Advertisement

El saliente presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, admite que no se logró la "paz"

El saliente presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, admite que no se logró la "paz"
El presidente de México, Enrique Peña Nieto, al centro derecha, saluda a sus partidarios luego de entregar su sexto y último discurso sobre el Estado de la Nación en el Palacio Nacional en la Ciudad de México. (Rebecca Blackwell / Associated Press) (Associated Press)

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, pronunció su último discurso sobre el estado de la unión, el 3 de septiembre, admitiendo que no había logrado su objetivo de llevar la "paz" a la nación atormentada por la violencia.

"No logramos el objetivo de recuperar la paz y la seguridad para los mexicanos en todos los rincones del país", dijo Peña Nieto a legisladores, ministros y otras personas reunidas en el Palacio Nacional, en el centro de la ciudad de México.

Advertisement

Las encuestas de opinión pública han demostrado que el aumento de la criminalidad es una preocupación casi permanente entre los mexicanos, y contribuyeron a la baja calificación de Peña Nieto y la abrumadora derrota de su partido en las elecciones del 1 de julio. La votación fue ampliamente vista aquí como un referéndum sobre su administración, que también intentó generar crecimiento económico y combatir la corrupción.

Peña Nieto asumió el cargo en 2012 y prometió "traer la paz a México". Está dejando el cargo con el índice de criminalidad en aumento y una amplia percepción de que su administración fue un fracaso.

Advertisement

El país registró más de 25,000 homicidios en 2017, el número más alto desde que los funcionarios comenzaron a publicar tales datos hace dos décadas.

En su discurso de casi 90 minutos, el presidente declaró que el éxito inicial durante su mandato en la lucha contra el crimen organizado había provocado un "resurgimiento" de los carteles más pequeños que superó los esfuerzos de la policía.

Las autoridades han admitido que las poderosas y bien armadas bandas del crimen organizado -que controlan las lucrativas rutas del narcotráfico hacia Estados Unidos y otras actividades ilícitas- enfrentaron pocas presión por parte de las fuerzas policiales mal pagadas, mal entrenadas y plagadas de corrupción.

"El fortalecimiento de la policía local es indispensable para la promulgación de un genuino estado de derecho", dijo el presidente, y agregó que tal esfuerzo requeriría una inversión "sostenida, a largo plazo" de recursos públicos.

Advertisement

Al igual que los últimos líderes que le precedieron, Peña Nieto hizo poco para reducir el poder de los delincuentes a través de la policía.

En ausencia de fuerzas policiales efectivas, México ha desplegado a las fuerzas armadas militares para luchar contra cárteles y otras agrupaciones delictivas durante la última década. Ha sido una estrategia extremadamente controvertida y de eficacia cuestionable.

Aunque el despliegue militar ha ayudado en arrestos o muerte de muchos líderes del crimen organizado, la presencia de tropas en las calles no ha reducido sustancialmente el crimen o la violencia.

Las unidades militares también han sido implicadas en presuntas masacres y otros abusos contra los derechos humanos. Y la eliminación de los capos ha dividido a las bandas criminales en grupos más pequeños, pero no los ha eliminado.

No obstante, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ha señalado que planea seguir desplegando a los militares mexicanos contra el crimen. Sería "irresponsable" enviar a los soldados e infantes de marina a sus cuarteles en un momento en que la policía no está preparada para enfrentar la amenaza, dijo López Obrador a los periodistas, en agosto.

Al reconocer que no logró la paz, Peña Nieto, quien deja el cargo el 1 de diciembre, también detalló los éxitos de su administración en varios ámbitos, incluida la renegociación de un nuevo pacto comercial bilateral con Estados Unidos, destino de casi el 80% de las exportaciones de México.

El presidente expresó la esperanza de que Canadá finalmente se una a una versión revisada del actual Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que genera más de $ 1 billón en el comercio anual entre los Estados Unidos, México y Canadá.

Peña Nieto también ensalzó la "estabilidad" de México durante sus seis años en el cargo, la celebración de elecciones nacionales en un clima de tranquilidad; una deuda nacional moderada y lo que llamó el compromiso del país con los derechos humanos, tanto en el país como en países como Venezuela.

Advertisement

Su discurso equivale a una especie de despedida de la vida pública después de casi seis años en el cargo, aunque Peña Nieto prometió trabajar duro en sus últimas semanas. Antes de salir del escenario agradeció a sus seguidores, a su familia y a los mexicanos. Ahí, recibió una prolongada ovación.

Pero la historia podría no tratar a Peña Nieto amablemente.

El candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional, que dominó la política mexicana durante gran parte del siglo XX, terminó en un distante tercer lugar. El partido conocido como el PRI, también sufrió reveses históricos en el Congreso, el senado, las gubernaturas y municipios.

Los presidentes mexicanos están restringidos a un solo mandato, por lo que Peña Nieto no fue candidato en las elecciones de julio. Pero el resultado fue grave. Su elección en 2012 había despertado esperanzas de un renacimiento del PRI, que había estado fuera del poder presidencial desde las elecciones de 2000.

Su sucesor, Andres Manuel López Obrador, ya se ha comprometido a cancelar o revisar algunas de las principales iniciativas de Peña Nieto, incluidas las reformas educativas y energéticas, y un plan multimillonario para un nuevo aeropuerto internacional fuera de la capital.

Peña Nieto extendió una mano a la administración entrante y dijo que deseaba un gran "éxito" para el presidente electo.

Y López Obrador, un populista de izquierda y ex incondicional del PRI, que ha prometido una amplia "transformación" de la sociedad mexicana, ha agradecido públicamente a Peña Nieto por su cooperación durante el período de transición.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement