Anuncio
Share

Bodas en la playa son las favoritas de las parejas, pero no para algunos

El 10 de julio se celebra una boda en la playa de Windansea, con varios bañistas cerca.
(Ashley Mackin-Solomon)

En un reciente sábado soleado —en realidad, en varios sábados soleados recientes— las bodas en la base de las escaleras de Neptune Place se mezclaron con cientos de bañistas en la playa Windansea de La Jolla (San Diego).

Las nupcias públicas pueden ser una experiencia memorable para las parejas, aunque no ofrezcan muchos servicios. Windansea, una playa predominantemente de surf, solo ofrece 16 plazas de estacionamiento, además de los lugares en la calle, y no dispone de instalaciones públicas como fuentes de agua, baños o regaderas.

También han provocado cierto descontento entre otros visitantes de la playa. En una carta al director publicada el 1 de julio en La Jolla Light, Jeff Saywitz escribió: “Estas bodas no son típicas de los residentes locales y crean una gran molestia a los bañistas que se ven obligados a desalojar la popular y pública zona. (...) La Jolla tiene el Wedding Bowl en el parque Cuvier para este propósito, y todas las bodas deberían ser desviadas allí. (...) Estoy a favor del amor y de las bodas, pero hay un momento y un lugar, y las horas pico del verano en una playa Windansea ya saturada no es el lugar”.

Una boda se celebra el 10 de julio en la playa Windansea vista desde la base de la escalera de Neptune Place.
(Ashley Mackin-Solomon)

Anuncio

En las semanas siguientes, llegaron más correos electrónicos, uno de los cuales decía que se estaba “ahuyentando” a los bañistas de “una playa bastante privilegiada en verano”.

El Light fue testigo de cómo una pareja se daba el “sí, acepto” el 10 de julio. Se colocaron unas 75 sillas y un arco a unos 15 metros de la parte inferior de la escalera de Neptune Place, con cientos de bañistas rodeando la ceremonia.

Este evento en particular fue coordinado por Socal Vows, una empresa planificadora de bodas con sede en San Diego que se especializa en bodas pequeñas en la playa.

Su paquete más elaborado ofrece hasta 75 sillas, un oficiante, dos horas con un fotógrafo, música, un arco decorativo, tarifa de ubicación y más por 3595 dólares. Otros paquetes cuestan menos si hay menos invitados.

Anuncio

Ken Hoelscher, presidente de Socal Vows, dijo que sus bodas son “alrededor de un 70/30" por ciento entre visitantes de fuera de la ciudad y gente del sur de California. Las localidades de La Jolla representan aproximadamente la mitad de las bodas.

“La Jolla, especialmente Windansea y el Wedding Bowl, es popular como lugar de celebración porque tiene una reputación”, dijo Hoelscher. “Siete de cada diez no son locales, y cuando vienen a San Diego, ¿qué conocen? Conocen La Jolla y Coronado. Todo el mundo habla de La Jolla y Coronado”.

Pero el permiso para celebrar bodas en la playa en La Jolla, al estar en la ciudad de San Diego, es menos caro que en muchas otras zonas, incluida Coronado.

Anuncio

De acuerdo con las regulaciones para playa de San Diego, se requiere un permiso del Departamento de Parques y Recreación para cualquier ceremonia de boda en cualquier parque o playa de la ciudad.

La ciudad expide permisos con un año de antelación para los lugares designados para la celebración de bodas en el parque Balboa y en los parques y playas.

El portavoz del Departamento de Parques y Actividades Recreativas, Tim Graham, dijo: “Solo se concede un permiso por día, por lugar. También se conceden permisos para cualquier día de la semana”. La tarifa del permiso es de 177.16 dólares para un máximo de cuatro horas de uso y para un máximo de 50 personas” en Windansea.

Los únicos lugares de la playa de La Jolla que permiten más de 50 personas son Calumet Park y La Jolla Shores.

Anuncio

Cuando se le preguntó a Hoelscher sobre la boda del 10 de julio en Windansea, en la que parecía haber más de 50 personas, dijo que “se presentaron más invitados” y “teníamos sillas de más, así que las colocamos”.

Comparativamente, dijo Hoelscher, las playas de la ciudad de San Diego son “un buen negocio”, y añadió que el permiso para celebrar una boda en la playa de Del Mar cuesta 1500 dólares y en las playas estatales más de 500 dólares.

Entre las limitaciones del permiso se encuentra el sonido amplificado con baterías, que pone un tope al volumen; tampoco se permite el consumo de alcohol ni de alimentos.

Aunque la temporada de bodas convencional es de finales de primavera a principios de otoño, el clima de San Diego y el sistema de permisos permiten celebrar bodas durante todo el año, y Hoelscher dijo que Socal Vows ofrece precisamente eso.

Anuncio

“Facilitamos todo, conseguimos los permisos”, dijo. Los planificadores llegan al lugar unas horas antes para avisar a los bañistas de que habrá una boda allí, dijo.

“Damos todo el tiempo posible, y una vez que montamos las sillas y los arcos, la gente normalmente no quiere estorbar, así que son realmente complacientes”, dijo Hoelscher. “Intentamos ser sensibles a la gente que ya está allí, y la mayoría de la gente no pasa horas en un mismo sitio”.

Añadió que, según su experiencia, los bañistas de La Jolla tienden a ser más solidarios y amables con las bodas, en comparación con los de otras comunidades.

En cuanto a las multitudes, la mayoría de las parejas “no piensan en ello” cuando planean su boda en la playa, dijo Hoelscher.

Anuncio

“Están tan metidos en el evento. (...) Pero pueden ser cientos de personas, y la mayoría de las veces se ríen de ello. No parece importarles”, dijo. “Siempre es divertido porque cuando la novia baja las escaleras [de acceso a la playa], todo se detiene. Veo a muchas... señoras que empujan a sus novios y quieren hacerlo”.

A veces, sin embargo, hay momentos de aprensión. “Algunas parejas reservan un lugar y luego van a revisarlo y preguntan si toda esa gente va a estar allí", dijo Hoelscher.

“Tenemos que recordarles que es una playa pública y que no pueden ser dueños de toda la playa. Algunas parejas nos han preguntado el día de la boda si los surfistas iban a estar allí. Tenemos que decirles que sí y que no han conseguido un permiso para el mar”.

Es probable que las bodas en Windansea sean algo habitual hasta el otoño. Hoelscher dijo que “habrá una boda allí cada fin de semana, seamos nosotros o alguien más”.

Anuncio


Anuncio