penales y concluyó que no había pruebas suficientes para corroborar las afirmaciones de la niña "más allá de toda duda razonable".

Los registros del servicio civil muestran que el Departamento del Sheriff  dio de baja a Dowling en 1997 por "conducta inmoral" y que éste apeló la decisión.

Lo que sucedió después es confidencial, pero Dowling recuperó su trabajo.

Advertisement

Localizado por Los AngelesTimes, Dowling dijo que hablaría sobre el incidente solo después de verificar con el departamento del Sheriff, lo que podía revelar.  "Nada de lo que te diga va a ayudar a mi situación de todos modos", dijo.

En una conversación de seguimiento, Dowling dijo que tenía pruebas de que no está en la lista actual de Brady, pero que no las proporcionaría. Bradley C. Gage, un abogado que representó a Dowling en un caso civil no relacionado, dijo que el Departamento del Sheriff colocó al agente con permiso, pero nunca lo dio de baja.

"Puede que recuerdo que fue relevado del deber por dos meses debido a las acusaciones en su contra", dijo Gage. "Eso fue investigado y se descubrió que no era cierto, por lo que recuperó su trabajo, y fin de la historia".

No está claro si el nombre de Dowling apareció en las versiones más recientes de la lista Brady.

Dowling, quien luego fue ascendido a sargento, fue asignado a la oficina de parques del departamento a partir de agosto.

Su salario el año pasado, incluidas las horas extras y otras prestaciones, fue de $ 189,000.

El sheriff Lee Baca anuncia que renunciara al final de su mandato en enero de 2014. Mark Boster / Los Angeles Time
El sheriff Lee Baca anuncia que renunciara al final de su mandato en enero de 2014. Mark Boster / Los Angeles Time (Los Angeles Times)

Para la adolescente, el incidente fue traumático, dijo en una entrevista con Los Angeles Times. Ahora, a los 36 años, dijo que varias veces consideró el suicidio y que tenía ansiedad por haber sido tocada. Recibió terapia y por un tiempo fue adicta a la metanfetamina.

A mitad de su segundo año, dijo, abandonó la escuela secundaria. "Si no me hubiera pasado ese incidente con él, sé que mi vida sería diferente", dijo. "Hubiera seguido siendo la niña pequeña que era. No habría perdido mi inocencia tan temprano".

The Times generalmente no identifica a las personas que informan haber sido víctimas de agresión sexual.

Dijo que había estado demasiado aterrorizada por Dowling. Y cuando no se presentaron cargos, dijo, se sentía como si nadie le creyera. "Simplemente lo dejé porque le tenía mie a él, a su arma y a su uniforme", dijo. "Tenía miedo de lo que podría hacerme".

El Sheriff Jim McDonnell habla con un periodista después de su elección en noviembre de 2014.
El Sheriff Jim McDonnell habla con un periodista después de su elección en noviembre de 2014. (Los Angeles Times)

Las listas de Brady, llamadas así por una histórica decisión de la Corte Suprema de 1963 que requiere que los fiscales alerten a los acusados de pruebas en su contra, incluida información que podría socavar la credibilidad de los testigos del gobierno.

La lista se creó hace más de tres años cuando el Departamento del Sheriff  estaba sumido en el escándalo.

Una investigación del FBI sobre el abuso a los reclusos por parte de los agentes, encontró años de uso de fuerza excesiva y encubrimientos. Más de 20 funcionarios, incluido el ex Sheriff Lee Baca, fueron condenados por crímenes a raíz de esa investigación.

En 2014, después de que Baca renunciara, los directivos revisaron las historias de los oficiales. Los agentes añadidos a la lista tenían antecedentes diversos, como  redactar informes falsos, malversación de bienes, obstrucción de una investigación, uso de fuerza excesiva o irracional y violencia doméstica.

McDonnell, quien asumió como alguacil ese diciembre, aumentó los esfuerzos para desarrollar la lista Brady.

Una portavoz del Departamento del Sheriff se negó a hacer comentarios, citando las leyes de privacidad y el caso pendiente ante la Corte Suprema.

La lista revisada por Los Angeles Times incluye algunos agentes que, a pesar de su mala conducta previa, recibieron trabajos en patrulla o como detectives, asignaciones en las que sus testimonios pueden ser cruciales.

El departamento despidió a algunos agentes cuyos nombres están en la lista, pero al menos 13 apelaron y recuperaron sus empleos.

La versión 2014 de la lista Brady revisada por Los Angeles Times identifica a 277 oficiales. El grupo representa aproximadamente el 3% del personal juramentado de aproximadamente 9,400 con los que cuenta el departamento.

Cerca de dos tercios de los nombrados en la lista todavía están en el departamento, entre ellos  el sargento. Timothy Jiménez, que trabajaba como agente en el tribunal de Norwalk en 1995, cuando supo que los detectives de la policía de Cypress planeaban utilizar un informante confidencial para arrestar a un comerciante sospechoso de tener un cargamento de metanfetamina y una ametralladora.

(Los Angeles Times)

Jiménez había asistido a la escuela secundaria tanto con el informante como con el comerciante, según un memorando del fiscal de distrito. Cuando los detectives registraron una tienda de autopartes donde el traficante de drogas estaba haciendo negocios, no encontraron el arma o la gran cantidad de drogas que esperaban.

Más tarde, la novia del comerciante le dijo a los investigadores que Jiménez le había advertido sobre el informante y le sugirió que tuviera cuidado, según el memo.

Ella, a su vez, avisó a su novio.

En la nota de 1997, la fiscal Valerie Aenlle-Rocha concluyó que las acciones de Jiménez pusieron en peligro la vida de sus colegas y "fueron imprudentes y traicionaron abiertamente a sus colegas".

A pesar de que la fiscal descubrió que Jiménez intentaba obstruir la justicia, se negó a presentar cargos.

Jiménez dijo que no quería hablar con los periodistas. "Sucedió hace 22 años y ni siquiera recuerdo lo que pasó", dijo, y agregó que las acusaciones eran "falsas". No respondió más preguntas.

Jiménez, quien fue ascendido a sargento en 2012, fue asignado a la estación de Walnut a partir de agosto. Su paga el año pasado, incluidas las horas extras y otras prestaciones, fue de $ 140,000.

Los nuevos agentes del Sheriff del condado de Los Ángeles levantan la mano derecha durante la juramentación tras la ceremonia de graduación. Mel Melcon / Los Angeles Time
Los nuevos agentes del Sheriff del condado de Los Ángeles levantan la mano derecha durante la juramentación tras la ceremonia de graduación. Mel Melcon / Los Angeles Time (Los Angeles Times)

Luchan para mantener la mala conducta en privado

Las agencias de cumplimiento de la ley en al menos 22 condados de California, incluyendo San Francisco y Sacramento, ya envían a los fiscales los nombres de los oficiales con problemas. Las agencias locales, como el Departamento de Policía de Los Ángeles, no lo hacen.

En algunos condados, los sindicatos de la policía han amenazado con demandas para detener la práctica.

En Ventura, por ejemplo, esa amenaza llevó a un acuerdo con los fiscales que permite a los sindicatos pedir que se elimine de la lista a los agentes si el sindicato cree que están erróneamente o injustamente en la lista.

Cuando el sheriff McDonnell intentó dar los nombres de los agentes incluidos en la lista "Brady" a los fiscales, el sindicato demandó, argumentando que la medida violaría las leyes de confidencialidad de los agentes de California.

En julio, un tribunal de apelación estatal dictaminó que los nombres no pueden revelarse incluso en casos penales pendientes en los que los oficiales puedan testificar.

El tribunal concluyó que los acusados ya pueden reunir la información que necesitan solicitando a un juez que revise el archivo del agente para obtener información relevante que podría afectar el caso. Sin embargo, la ley estatal prohíbe a los jueces entregar información sobre quejas de más de cinco años de antigüedad. Y muchos abogados defensores dicen que incluso si pueden persuadir a un juez para que revise los registros, rara vez se les da lo suficiente para evaluar la credibilidad de los testigos policiales.

Si la Corte Suprema de California mantiene la decisión, evitaría que las agencias de todo el estado compartan la información.

Advertisement

Pero una decisión del tribunal superior que permite la divulgación podría obligar a los fiscales a examinar casos anteriores en los que los agentes testificaron, lo que podría poner en peligro innumerables condenas.

La fiscal. Jackie Lacey revisó la política de su oficina a principios de este año para que las agencias policiales puedan enviarle los nombres de los oficiales problemáticos. Pero Lacey se ha mantenido al margen en la disputa sobre la lista Brady del Departamento del Sheriff.

En una entrevista reciente, dijo que está "en una situación difícil" porque más de 200 investigadores que trabajan para su oficina son miembros del sindicato que esta demandando al sheriff. Aun así, dijo que apoya los esfuerzos de McDonnell. "Creo que el sheriff está tratando de hacer lo correcto", dijo.

Un peatón pasa frente a la Sala de Justicia en Spring Street en el centro de Los Angeles. Mel Melcon / Los Angeles Time
Un peatón pasa frente a la Sala de Justicia en Spring Street en el centro de Los Angeles. Mel Melcon / Los Angeles Time (Los Angeles Times)

El sindicato ha argumentado que la lista es producto de un sistema disciplinario profundamente defectuoso "infestado de animosidad personal" y señala injustamente lo que muchos considerarían infracciones menores. Un error no debe empañar la carrera de un agente, argumentan los abogados del sindicato.

Una revisión de la lista muestra que más de 60 agentes recibieron castigos leves, desde una amonestación por escrito hasta una suspensión de cinco días, algunos por delitos como mentir sobre una enfermedad o una ausencia del trabajo.

Pero más de 40 agentes recibieron largas suspensiones por escribir informes falsos, conducta inmoral o violencia familiar. Como resultado, incluso los casos graves de mala conducta podrían quedar fuera de los límites del tribunal si se llamara a los agentes para testificar en casos penales.

(Los Angeles Times)

En 2007, Christian Chamness fue honrado como "agente del año" por su labor con pandilleros en la estación Lancaster del sheriff. "Es un hombre de honor e integridad", dijo el capitán de la estación a un medio de comunicación en ese momento. Pero unos meses más tarde, Chamness fue acusado de mentir acerca de por qué roció con pimienta a un anciano veterano del ejército.

Él y otros oficiales acusaron a varios hombres en una peluquería local de desobedecer las órdenes de permanecer dentro del edificio mientras los agentes atendían una llamada cercana sin relación con el hombre armado.

Chamness afirmó que los agentes comenzaron a realizar arrestos en la barbería, cuando Raymond Davison, de 73 años, los maldijo por arrestar a su hijo adulto y les bloqueó la salida del edificio.

"Comenzó a avanzar sobre mí", escribió Chamness refiriéndose a Davison, quien fue arrestado y acusado de resistir  a un oficial de paz. "Yo le ordené una vez más que se hiciera a un lado. Se negó así que le rocié con gas pimienta por 3 a 4 segundos ".

Pero una cámara de seguridad desde fuera de la barbería contradijo a Chamness. El video, obtenido por The Times, muestra a Davison entablando una tensa conversación con los agentes, que ya estaban afuera. De repente, Chamness sacó su spray de pimienta, lo apuntó a Davison -cuyo brazo era retenido por otro agente- y lo roció en la cara tres veces.

Los cargos contra Davison y otros tres hombres arrestados en la barbería fueron desechados después de que se mostrara el video a oficiales del sheriff. El condado les pagó a los hombres $ 195,000 para resolver una demanda que alegaba arresto y agresión falsos.

Un informe del organismo de control del Departamento del Sheriff dijo que el caso "causó una tormenta de problemas" y que cuatro agentes fueron disciplinados. Chamness fue suspendido por 25 días por hacer un informe falso y utilizar fuerza irracional y excesiva, según los registros del condado.

"Disputamos cualquier acusación de que el agente Chamness tergiversó intencionalmente alguno de los eventos de ese día", dijo Adam Marangell, abogado del policía, en una entrevista reciente con Los Angeles Times. Se negó a hacer más comentarios.

Después del arresto, Davison fue consumiéndose, dijo su hijo. Él había estado sufriendo de insuficiencia cardíaca congestiva, y su salud se deterioró rápidamente, dijo Keith Davison. Su padre murió en 2013. "Él siempre nos dijo que no fuéramos a la cárcel, y fuimos a la cárcel juntos ese día", dijo. "Eso lo molestó mucho". ... Le quitó su espíritu".

Keith DavisonKeith Davison, propietario de House of Style de Davison en Lancaster, dijo que fue arrestado injustamente por agentes del sheriff de Los Ángeles en la peluquería en 2007. Brian van der Brug / Los Angeles Time
Keith DavisonKeith Davison, propietario de House of Style de Davison en Lancaster, dijo que fue arrestado injustamente por agentes del sheriff de Los Ángeles en la peluquería en 2007. Brian van der Brug / Los Angeles Time (Los Angeles Times)

En junio, Chamness fue galardonado con el "Legendary Lawman Pin" del sheriff por servir 15 años.  Su paga el año pasado, incluidas las horas extras y otras prestaciones fue de $ 135,000.

"Me sentí amenazado"

En 2000, el agente Scott Maus estaba patrullando cuando comenzó a coquetear con una mujer en otro automóvil. Lo que sucedió a continuación se detalla en la nota de un fiscal de distrito obtenida por Los Angeles Times: Maus encendió su luz roja y le pidió a la mujer que se detuviera al costado de una autopista.

Él la persuadió de que lo siguiera hasta el estacionamiento del centro comercial Puente Hills, donde ella subió a su patrulla. Maus buscó a tientas a la mujer y no se detuvo cuando ella le dijo que la estaba lastimando, le dijo a las autoridades.

La mujer dio el sexo oral al agente y dijo que la penetró con los dedos, de acuerdo con el memo.

Al día siguiente, la mujer informó del encuentro a las autoridades, diciendo que aunque Maus no había usado la fuerza o la amenazó, ella no dio su consentimiento y se sintió intimidada por un agente armado en uniforme, según los registros del condado. "Me sentí amenazada. Sentí que de ninguna manera podía terminar el incidente hasta que lo que él quería estuviera hecho. Y sentí que estaba en peligro si  intentaba alejarme ", dijo en una declaración tomada como parte de una demanda que presentó contra el condado.

Los investigadores encontraron semen en la patrulla de Maus, en sus pantalones y en los pantalones de la mujer. El agente admitió lo que había sucedido, pero dijo que era consensual. El condado pagó $ 150,000 para resolver el caso y reconoció que los registros médicos de la mujer mostraban que sufría un trastorno de estrés postraumático después del incidente.

La fiscalía consideró presentar cargos de agresión sexual contra el agente pero concluyó que no había pruebas suficientes para probar que los actos sexuales eran contra la voluntad de la mujer.

Ese mismo año, Maus fue sancionado por conducta inmoral, según un memorando del condado sobre el acuerdo. En su casa, Maus se negó a responder preguntas y amenazó con llamar a la policía.

Advertisement

En agosto, fue asignado a la sede del MTA . Su paga el año pasado, incluidas las horas extras y otras prestaciones fue de $ 210,000.

La sala de justicia en la sede del Departamento del Sheriff del condado de Los Ángeles en del centro de Los Ángeles. Mel Melcon / Los Angeles Time
La sala de justicia en la sede del Departamento del Sheriff del condado de Los Ángeles en del centro de Los Ángeles. Mel Melcon / Los Angeles Time (Los Angeles Times)

Proporcionar la lista Brady a los fiscales es solo una de varias medidas del Departamento del Sheriff para fortalecer su imagen a raíz del escándalo de la cárcel que provocó la caída de Baca y otros funcionarios.

Recientemente, el alguacil McDonnell ha aumentado las penas por mentir y falsificar informes. Las nuevas pautas de disciplina recomiendan despedir en lugar de suspender a los agentes. Pero McDonnell también ha notado que la mala conducta debe colocarse en contexto. Argumenta que algunos agentes deberían ser perdonados  "si han mejorado en los años posteriores a sus errores".

En abril, promovió a Roosevelt Johnson de capitán a comandante. Hace casi dos décadas, Johnson fue suspendido por 30 días por hacer una declaración falsa y poner información falsa en los registros cuando era agente, de acuerdo con un documento del Sheriff revisado por Los AngelesTimes.

Johnson no respondió llamadas para comentar. Johnson recibió al menos 14 elogios en su carrera, incluidos tres por "conducta ejemplar", según el documento.

El agente Ovalle, que fue disciplinado por crear pruebas falsas al usar salsa de tacos para falsificar sangre,  también ha avanzado en el departamento a pesar del incidente ocurrido en 2003.

Al año siguiente, salvó a una mujer de un automóvil en llamas, según una publicación del departamento. Fue galardonado con una medalla de oro por conducta meritoria. Su disciplina permanecería en la sombra hasta el año 2008, cuando Ovalle arrestó a un presunto miembro de una pandilla y declaró que recuperó un arma que vio al hombre arrojar al suelo, de acuerdo con los registros judiciales.

Un abogado defensor impugnó y presentó una moción en busca de cualquier registro en su archivo personal sobre posible deshonestidad. Cuando salió a la luz el error anterior de Ovalle, se llegó a un acuerdo y se permitió que el presunto miembro de la pandilla abogase por un cargo menor. Posteriormente, el fiscal notificó a su oficina que las acciones de Ovalle debían incluirse en la base de datos de la agencia.

La investigación determinó que Ovalle había admitido previamente su mala conducta como parte de un acuerdo en el que el Departamento del Sheriff acordó no despedirlo, de acuerdo con un memorando del fiscal de distrito de 2011.

La oficina no quiso acusar al agente porque el plazo legal de tres años había pasado hacía mucho tiempo, decía el memo.

Ovalle le dijo al Times que preferiría no hablar el tema. "Fue hace mucho tiempo", dijo. Pero mientras testificaba en un caso de drogas en 2010, Ovalle describió sus acciones como un "gran error del que me arrepiento hasta el día de hoy", según una transcripción de su testimonio. "Dañó mi carrera para siempre".

Semanas después de que se determinó que Ovalle no enfrentaría cargos, fue ascendido a sargento. Fue asignado a la estación Century del departamento en Lynwood a partir de agosto. Su paga el año pasado, incluidas las horas extras y otras prestaciones, fue de $ 235,000. Ha sido incluido como testigo potencial en cientos de casos.

Advertisement
Advertisement