Advertisement

Rescatan a los primeros niños de la cueva en el norte de Tailandia

Rescatan a los primeros niños de la cueva en el norte de Tailandia
Una ambulancia abandona la cueva Tham Luang Nang Non el domingo mientras los buzos evacuaban a algunos de los 12 niños y su entrenador. (Lillian Suwanrumpha / AFP / Getty Images) (Getty Images)

Los primeros miembros de un equipo de fútbol tailandés fueron rescatados el 8 de julio de una cueva inundada donde habían estado atrapados durante dos semanas, dijeron funcionarios tailandeses.

Cuatro chicos fueron sacados de la cueva, anunciaron los SEAL de la marina tailandesa, que encabezaban la operación de rescate. No se dio a conocer su condición.

Advertisement

Se vieron dos ambulancias saliendo de la cueva Tham Luang Nang Non en el norte de Tailandia, casi nueve horas después de que comenzó la operación para rescatar a los 12 niños y su entrenador de futbol de 25 años.

La dramática misión comenzó a las 10 a.m. el domingo bajo un cielo gris, ya que los funcionarios temían que una tormenta pudiera enviar agua a la cueva e impedir nuevamente el rescate.

Advertisement

El gobernador interino de la provincia de Chiang Rai, Narongsak Osatakorn, dijo a la prensa que la primera persona podría tardar al menos 11 horas en ser rescatada, y un comandante del ejército tailandés dijo que toda la operación podría demorar hasta cuatro días.

Pero los primeros cuatro muchachos habían salido a las 8 p.m., un poco antes de lo previsto, y lo más notable es que los niños son nadadores principiantes, sin experiencia de buceo.

"Les aseguro que los niños están física, emocional y mentalmente listos para salir, sin importar los desafíos que les depare el futuro", dijo Narongsak al anunciar el inicio de la operación.

Trece buzos extranjeros y cinco buzos tailandeses encabezaron el rescate, con cada niño acompañado por dos buceadores, dijeron las autoridades.

Advertisement

El viaje fue desgarrador: más de una milla de inmersión a través de pasillos estrechos llenos de agua fangosa que hace que la visibilidad sea cercana a cero y fluye tan rápido en algunos lugares que incluso los buceadores experimentados tuvieron que detenerse o retroceder. Los Navy SEALs de Tailandia le dieron a los chicos cursos intensivos para usar máscaras de buceo y respirar bajo el agua.

Por lo general, los buceadores tardaban aproximadamente cinco horas en llegar a la cámara tres, un punto seco donde los SEAL han establecido un puesto de comando, y desde el cual los oficiales de rescate dijeron que los niños podrían caminar el resto del trecho.

Los equipos de rescate habían instalado una cuerda estática a lo largo del camino de buceo, dando a los niños una guía, y se informó que los buzos experimentados se colocaron en varios puntos a lo largo del camino para proporcionar ayuda. También se colocaron recipientes de oxígeno de repuesto a lo largo de la ruta.

Subrayando el peligro en las aguas de rápido movimiento, un ex SEAL de la marina tailandesa murió el 6 de julio debido a la falta de oxígeno, según los informes.

El buceo de rescate comenzó con un sentido de urgencia después de que las autoridades no lograron establecer un medio alternativo para sacar a los niños. Taladrar un agujero en la ladera de la montaña para sacarlos, como se hizo en el 2010 con los 33 chilenos rescatados de una mina, fue descartado porque la ubicación de los niños no se podía precisar, y no estaba claro cómo la perforación podría alterar la geología del sitio.

Algunos funcionarios inicialmente dijeron que los niños podían permanecer donde estaban, en una repisa de roca seca dentro de la cueva conocida como Pattaya Beach, durante varios meses, siempre que recibieran alimentos y medicinas. Pero las autoridades comenzaron a preocuparse en los últimos días debido a que los niveles de oxígeno dentro de la cueva disminuyeron rápidamente debido a la presencia de trabajadores de rescate.

Los equipos han usado bombas de alta potencia para vaciar más de 100 millones de galones de agua de la cueva. El domingo por la mañana, los funcionarios tailandeses dijeron que los niveles de agua estaban en su punto más bajo en varios días, lo que contribuyó a la decisión de iniciar la operación.

Los SEAL, que han colocado a buceadores y médicos con los niños durante la última semana, publicaron un mensaje en su página de Facebook el domingo prometiendo traer al grupo de regreso de manera segura.

Advertisement

"Nosotros, el equipo tailandés y el equipo internacional, llevaremos a Wild Boars a casa", decía el mensaje, refiriéndose al nombre del equipo de fútbol masculino.

Los muchachos y su entrenador viajaron en bicicleta a la cueva después de la práctica de fútbol el 23 de junio, y se aventuraron en el interior de la cueva de seis millas, una popular atracción turística que en su mayoría está desierta en verano debido a los riesgos de las lluvias monzónicas. Los trabajadores de rescate dijeron que repentinamente llegó una tormenta mientras el grupo estaba adentro, y quedaron atrapados cuando el agua entró a la cueva.

Fueron encontrados una semana más tarde por un par de buzos voluntarios británicos que formaba parte de una misión de rescate que atrajo a buzos y expertos de todo el mundo, incluidos militares estadounidenses estacionados en Japón, recolectores de nidos de pájaros y miembros de la empresa SpaceX de Elon Musk.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement