Advertisement

Los defensores de la industria de fianzas en California pueden beneficiarse de aparecer en la boleta en 2020, aunque pierdan

Los defensores de la industria de fianzas en California pueden beneficiarse de aparecer en la boleta en 2020, aunque pierdan
Un letrero anuncia una compañía de fianzas en Los Ángeles. A raíz de una nueva ley que convierte a California en el primer estado en abolir la libertad bajo fianza para los sospechosos en espera de juicio, la industria busca revocar la ley mediante un referéndum electoral (Mario Tama / Getty Images). (Getty Images)

El referéndum, que los votantes pueden utilizar para rescindir una ley aprobada por sus funcionarios electos, es un elemento poco utilizado en la caja de herramientas de democracia directa de California. Pero si más empresas hacen lo que la industria de fianzas del estado intenta ahora, la alternativa podría convertirse en un poderoso retroceso para los demócratas que tienen un firme control sobre las palancas del poder en Sacramento.

Los partidarios y opositores concuerdan: la nueva ley es una amenaza existencial para las compañías de fianzas, un plan para sacarlas del negocio. Por ello, un referéndum era la evidente vía a seguir.

Advertisement

Las compañías de fianzas necesitan 365,880 firmas de votantes válidos para ganar un lugar en la boleta electoral, un nivel históricamente bajo que derivó en largas listas de proposiciones electorales en 2016 y 2018. La parte más difícil de un referéndum es que las firmas se presenten dentro de los 90 días de que el gobernador promulga la ley en cuestión.

Los estrategas de las urnas estiman que las compañías de fianzas necesitarán gastar alrededor de $3 millones para que esto suceda. Si comparamos eso con las estimaciones de los defensores de las compañías de fianzas sobre una industria de California que genera tal vez 30 veces esa cantidad cada año, el referéndum es una muy buena oferta.

Advertisement

Es un uso aún mejor de su dinero cuando se considera el otro aspecto de cómo funciona un referéndum: suspende la promulgación de la ley en cuestión. Si bien es posible que el referéndum SB 10 pueda aparecer en las elecciones de noviembre, el escenario más probable es que un esfuerzo exitoso llegue a los votantes en 2020. Eso significaría que más temprano que podría entrar en vigor la ley, asumiendo que los votantes se alinearan con la Legislatura y Brown, sería en dos años a partir de este diciembre.

La demora les daría tiempo a las compañías de fianzas para emprender acciones legales contra la SB 10, ya que algunos han sugerido que puede entrar en conflicto con la Constitución de EE.UU. Como mínimo, garantizaría que las compañías de fianzas sigan en actividad por otros dos años.

La estrategia es similar a la utilizada por la industria de bolsas de plástico en 2014. Cuando Brown firmó la ley que prohibía las bolsas de un solo uso en la mayoría de las tiendas de California, la industria gastó $2.8 millones para incluir el tema en la votación de 2016 como referéndum, la Proposición 67. Los votantes se negaron a rechazar la ley, pero la implementación tardía dio a los fabricantes de bolsas de plástico un aterrizaje más suave de lo que hubieran tenido de otra manera.

Y siempre existe la posibilidad de que la industria de fianzas triunfe el día de las elecciones. El mensaje de su campaña, que sin duda buscaría retratar la liberación previa al juicio de algunos acusados ​​como peligrosa, podría alinearse estrechamente con una medida de justicia penal diferente que ya se ganó un lugar en la boleta del otoño de 2020: una que busca reducir algo de la elegibilidad de libertad condicional creada por la Proposición 57, de Brown, en 2016.

Advertisement

Los reformistas gubernamentales argumentaron durante mucho tiempo que el referéndum podría ser la forma más valiosa de democracia directa porque sirve como un freno al poder ejercido por la Legislatura y el gobernador. Pero es una oportunidad que, dado el costo de recopilar firmas y llevar a cabo campañas, está ampliamente disponible solo para grupos de interés influyentes.

Como tal, la opción parece ser más adecuada para las grandes industrias que pueden calificar para una medida electoral y, por lo tanto, alargar el proceso de elaboración de la ley como poco más que el costo de hacer negocios en Estado Dorado. Eso solo podría marcar el comienzo de una nueva era fascinante para la tendencia de California a gobernar en las urnas.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement