Durante su primera cita en la corte federal de Miami, el imán acusado de enviar dinero al Talibán paquistaní apareció acompañado de su abogado defensor, Khurrum Wahid, considerado uno de los más experimentados en manejar casos de terrorismo de alto perfil.

Wahid había confirmado el domingo que había sido contratado para representar a Hafiz Muhammed Sher Ali Khan, de 76 años, quien había sido arrestado el sábado pasado en su mezquita, cuando un grupo de agentes federales y de policía allanaron la edificación.

Khan, junto con dos de sus cuatro hijos, es acusado de ayudar al grupo de talibán en su natal Pakistán, en lo que los fiscales llaman una larga conspiración para matar, mutilar y secuestrar gente al otro lado del océano para respaldar la organización terrorista.

También fue acusado Izhar Khan, de 24 años, de North Lauderdale, quien es el imán de la mezquita Masjid Jamaat Al-Mumineen de Margate, y su hermano Irfan Khan, de 37 años, de Miami.

Cada uno de los cargos imputados acarrea un castigo máximo de 15 años de cárcel.

Wahid dijo que fue contratado por uno de los hijos, Ikram Khan, de 40 años, taxista de Miami.

"Somos gente de paz", dijo Khan. "No respaldamos al Talibán. Respaldamos a este país. Por eso estamos aqui".

Según la acusación, Khan, sus dos hijos y otros tres que están fugitivos en Pakistán, usaron cuentas de banco y transferencias bancarias aquí para comprar armas para los militantes del Talibán paquistaní y sus familias.

Los agentes del orden dijeron haber grabado conversaciones telefónicas en 2009 y 2010, en las cuales el viejo Khan pidió un ataque a la Asamblea de Pakistán, luego de conocer de un ataque mortal contra soldado estadounidenses, diciendo que Dios quería matar 50,000 más.