Advertisement

Sobrevivientes del huracán Michael en Mexico Beach, Florida: Es un milagro que tú y yo estemos vivos

Manejando entre los escombros en la autopista 98 en un carrito de golf rojo, Jackie Spann escudriñó el horizonte en busca de su hogar en el que vivio 27 años, una casa de estuco de tres pisos con un techo de estilo español.

"Se ha ido", gritó repentinamente la trabajadora aeroespacial retirada, de 83 años de edad, cuando se acercaba al canal en el lado oeste de Mexico Beach, en la costa Panhandle de Florida. "Mi casa se ha ido".

Advertisement

El huracán Michael había tocado tierra casi 24 horas antes, y la ciudad costera de 1,072 personas era solo un montón de escombros.

Los residentes de toda la región luchaban ese fin de semana para recuperarse de la devastación causada por el huracán Michael, que dejó a un millón de personas sin energía eléctrica ni servicios en el sureste del país y a algunas comunidades completamente devastadas por las olas y las inundaciones.

Advertisement

El huracán más poderoso registrado hasta el momento en Panhandle, Florida, y el tercer huracán más poderoso registrado en EE.UU., ha dejado hasta el momento 11 muertos. La cifra de fallecidos aumentó el 12 de octubre, temprano, cuando el Departamento de Manejo de Emergencias de Virginia informó Muertes relacionadas con el huracán Michael en ese estado.

Se registraron cuatro muertes en el condado de Gadsden, Florida, a unas 40 millas tierra adentro donde el huracán de categoría 4 tocó tierra con vientos de 155 millas por hora, devastando las ciudades costeras de Panamá City y Mexico Beach.

En Panamá Beach, la ciudad costera más cercana al punto donde Michael entró a tierra, los vientos fueron tan intensos que un tren de carga fue empujado fuera de sus rieles y algunas estructuras quedaron completamente destruidas. Los vientos soplaron a través de las paredes de un gimnasio de una escuela secundaria, donde la red de voleibol fue lo único que se mantuvo en pie.

En la cercana Mexico Beach, el daño fue aún más intenso, ya que algunos barrios fueron arrasados por una poderosa oleada de tormenta que inundó esta comunidad considerada un sitio ideal para vacacionar.

Advertisement
(Los Angeles Times)

La carretera de dos carriles estaba llena de techos, paredes, puertas, conductos de aire acondicionado, sofás, armarios, sillas, fregaderos de cocina. El muelle de madera fue arrastrado por las olas. El techo del Acuario se derrumbó. Bloques enteros de condominios fueron arrasados.

Bajando del carrito de golf de su amigo, Spann caminaba por el canal, repleto de vigas de madera, neveras y libreros, en busca de sus gatos, Pebbles, Lil 'Willie, Rusty y Callie, y su vecino, David.

"¿Dónde están mis gatos?", dijo, abriéndose paso con sus chanclas negras y trepando sobre montículos de madera contrachapada y tejas del techo. "Ojalá pudiera encontrar a mis gatos".

Se demoró mientras pasaba junto a la casa gris de una planta de su vecina (el techo estaba hecho trizas) y luego siguió caminando.

"Ahí era donde estaba mi casa", dijo, señalando un lugar vacío con algunas palmeras frente a una base. "Mis palmeras sobrevivieron pero mi casa no".

Después de pasar por lo que era el garaje, hizo una pausa para respirar en la terraza de su vecina.

"¡Callie!", gritó débilmente, haciendo un 'cono' con el hueco de sus manos. "¡Willie!"

Hubo silencio, excepto por el sonido de una sirena y el zumbido de un helicóptero militar.

Advertisement

Según los informes, una niña de 11 años murió a causa de la caída de escombros en el condado de Seminole, en el sudoeste de Georgia, donde la tormenta mantuvo la fuerza de huracán mientras pasaba por el estado, devastando las cosechas de algodón y nueces de los agricultores antes de barrer a través de Carolina del Sur y Carolina del Norte. Otro hombre murió al norte de Charlotte cuando un árbol cayó sobre su vehículo.

"Nuestras oraciones son con aquellos que han perdido la vida en sus hogares", dijo el presidente Trump en un comunicado de la Casa Blanca. "Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para ayudar a los necesitados, y no nos iremos hasta que se complete el trabajo y se complete la recuperación".

Los daños de Michael serán tan extensos como los de Florence y Harvey, los cuales desataron lluvias aparentemente interminables después de estancarse en el interior.

El gobernador de Florida Rick Scott, dijo que se hizo un esfuerzo "masivo" para reparar las líneas muertas, quitar las ramas y las líneas eléctricas, y deshacerse de ellas.

La Base de la Fuerza Aérea de Tyndall, ubicada entre Mexico Beach y Panama Beach, recibió el "golpe directo" de Michael, que causó un daño estructural significativo.

En Mexico Beach, el turismo de temporada en ocasiones llega hasta 10,000 personas.

"¡Bienvenido a nuestro humilde trozo de paraíso!", dice la ciudad en su sitio web. "No se necesitan palabras para explicar la actitud relajada y tranquila de nuestra comunidad".

Adrian Welle, de 33 años, empleado de la ciudad que había tocado las puertas de los vecinos para que evacuaran antes del huracán, dijo que alrededor de 100 hogares habían decidido resistir la tormenta.

Uno de ellos fue Tom Bailey, ex alcalde de la ciudad, que se refugió en su casa y murió cuando azotó la tormenta.

Después de revisar las casas de sus amigos y observar el daño, Bailey tenía pocas buenas noticias que informar.

"Le digo a la gente que si vive en el lado sur de la autopista 98, no se moleste en regresar".

CNN, en su cuenta de Twitter, informó que su periodista Brooke Baldwin sobrevoló México Beach, Florida, y observó una de las áreas más afectadas por el huracán Michael. "Se ha ido todo... se ha borrado... Nunca he visto algo como esto... No tengo palabras", dijo Brooke.

Nate y Melba Odum, los propietarios de la marina local, se refugiaron en el condominio de un familiar ubicado en el cuarto piso de un edificio que sobrevivió relativamente intacto. Cuando salieron, se dieron cuenta que el huracán había destruido la marina y decenas de hogares.

"Mira, el tocador todavía está allí", dijo Melba, apuntando hacia el único mueble que había quedado.

"Nunca pensé que sería tan catastrófico", dijo Nate.

"Simplemente no puedo creerlo", respondió Melba. "Mi vida se ha detenido en este momento. No tengo casa y ya no tengo cómo trabajar."

Muchos residentes que habían sobrevivido a la tormenta se preocuparon por los vecinos. Con cobertura de energía y celular, las noticias se difunden lentamente.

Justo cuando Spann se preparó para volver a subir al carrito de golf después de ver el sitio de su casa destruida, vio a un hombre que andaba en bicicleta a través de los escombros.

"¡David!" le gritó ella.

Su amigo, David Mullins, saltó, sonriendo mientras le decía que la había estado buscando.

"Dios te bendiga", le dijo.

Rodeó a Spann con el brazo mientras veían lo que quedaba de su vecindario.

Advertisement

"Es un milagro que tú y yo estemos vivos", reflexionó Mullins.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement