Advertisement

Periodista mexicano que había sido atacado por la policía aparece muerto

Periodista mexicano que había sido atacado por la policía aparece muerto
Las cámaras y fotos de los periodistas asesinados en todo México se posan sobre el suelo durante una protesta, el 15 de mayo de 2017, en la Ciudad de México (Yuri Cortez / AFP / Getty Images). (Getty Images)

Un periodista mexicano que se había inscrito en un programa de protección gubernamental después de ser atacado por la policía, fue asesinado a tiros, el 24 de julio por la mañana en la ciudad turística de Playa del Carmen, informaron las autoridades.

Ruben Pat fue el segundo periodista del Semanario Playa News -la publicación en línea que había fundado-, asesinado en un mes. También fue al menos el séptimo asesinado en este 2018, en México, uno de los países más letales para quienes ejercen esa profesión.

Advertisement

Pat fue baleado poco antes de las 6 a.m. en el exterior de un bar en Playa del Carmen, a unos 40 kilómetros al sur de Cancún, precisaron las autoridades, que no nombraron un sospechoso o motivo.

Como editor de noticias del sitio, Pat publicaba artículos sobre delitos, cuestiones políticas y acusaciones de corrupción gubernamental. En el pasado, se había quejado de haber sido blanco de amenazas debido a su trabajo, según la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y el Comité de Libertad de Prensa del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés).

Advertisement

En una entrevista con el CPJ realizada en junio de 2017, Pat afirmó que había sido detenido y golpeado por agentes de la policía local después de publicar una noticia sobre una pancarta colgada por un cártel de drogas que acusaba al jefe de la policía de estar aliado con un cártel rival.

Pat relató entonces que la policía lo había golpeado durante aproximadamente 40 minutos y que lo habían advertido: "Me dijeron que dejara de publicar artículos sobre un jefe de policía local, y que sabía lo que me ocurriría si no lo hacía". "Apenas he salido de mi domicilio desde que sucedió esto", le dijo al CPJ. "Veo patrullas policiales por mi casa en los últimos días. Tengo miedo de salir".

Posteriormente, Pat se inscribió en el Mecanismo para Proteger a los Defensores y de los Derechos Humanos, un programa de protección federal creado en 2012.

En el marco de éste, más de 360 ​​periodistas mexicanos amenazados recibieron botones de pánico para llamar a las autoridades y, en algunos casos, a los guardias de seguridad. Sin embargo, un reportero inscrito en el programa había aparecido muerto.

Advertisement

En 2017, Cándido Ríos Vázquez fue asesinado en un tiroteo, en el estado de Veracruz. Al igual que la gran mayoría de los homicidios de periodistas en México, el caso de Ríos sigue sin resolverse.

Reporteros y defensores de la libertad de prensa de todo el mundo pidieron justicia por el homicidio de Pat.

En una declaración publicada en Facebook, Playa News exigió que el gobernador del estado de Quintana Roo haga más para proteger a los ciudadanos de la creciente ola de violencia suscitada allí. La tasa de homicidios del estado aumentó un 132% en los primeros seis meses de este 2018.

"Ya son dos de nuestro equipo, gobernador", afirma el comunicado. "¿Cuándo terminará la falta de seguridad pública en nuestro estado?".

El asesinato, el 29 de junio pasado, de José Chan Dzib, periodista de Playa News, tampoco está resuelto. Chan fue asesinado a balazos en la ciudad de Sabán, en el estado de Quintana Roo.

Jan Jarab, el representante de México para el alto comisionado de los derechos humanos de la ONU, expuso en un comunicado el 24 de julio, que su organización había hablado con colegas de los periodistas, "que relataron el riesgo y el miedo que enfrentan para llevar a cabo su trabajo. Muchos de ellos recibieron amenazas recientemente, lo cual es extremadamente preocupante", aclaró.

En 2017, un equipo de la ONU visitó México para investigar el aumento de los asesinatos de periodistas. El efecto de tal violencia es profundo, destacó Jarab, y resulta en autocensura en algunos casos y desconfianza en las autoridades públicas. "El gobierno mexicano", aseguró, debe "reemplazar este paradigma de impunidad por uno que garantice una investigación y enjuiciamiento efectivos".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement
Advertisement