latimes.com/topic/fl-es-opi-navarrettecol-0105-20130102,0,6069477.column

latimes.com

La hipocresía demócrata hacia los negros

Rubén Navarrette

Columnist

8:38 PM PST, January 2, 2013

SAN DIEGO —

Advertisement

Los republicanos afroamericanos reciben muchas críticas, pero pueden ser también una fuerza de esclarecimiento en el sistema político estadounidense.

La reacción que a menudo generan, muestra que los liberales no son tan progresistas como pretenden ser.

La reacción demuestra también que muchos activistas afroamericanos no son sinceros cuando dicen que desean que la comunidad adquiera poder político y rompa barreras.

Lo mismo ocurre con los hispanos, en cuyo caso los activistas de izquierda son primero demócratas y luego hispanos.

En la comunidad afroamericana, se ve a los republicanos negros con sospecha. Como prueba, consideremos el desagradable trato que está recibiendo el representante Tim Scott, republicano por Carolina del Sur, después de que la gobernadora Nikki Haley, anunciara que lo nombrará como reemplazo del senador Jim DeMint.

El nombramiento es muy importante. Scott se convertirá en el primer senador del sur desde la Reconstrucción y, en este momento, el único afroamericano en el Senado, de los dos partidos.

No está mal para una persona que fue criada por su madre, en la pobreza. Es una historia estadounidense de éxito. Eso sí que es progreso.

¿Están celebrando los de izquierda? Por supuesto que no. Si Scott fuera demócrata, estarían levantando sus copas de champaña.

Pero como Scott es republicano, la izquierda no ve nada positivo en ese nombramiento. De hecho, Scott se convierte en blanco —igual que los senadores republicanos hispanos, Marco Rubio, de Florida, y Ted Cruz, de Texas. El objetivo será desacreditar a Scott como intelectualmente de poco peso, fanático religioso, extremista de derecha o todo lo anterior.

La ofensiva —y ésa es la palabra adecuada— ya ha comenzado. En un sarcástico artículo en la página de opinión del The New York Times, Adolph L. Reed Jr., profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Pennsylvania, señala el nombramiento de Scott, como "de valor simbólico", y colocado por el partido Republicano para camuflar su hostilidad hacia los afroamericanos y otras minorías.

"Sospecho que los nombramientos como los del Sr. Scott están dirigidos menos hacia los negros —los que, ya saben, no se ganarán en números significativos— que hacia los blancos, que se inclinan a votar a los republicanos, pero a quienes no les gusta pensar sobre sí mismos, ni ser considerados por los demás, como racistas," escribió Reed.

"De la misma manera en que los demócratas blancos sureños utilizaron en una época una manipulación cínica —impuestos a las urnas, cláusulas de aplicación futura, pruebas de alfabetismo— para evadir la 15ª Enmienda, así los republicanos actuales han utilizado a negros para socavar los intereses de los negros."

¿En serio?

Los dos únicos afroamericanos que sirvieron como secretarios de Estado —Colin Powell y Condoleezza Rice— fueron nombrados por un republicano, George W. Bush. ¿Por qué los presidentes demócratas no rompieron esa barrera cuando tuvieron la oportunidad?

¿Por qué los demócratas no han hecho más para mejorar las condiciones de los afroamericanos y otras minorías?

Rubén Navarrette es columnista de The Washington Post Writers Group