ENTERTAINMENT
Golden Globes 2018: Complete list of nominees

Sobrevivieron seis horas en una piscina mientras todo alrededor de ellos era un verdadero infierno

Sobrevivieron seis horas en una piscina mientras todo alrededor de ellos era un verdadero infierno

Jan Pascoe y su marido, John, quedaron atrapados. El mundo alrededor de ellos estaba en llamas y Jan respiraba muy agitadamente por el miedo. Luego se acordaron de la piscina de sus vecinos.

"Tienes que calmarte, Jan", se dijo a sí misma. "No puedes ir bajo el agua e hiperventilar", pensó.

A las 12:40 de la mañana del lunes, Jan llamó al 911 y les dijo:.

"Nos vamos a meter en la piscina de los vecinos, ¿creen que este bien hacer eso?"

El despachador dijo: "Vayanse al primer lugar seguro que encuentren".

"Por favor no se olviden que estaremos en la piscina”, respondió Jan. "Ahí es donde vamos a estar".

"Ingenuamente pensé toda la noche que alguien vendría a buscarnos".

Jan, de 65 años, y su esposo, John, de 70 años, discutieron acerca de cuando era conveniente entrar a la piscina. Ella quería hacerlo enseguida, pero John le dijo: "Espera. El agua está muy fría. Veamos qué pasa".

Mientras estaban al borde de la piscina, la casa de los vecinos se incendió. Un gran árbol junto a la piscina se incendió. Los rieles de madera que enmarcaban el camino que llevaban a la piscina, también se encendieron.

"De repente sentimos una ola de caor que nos invadia", dijo John. Se quitó los pantalones y la chaqueta, y sólo llevaba una camiseta, se volvió hacia Jan y le dijo: "Saltemos ahora".

Llevaba una delgada camiseta y pantalones de pijama ligeros. Sus gafas habían desaparecido.

Se sumergieron en el agua ennegrecida y llena de escombros. Colocaron sus camisetas sobre sus caras para para protegerse de las brasas cuando salían a buscar aire.

Se ubicaron en la parte de la piscina más alejada de la casa. John estaba preocupado de que les cayera alguno de los muchos objetos en llamas volando alrededor.  La piscina no era muy profunda. Tenía apenas unos  4 pies de profundidad.

Para mantener su temperatura corporal, se abrazaron. Hablaron  del profundo amor que sentían el uno por el otro y de su familia.

Jan miró la luna tratando de saber que tanto tiempo había pasado. Pero se daba cuenta que no se movía.

Vieron como la casa se quemó hasta los cimientos. El viento aullaba y el sonido de las explosiones llenaba el aire. ¿Tanques de gas? ¿Balazos? No tenían ni idea.

"Nosotros seguíamos abajo", dijo. Era la única manera de sobrevivir. "Y yo seguía pensando: '¿En cuánto tiempo se quema una casa?' Estábamos congelándonos".

Ella había metido su teléfono en el zapato en el borde de la piscina. Cuando lo busco para ver si había recibido algún mensaje, se dio cuenta que se había derretido.

Horas antes, cuando se acostaron, no vieron ningún indicio del enorme incendio que estaba por llegar.

Alrededor de las 10 p.m. del domingo, Jan había salido a la terraza del hogar que ella y John, un artista y comerciante de vino retirado, habían construido en las colinas de Santa Rosa. Quería mirar la luna y revisar sus plantas de tomate. Fue una hermosa noche de octubre. El cielo estaba despejado.

Se dio una ducha, y cuando salió, olía a humo. John salió y pensó que vio fuego, pero pensó que era sólo la luna que se levantaba en el horizonte.

"Antes ya habían escuchado del incendio”, dijo Jan, que se retiró de Sonoma Country Day School en junio. "Pero la cuestión siempre fue, ¿qué tan lejos está?"

En ese momento, según su teléfono, estaba a 11 millas de distancia. No habían recibido alertas oficiales.

Se metieron en la cama.

Su hija mayor, Zoe Giraudo, llamó desde San Francisco. La casa de su suegro en el barrio Silverado en Napa Valley se había quemado. Eso estab a 40 millas de ellos. "Creo que ustedes deberían evacuar", dijo Zoe.

Tal vez tenía razón. Aunque no quería entrar en estado de pánico, pero sólo por prudencia, John agarró las toallas y envolvió suavemente dos vasos de vidrio Dale Chihuly que heredó de su madre y los puso en su Toyota Tacoma. Tomó algunas de sus pinturas.

Un par de horas más tarde, el viento empezó a soplar ferozmente. Se sentía como un huracán seco.

Pronto, los Pascoe estarían frente a una elección que nadie debería tener que hacer: ¿Nos congelamos o nos quemamos?

Zoe llamó de nuevo a medianoche: "Necesitan salir ya".

-Miré por la ventana -dijo Jan-, y todo lo que vi fue un resplandor rojo. Le dije: 'John, tenemos que salir de aquí ya".

Ella recogió su gato y corrió a su Mercedes-Benz s. John se metió en su camioneta. Caminaron a lo largo de la calzada hacia Heights Road. "Todo era un muro de llamas", dijo Jan.

Volvieron a subir y se estacionaron junto a su casa de 1.800 pies cuadrados. Cuando Jan abrió la puerta del coche, el gato saltó y desde entonces no lo han vuelto a ver.

Su casa en la cima de la montaña fue construida como un barco con habitaciones pequeñas en 11 niveles. Estaba llena de pinturas de John. Cada habitación fue diseñada para recordarles los lugares que habían encontrado durante sus viajes. Uno tenía tatami, una idea de un restaurante en Bangkok. Su dormitorio estaba inspirado en una casa que habían alquilado en la isla Ko Samui en Tailandia.

Sus terrazas, sitio de innumerables reuniones durante casi cuatro décadas, ofrecían vistas espectaculares de las colinas. Las llamas impulsadas por viento se estaban acercando peligrosamente. "Estábamos en modo de supervivencia", dijo Jan. "¿Qué vamos a hacer? ¿Qué vamos a hacer?

Conocí a los Pascoe el miércoles por la noche en la casa de Zoe en el barrio Marina de San Francisco. Se veían como una pareja apuesta con ropa prestada. Se sentaron uno al lado del otro en un sillón muy cómodo.

Cogidos de la mano narraban la noche en que podrían haber muerto. Ocasionalmente, los ojos de John se llenaban de lágrimas.

La profundidad de su pérdida no había terminado. El único indicio físico de su trauma fue el color de los pies de Jan, todavía manchados por el hollín a pesar de una perfecta pedicura.

Jan llevaba una cómoda y suave sudadera y se estremeció. El domingo por la noche, Zoe, de 38 años, y su hermana, Mia, de 32 años, habían pasado horas en el teléfono. Es lunes, Zoe miró a su marido y dijo: "¿Crees que se han ido? ¿Crees que necesito prepararme para esto?

Una hora y media después, recibieron la noticia de que sus padres habían sobrevivido.

Empezamos a llorar ", dijo Mia." Empecé a gritar ", dijo Zoe. "Lo primero que me dijo mamá fue 'me siento tan mal de no haberte encontrado.' '¿Me disculpas?

Los Pascoe estuvieron en la piscina durante unas seis horas. Cuando lo peor parecía haber terminado, John deslizó los zapatos derretidos de Jan en sus pies lo mejor que pudo y se dirigió a la colina para ver cómo estaba su casa. Ya no estaba.

Cuando me dirigí a su casa el miércoles, vi su coche quemado y su camióneta destruida en el borde de la calle. Conduje alrededor de un tercio de  milla a la casa de sus vecinos y vi la piscina.

Toda la escena parecía la consecuencia del apocalipsis. El agua parecía tóxica. En el extremo de la piscina, en la cubierta, una estatua de tamaño natural de un querubín quedó intacta.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Los Angeles Times
EDITION: California | U.S. & World
75°