Gustavo Kuerten había anunciado que en su despedida del tenis no dibujaría un corazón en la arena como cuando ganó Roland Garros en 2000 y 2001, aunque no pudo evitar la emoción y que sus ojos se llenaran de lágrimas.

Read full story>>