Advertisement

El Partido Republicano corre el riesgo de perder varias gubernaturas en un momento político crucial

El Partido Republicano corre el riesgo de perder varias gubernaturas en un momento político crucial
Miembros de Service Employees International Union protestan en un evento de campaña del fiscal de Michigan Bill Schuette, el 4 de octubre en Detroit. Schuette se postula para gobernador contra la candidata demócrata Gretchen Whitmer. (Laura McDermott / Para Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

En un momento electoral en un lugar donde los republicanos dominan el gobierno estatal y Donald Trump ganó en 2016, el fiscal de Michigan, Bill Schuette, podría haber esperado un camino más fácil hacia la victoria en la próxima elección para gobernador.

Pero en una conferencia de prensa reciente en el centro de Detroit, sus aliados fueron superados en número por los manifestantes, quienes gritaron que el candidato del Partido Republicano debería "¡irse a casa!", golpearon las ventanas y levantaron a un títere gigante que fruncía el ceño. Schuette está perdiendo muchos puntos en las encuestas.

Advertisement

En elecciones similares para gobernadores en todo el país, el poder del Partido Republicano se encuentra en grave peligro al igual que sus candidatos -incluso en los estados más 'rojos'.

Se sabe que algunos de los estados donde los republicanos corren el riesgo de perder el puesto de gobernador, como Michigan, Wisconsin, Illinois, Florida y Ohio, han oscilado políticamente, pero la tendencia se extiende mucho más allá de ellos.

Advertisement

Georgia, Iowa, Kansas y Dakota del Sur han sido puestos en la misma columna por el Cook Political Report, que recientemente señaló que incluso Oklahoma no representa un triunfo seguro para los republicanos.

El momento es malo para los republicanos, ya que la nación está a punto de volver a delimitar los distritos electorales después del censo de 2020.

Los límites políticos existentes favorecen fuertemente al Partido Republicano, lo que refleja su control de la mayoría de los congresos estatales y los puestos de gobernador en los estados en donde se dibujaron los distritos electorales por última vez en 2010.

El Centro Brennan para la Justicia en la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York encontró que esas delimitaciones ha permitido a los republicanos ganar hasta 16 escaños adicionales en la Cámara, una parte sustancial de la mayoría de 23 escaños del partido.

Advertisement

La mayor parte de esa ventaja proviene de un puñado de estados, incluido Michigan. A pesar de que los votantes de ese estado están divididos casi en partes iguales en su apoyo a los demócratas y los republicanos, las líneas de los distritos se han trazado para permitir a los republicanos controlar nueve de los 13 escaños de la Cámara estatal, al concentrar a los demócratas en los distritos más escasos posibles.

Los gobernadores jugarán un papel crucial en la redacción de esos distritos después del censo de 2020. Los votantes de Michigan también están sopesando una iniciativa de votación en noviembre respaldada por el Comité Nacional de Redistribución Democrática que pondría a una comisión de ciudadanos a cargo de trazar los nuevos límites.

"Es un año extremadamente importante", dijo Justin Levitt, profesor de derecho electoral en la Universidad de Loyola que ayudó a dirigir la división de derechos civiles del Departamento de Justicia bajo el presidente Obama.

"Muchas de las personas que recibirán la pluma para la redistribución de los distritos, están en la boleta". En muchos estados, los gobernadores tienen poder de veto sobre los mapas políticos.

Los candidatos republicanos están en problemas esta temporada electoral por varias razones. La fatiga de Trump es una. Los trabajadores de la salud que se presentaron para protestar contra Schuette son parte de una izquierda reenergizada decidida a no ver una repetición de 2016, cuando Trump ganó por 10,000 votos en lo que se había considerado un estado confiablemente demócrata en las elecciones presidenciales.

El 54% de los votantes de Michigan desaprueban el desempeño laboral del presidente, según una encuesta reciente.

El fiscal general de Michigan, Bill Schuette, al centro, gesticula mientras habla durante un evento de campaña en la Asociación de Oficiales de la Policía de Detroit, el 4 de octubre. Schuette se postula para gobernador de Michigan. (Laura McDermott / For The Times)
El fiscal general de Michigan, Bill Schuette, al centro, gesticula mientras habla durante un evento de campaña en la Asociación de Oficiales de la Policía de Detroit, el 4 de octubre. Schuette se postula para gobernador de Michigan. (Laura McDermott / For The Times) (Los Angeles Times)

Pero los votantes en Michigan y en todo el país están molestos por algo más que Trump. Están frustrados con la escalada de los costos de atención médica, los sistemas de transporte y las escuelas de calidad inferior en los estados que los republicanos han controlado durante muchos años.

"Hay un gran cansancio con los republicanos en muchos de estos estados", dijo Kyle Kondik, quien cubre las carreras políticas como editor de Sabato, una publicación no partidista.

Advertisement

Incluso cuando la economía vibra en lugares como el condado de Macomb, un centro de manufactura en las afueras de Detroit, donde los votantes descontentos con Obama ayudaron a impulsar la victoria de Trump, la ambivalencia es alta.

"Puede que ni siquiera vote", dijo Helen Kent, residente de Utica, una mujer de 82 años que apoyó a Trump. "Ya no estoy entusiasmada con ninguna elección. El mundo entero es un desastre".

Kent fue contactada la semana pasada por un representante de Working America, un grupo de AFL-CIO que cuenta con 44 empleados que llaman a las puertas de Macomb para persuadir a los votantes de la clase trabajadora simpatizantes de Trump para que no voten por los republicanos este año.

Kent dijo que ella todavía se considera una gran partidaria de Trump. "No sé lo que ha hecho o lo que no ha hecho", dijo sobre el presidente. "Solo creo que tuvo mucha publicidad en su contra. Si todos están en contra de alguien, yo estoy a favor de ellos".

Sin embargo, para Kent y otros, los caprichos del presidente no se extienden al entusiasmo por Schuette.

El alcalde de Utica, Thom Dionne, un oficial de policía que también votó por Trump, dijo que probablemente votará por Schuette, que cuenta con un fuerte respaldo policial. Pero en una entrevista sonó impresionado por la candidata demócrata Gretchen Whitmer.

Un tema importante en su mente, como el de la mayoría de los votantes aquí, es el estado deplorable de las carreteras. Whitmer ha estado promoviendo agresivamente un plan para recaudar fondos para reparaciones cuando Schuette, quien se ha posicionado como un activista anti-impuestos, lo evade.

Las carreteras son tan malas en Macomb que los baches han inhibido el crecimiento en un condado que trabaja furiosamente para atraer más contratos militares y empleos de transporte de próxima generación.

"Me gusta que ella esté tratando de arreglar las carreteras", dijo Dionne. "Me gustaría vernos como una fracción de la calidad de las carreteras que tienen en Ohio o Kentucky".

Incluso Whitmer se maravilló de cómo el problema de los baches ha dominado la campaña. "Nunca en un millón de años, cuando me lancé a la elección, pensé que me convertiría en 'la señora que arreglaría las malditas carreteras'", dijo en una reunión de la Cámara de Comercio del Condado de Macomb.

Durante su charla y una entrevista justo antes, Whitmer evitó atacar a Trump, que sigue siendo popular entre algunos votantes de la coalición que está creando.

"Casi nunca hablo de las cosas que están sucediendo en Washington, DC", dijo ella. Como muchos de los demócratas que tienen fuerte presencia en el Medio Oeste dominado por el Partido Republicano, Whitmer, una ex líder demócrata en la legislatura estatal, es lo opuesto a una instigadora.

Sin embargo, estos tecnócratas están levantando las expectativas. En Ohio, un reciente debate entre candidatos a gobernador entre el demócrata Rich Cordray y el republicano Mike DeWine se definió por su falta de chispa. La carrera allí está en el aire.

Advertisement

"Estos no son candidatos de protesta", dijo James Blanchard, un ex gobernador demócrata de Michigan.

Hace cuatro décadas, después de Watergate, Blanchard dijo que la ira de los votantes lo ayudó a ganar un escaño en el Congreso, pero no enfocó su campaña en las fechorías de Richard Nixon, que según dijo, se habrían arriesgado a alienar a los del Medio Oeste. Muchos demócratas que intentan recuperar las gubernaturas en estos territorios políticamente complicados están siguiendo el mismo camino.

"Son demócratas sólidos y prácticos", dijo Blanchard. "El ala progresista del partido puede que no los prefiera, pero los apoyará". Mientras tanto, los esfuerzos de Schuette para incitar a los problemas nacionales e internacionales a la carrera de Michigan siguen fallando.

La candidata demócrata a la gobernadora Gretchen Whitmer, a la derecha, anuncia que su compañero de formula es Garlin Gilchrist II, al centro, durante un evento en Lansing, Michigan. (Dale G. Young / Detroit News a través de Associated Press)
La candidata demócrata a la gobernadora Gretchen Whitmer, a la derecha, anuncia que su compañero de formula es Garlin Gilchrist II, al centro, durante un evento en Lansing, Michigan. (Dale G. Young / Detroit News a través de Associated Press) (Associated Press)

En una entrevista, se centró en un tweet de 8 años de antigüedad del compañero de fórmula de Whitmer, que culpaba a la agresión israelí por el ascenso de Hamas. Schuette llamó al tweet "vergonzoso". Sugirió que Whitmer es una copia al carbón de la anterior gobernadora de Michigan, Jennifer Granholm, quien promovió una agenda liberal en el cargo y luego se convirtió en copresidente del desafortunado equipo de transición de Hillary Clinton. Él promocionó los recortes de impuestos y los tratos comerciales de Trump.

El problema nacional que más preocupa a los votantes es la atención médica, pero ese es un problema para Schuette y otros republicanos que se postulan para gobernador en estados controlados por el Partido Republicano.

Como fiscal general, Schuette demandó al menos nueve veces para bloquear la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (Obamacare) y rompió con el gobernador republicano Rick Snyder para oponerse al popular programa Healthy Michigan, que amplió Medicaid para cubrir a 660,000 personas.

A pesar de la popularidad de Obamacare en Michigan, Schuette continúa atacándolo.

"El Congreso no ha resuelto el problema", dijo, "No hay una política federal de atención médica ... La financiación federal no es indefinida. Tenemos que hacer algo para asegurarnos de que ayudemos al sistema".

La oposición de Obamacare se ha convertido en un albatros en todos los estados republicanos. En Wisconsin, ha reducido el apoyo para el gobernador Scott Walker, la única estrella del Partido Republicano y contendiente presidencial de quien tanto se habla, que ahora está en peligro de perder su cargo cuando compita por un tercer mandato como gobernador. Él está perdiendo en las encuestas.

El rechazo de Florida a la expansión de Medicaid ha ayudado a impulsar la campaña del candidato a gobernador demócrata Andrew Gillum, un progresista que apoya un sistema de Medicare para todos y ha ampliado su base más allá de la izquierda. La carrera de la Florida se encuentra en un punto muerto virtual con encuestas que sugieren una pequeña ventaja para el demócrata.

Los planes de Schuette para frenar, en lugar de expandir, el seguro de salud del gobierno había sido un punto de conversación confiable para los candidatos del Partido Republicano. Pero está haciendo poco para ayudarlo a atraer votantes como el alcalde de Utica.

"La gente necesita ser atendida", dijo Dionne. "Probablemente deberíamos mirar a una medicina socializada".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement