Advertisement

Plan para dividir a California en tres estados gana terreno

It would be the first division of an existing U.S. state since the creation of West Virginia in 1863.

Los 168 años de historia de California como una entidad única, que abarca cientos de millas a largo de la costa del océano Pacifico y la frontera con México, y que se extiende hacia el este a través de las montañas y el desierto, podría llegar a su fin en 2019, luego de que un polémico plan para dividir el Golden State en tres nuevas jurisdicciones logró las firmas necesarias para ser colocado en la boleta electoral del 6 de noviembre.

Si la mayoría de los votantes están de acuerdo, se iniciaría un proceso largo y polémico para que tres estados distintos ocupen el lugar de California, uno centrado principalmente en Los Ángeles y los otros dos dividiendo los condados hacia el norte y el sur.

Advertisement

La finalización del radical plan -lejos de ser posible dados sus muchos obstáculos a nivel judicial, estatal y federal- haría historia.

Sería la primera división de un estado de EE.UU. desde la creación de Virginia Occidental en 1863.

Advertisement

En un correo electrónico a The Times el verano pasado, Tim Draper, un capitalista de riesgo de Silicon Valley que patrocinó la medida, dijo que "tres estados nos brindarán mejor infraestructura, mejor educación y menores impuestos. Los estados podrán cooperar y competir por los ciudadanos".

En el pasaje introductorio de la iniciativa, Draper argumenta que "vastas partes de California están mal atendidas por un gobierno representativo dominado por un gran número de representantes elegidos por una pequeña parte de nuestro estado, tanto geográfica como económicamente".

La propuesta apunta a invocar el Artículo IV, Sección 3 de la Constitución de EE.UU., la disposición que guía cómo un estado existente se puede dividir en nuevos estados. El plan de Draper requiere tres nuevas entidades: el norte de California, California y el sur de California, lo que dividiría aproximadamente la población del estado existente en tres partes.

El norte de California consistiría en 40 condados que se extenderían desde Oregon hasta el condado de Santa Cruz por el sur. Luego al este hasta los condados de Merced y Mariposa.

Advertisement

El sur de California comenzaría con el Condado de Madera en el Valle Central y luego serpentearía a lo largo del lomo oriental y meridional del estado, comprendiendo 12 condados y finalmente curvándose hacia la costa del Pacífico para atrapar los condados de San Diego y Orange.

Bajo la propuesta, el Condado de Los Ángeles sería el ancla de los seis condados que conservarían el nombre de California, un estado que se extendería hacia el norte a lo largo de la costa hasta el condado de Monterey.

El sitio web de campaña de Draper argumenta que los tres estados tendrían ingresos familiares razonablemente similares y suficientes industrias para hacer que sus economías sean viables.

Fue ese problema, la sostenibilidad económica, lo que hizo fracasar dos de los esfuerzos previos de Draper en 2012 y 2014, para crear seis estados de California.

(Los Angeles Times)

Los críticos dijeron que algunas de las regiones rurales sufrirían tasas extraordinarias de pobreza como estados individuales, mientras que las comunidades costeras florecerían en estados nuevos y más pequeños donde se genera la mayor parte de los ingresos fiscales de California.

La campaña recaudó cientos de miles de firmas en 2014 en favor de la iniciativa, pero muchas de esas firmas fueron invalidadas por los funcionarios electorales.

En septiembre de 2017, Draper presentó la versión modificada que llama "Cal-3". Los funcionarios electorales dijeron que una muestra de las firmas proyecta que más de 402,468 de ellas son válidas, más que suficientes para ser incluidas en una votación de noviembre que podría ver hasta 16 proposiciones antes de la fecha límite para la certificación más adelante en junio.

El costo del esfuerzo de Draper en 2018 aún no está claro. Si bien gastó casi $ 4.9 millones de su propio dinero en la obtención de firmas en 2014, los registros estatales hasta el pasado mes de diciembre informaban de solo $ 559,000.

Advertisement

Eso fue antes de que la petición de circulación se intensificara en la primavera pasada. A los recaudadores de firmas se les dijo en marzo que recibirían $ 3 por firma, más que muchas de las otras propuestas que se encuentran en las mesas de cartas instaladas en las tiendas y otras áreas públicas.

La historia de California, admitida en la Unión el 9 de septiembre de 1850, ha estado marcada por más de 200 intentos de reconfigurar sus fronteras, dividirla en pedazos o incluso hacer que el estado se separe y se convierta en un país independiente. La última propuesta de tres estados, elaborada por un legislador del condado de Butte, falló en el Capitolio estatal en 1993.

Un esfuerzo publicitado de los activistas para que California se separe de los Estados Unidos con la marca de la propuesta 'Calexit', continúa siendo presentada para la votación en 2020.

Nada sobre la histórica demarcación de Draper sería fácil. Si los votantes aprobaran su medida en las votaciones, el esfuerzo necesitaría la bendición de ambas cámaras de la Legislatura de California, y muy probablemente encontraría una fuerte resistencia de los legisladores a los que por cierto, se les pediría que abandonaran sus puestos.

La propuesta de Draper dice que la iniciativa, actuando bajo el poder constitucional de los votantes de California para escribir sus propias leyes, serviría como consentimiento legislativo. Es casi seguro que la interpretación terminaría en el tribunal.

A partir de ahí, el plan necesitaría la aprobación del Congreso. Aquí también la política supuestamente jugaría un papel importante.

El factor de la política

California tiene ahora dos escaños en el Senado estadounidense de 100 miembros, los tres estados tendrían seis escaños en una cámara de 104 miembros. Eso diluiría el poder de otros estados y aumentaría el poder de lo que solía ser un solo estado si sus seis senadores se unieran en varios temas.

La política presidencial también podría condenar la propuesta una vez que llegue a Washington.

Vikram Amar, un profesor de derecho que ha escrito extensamente sobre los planes de Draper, señaló el otoño pasado que el cambio en los votos de California en el Colegio Electoral, que se ha otorgado por un cuarto de siglo a los candidatos demócratas, se dividiría entre tres estados. Y uno de esos estados, basado en los resultados de las elecciones pasadas, podría ser ganado por un republicano.

Amar escribió que los demócratas serían "muy reacios a correr el riesgo" de apoyar la propuesta en el Congreso. "Y el rechazo al riesgo se cierne sobre estos asuntos, lo que ayuda a explicar por qué no se han agregado nuevos estados a Estados Unidos en más de 50 años, y no se ha creado ningún estado por más de 150 años", escribió.

También existe un debate sobre si un cambio tan radical puede crearse a través de una iniciativa electoral, es decir, si se eleva al nivel de una "revisión" de la Constitución de California, que solo puede ser convocada por la Legislatura o por una convención constitucional formal.

"¿Qué es de mayor importancia para un estado que sus límites geográficos?", escribió Amar. "A medida que el debate nacional sobre un muro a lo largo de la frontera mexicana se intensifica, se nos recuerda que incluso en la era digital, el espacio físico y las líneas físicas importan inmensamente en el curso de las vidas de las personas y los regímenes legales bajo los que viven".

Advertisement

"Esta medida le costaría a los contribuyentes miles de millones de dólares para pagar los enormes costos transaccionales de la división del estado, ya sean universidades, parques o sistemas de jubilación", dijo Steven Maviglio, un estratega político demócrata que representa a los opositores al esfuerzo.

"El gobierno de California puede hacer un mejor trabajo al abordar los problemas reales que enfrenta el estado, pero esta medida es una distracción masiva que causará caos político y una mayor desigualdad".

Los críticos se preguntan cómo reaccionarían los ciudadanos de un estado donde la mayoría de los suministros de agua provienen de una región si las negociaciones sobre nuevos acuerdos interestatales para compartir el recurso se vuelven polémicas.

Los estudiantes universitarios que viven en ciudades como Fresno pueden negarse a que se les cobre una matrícula fuera del estado en UCLA. Una compañía de San Diego con una oficina en San Francisco podría encontrarse enfrentando dos estructuras impositivas corporativas y regulaciones laborales diferentes.

La fascinación de Draper por dividir California en estados separados ha sido su única incursión real en la política estatal, aunque sirvió brevemente en la Junta de Educación del estado durante un año, en 1998.

El empresario de 60 años, que está registrado como un votante no afiliado, a menudo se le identifica como uno de los primeros en adoptar el "marketing viral" en la década de 1990, y fue uno de los primeros inversores en compañías de tecnología como Skype y Hotmail. Recientemente, Draper ha sido un abierto defensor de las criptomonedas como Bitcoin.

En una conferencia de tecnología en Ámsterdam, en abril, los elogios de Bitcoin por parte del inversor incluyeron algunos de los mismos mensajes que utilizó para intentar dividir a California en múltiples partes, es decir, que los residentes podrán moverse libremente a la versión del estado que consideren mejor gobernada.

"Los gobiernos tendrán que competir por nosotros ahora", dijo Draper a la multitud. "Porque si no nos gusta uno, ahora podremos mudarnos fácilmente".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement