Advertisement

La Administración Trump hace caso omiso de las leyes ambientales para construir el muro fronterizo

La Administración Trump hace caso omiso de las leyes ambientales para construir el muro fronterizo
Un vehículo de la Patrulla Fronteriza pasa a lo largo de una sección del muro fronterizo en Hidalgo, Texas.(Eric Gay / AP) (Associated Press)

Con la puesta en marcha de lo que el presidente Trump llama las primeras 40 millas del nuevo muro fronterizo a lo largo de la frontera sur de la nación, los funcionarios federales han anunciado esta semana que están exentando casi 30 leyes ambientales en Texas para acelerar la construcción de edificios adicionales en interés de la seguridad nacional.

Los opositores calificaron las exenciones como "catastróficas". "La renuncia a las leyes destinadas a proteger a los residentes y ecosistemas de la frontera muestra el desprecio de la Administración Trump por el estado de derecho", dijo Scott Nicol, copresidente del Equipo de Borderlands del Club Sierra.

Advertisement

Los grupos ecologistas anticiparon las exenciones y se espera que presenten una serie de demandas en la corte federal.

Anteriormente han presentado acciones legales similares, pero sin éxito, citando daños irreparables a los refugios locales de vida silvestre, ya que la zona es hogar de cientos de aves y mariposas, y de varias especies en peligro de extinción.

Advertisement

La Administración Trump ya había emitido exenciones sobre las leyes de Aire Limpio, Agua y Especies en Peligro de Extinción, entre otras, para dar paso a partes del muro que se están construyendo en California y Nuevo México.

Las últimas exenciones se refieren a tramos del muro fronterizo y las puertas en el Valle del Río Grande de Texas, el cruce fronterizo ilegal con mayor tráfico en el país y donde 137,000 inmigrantes fueron capturados el año fiscal pasado, señaló el Departamento de Seguridad Nacional. Las autoridades han dicho que en febrero planean comenzar a construir 25 millas de barrera fronteriza en ese lugar.

Las exenciones se produjeron cuando el líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy (R-Bakersfield) planeaba presentar una legislación a mediados de octubre, para financiar completamente el muro fronterizo de $ 23 mil millones, una propuesta condenada por los demócratas del Congreso, incluido el representante del Valle del Río Grande, Vicente González, quien lo calificó como gasto inútil y una "solución arcaica e ineficaz".

Al renunciar a las protecciones ambientales en Texas, las autoridades citaron la Ley de Reforma de Inmigración Ilegal y Responsabilidad del Inmigrante de 1996, que permiten la construcción de barreras que "disuadan los cruces ilegales en áreas de alta entrada ilegal a Estados Unidos".

Advertisement

En California y Nuevo México, los funcionarios invocaron la Ley de Identificación Real de 2005 (Real ID Act), aprobada después de los ataques terroristas del 11 de septiembre, que incluye una disposición que les permite renunciar a las regulaciones para construir barreras fronterizas sin supervisión del Congreso. Los expertos legales dijeron que el razonamiento bajo ambas leyes es similar.

Las exenciones no son nuevas: en 2008, el gobierno de Bush emitió cinco exenciones en virtud de la Real ID Act para permitir la construcción de más de 250 millas del muro a lo largo de la frontera en California, Arizona, Nuevo México y Texas, por encima de las objeciones de los grupos ecologistas.

Pero las exenciones de Texas son especialmente preocupantes, dicen los grupos ambientalistas, porque permiten la construcción de cerca de 17 millas de barrera fronteriza y puertas que pasan por el Bentsen State Park, el National Butterfly Center y cerca del Santa Ana National Wildlife Refuge.

"Será verdaderamente catastrófico para las comunidades del Valle del Río Grande", lo que resultará en una "devastación ecológica", dijo Laiken Jordahl, activista en las fronteras del Centro para la Diversidad Biológica con sede en Tucson, que publicó un mapa de las áreas afectadas por las exenciones.

Inicialmente, el refugio de Santa Ana en el valle del Río Grande entraba en los planes, pero después de las protestas locales, los legisladores del Congreso lo dejaron fuera.

Al anunciar las exenciones en el registro federal el 10 de octubre, los funcionarios de Seguridad Nacional reiteraron que no se construirían en el refugio de Santa Ana e insistieron en que la agencia "sigue comprometida con la administración ambiental".

Pero Jordahl desestimó la demanda de responsabilidad ambiental de la agencia.

"Solo queda el 5% del hábitat nativo en el Valle del Río Grande, y la mayor parte está justo al lado del río. Están proponiendo atravesarlo. La gravedad de la situación no puede ser sobreestimada", dijo.

Advertisement

Jordahl dijo que el muro se construirá con una zona de cumplimiento de 150 pies que se debe despejar, eliminando un hábitat valioso para las aves y otros animales salvajes.

La nueva barrera fronteriza dañaría particularmente a los halcones, jaguarundi y ocelotes en peligro de extinción, dijo Jordahl, que deben poder cruzar la frontera para reproducirse y mantener la diversidad genética.

"Si levantamos este muro, podremos despedir cualquier posibilidad de su recuperación", dijo.

Su grupo demandó a la Administración Trump en febrero por exenciones para la construcción del muro fronterizo en el Puerto de Entrada Santa Teresa en Nuevo México, con argumentos orales programados para el 18 de diciembre en Washington, DC.

El grupo también está apelando el fallo de un juez federal de California en marzo, sobre una demanda federal presentada junto con el fiscal de California, Xavier Becerra, y otros grupos ambientalistas sobre las exenciones para construir barreras fronterizas en San Diego y Caléxico.

Los opositores tienen dos meses para presentar una demanda impugnando las exenciones de Texas. Pero, incluso, si demandan, es poco probable que detengan la construcción. Después de que el centro presentó una demanda para bloquear las resoluciones en California y Nuevo México, el Departamento de Seguridad Nacional comenzó su construcción.

Marianna Treviño Wright, directora ejecutiva del Centro Nacional de Mariposas, demandó en agosto a la Administración Trump para detener el nuevo muro fronterizo de Texas. Si bien un juez federal puede desechar partes de la demanda que aborda los impactos ambientales del muro, debido a las exenciones, ella todavía planea argumentar que los críticos tienen motivos para luchar contra el muro basándose en los derechos civiles.

"Nuestra comunidad va a recibir un enorme golpe por este proyecto de obras públicas, que es un despojo de Estados Unidos", dijo Treviño Wright. "Esto nos lo están metiendo por nuestras gargantas".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement