Chelsea, una crisis vieja que continúa en el nuevo año

Roman AbramovichNicolas Anelka

El Chelsea, vigente campeón de la Premier League inglesa, comenzó el domingo el año con un decepcionante empate 3-3 en casa con el Aston Villa, prolongando una crisis que arrastra desde finales de 2010 y que le ha dejado incluso fuera de los puestos de acceso a la Liga de Campeones.

En ocho partidos, los 'Blues' sólo han cosechado siete puntos y su declive en la clasificación, en un campeonato especialmente exigente, aún no se ha frenado ante el buen momento de algunos de sus rivales.

El Chelsea era líder hasta la 14ª jornada, pero esta crisis le deja por el momento quinto, a seis puntos del líder Manchester United, que podría incluso ampliar esa ventaja si vence al Blackpool en un partido que tiene aún pendiente de disputar.

El entrenador italiano del equipo, Carlo Ancelotti, podría contar con refuerzos en el mercado de invierno del fútbol europeo: el propietario ruso del equipo, Roman Abramovich, pondría a su disposición de 15 a 20 millones de libras para intentar reforzar el plantel.

Pero el Chelsea no espera milagros, consciente de que este mercado no suele incluir a grandes estrellas, ya que un jugador no puede disputar la Liga de Campeones con dos clubes diferentes en la misma temporada.

Los mayores problemas del equipo están ahora en el centro de la defensa, sobre todo por la lesión del brasileño Alex, que está a la espera de una posible operación en la rodilla. John Terry tampoco se encuentra en su mejor momento y el Chelsea se ha interesado por el brasileño del Benfica David Luiz.

Con este jugador, u otro de similares características, Ancelotti no se hubiera visto forzado a alinear ante el Aston Villa al joven holandés Jeffrey Bruma, superado claramente por el experimentado Emile Heskey en el segundo gol del equipo de Birmingham y desacertado de nuevo en el tercer tanto.

A pesar de su mala actuación, los problemas del Chelsea no se deben a Bruma, sino que afectan a todas sus líneas, que han estropeado unos números impresionantes en el inicio de la temporada (27 tantos a favor y 3 en contra en las diez primeras jornadas ligueras).

En el centro del campo, ni el ghanés Michael Essien ni el nigeriano John Obi Mikel han conseguido brillar. Y tampoco Frank Lampard tras su regreso de una lesión.

En el ataque, las principales figuras no parecen tampoco en su mejor momento. El francés Nicolas Anelka no ha marcado desde el 30 de octubre y su compatriota Florent Malouda sólo ha logrado un tanto en los once últimos partidos de la Premier League.

El marfileño Didier Drogba sí pudo marcar el domingo, pero tras estar prácticamente desaparecido durante 84 minutos.

Ancelotti ha comenzado a verse cuestionado por sectores de la prensa, pero parece conservar el apoyo de jugadores y aficionados. Los hinchas del equipo incluso le aclamaron con gritos de "Carlo, Carlo" durante el partido, aunque la situación no se presenta precisamente cómoda para el entrenador italiano.

Copyright © 2014, Los Angeles Times
Comments
Loading