Anuncio
Share

California suaviza mandato de vacunación para trabajadores de la salud a medida que se acerca la fecha límite

Un trabajador médico prepara un vial de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer.
(ASSOCIATED PRESS)

El estado está dispuesto a ofrecer una prórroga limitada de 45 días de su mandato de vacunación para los trabajadores de la salud justo un día antes de que el requisito entre en vigor.

Un boletín enviado a los miembros de la Asociación de Hospitales de California indica que el Departamento de Salud Pública de California comunicó el martes a los ejecutivos de la atención sanitaria que ofrecerá la prórroga, permitiendo que los trabajadores no vacunados permanezcan en sus puestos de trabajo en los centros que experimenten una “escasez crítica de personal”.

No se ha dado a conocer cómo definirá exactamente el estado dicha escasez, ni el proceso para que los proveedores de atención sanitaria de California operen bajo una prórroga, aunque se espera que el CDPH emita más directrices.

El doctor Tomás Aragón, director del Departamento de Salud Pública de California, ordenó el 5 de agosto que la mayoría de los trabajadores sanitarios del estado deben vacunarse antes del 30 de septiembre o perderían sus puestos de trabajo.

Anuncio

Fue el primer requisito de este tipo en California y desde entonces ha sido seguido por un mandato federal de vacunación que entra en vigor el 22 de noviembre. La ciudad de San Diego y el Distrito Escolar San Diego Unified han seguido su ejemplo más recientemente, a pesar de las protestas que generó el mandato de los trabajadores de la salud este verano.

Pero la cuestión persistente siempre ha sido si las industrias críticas podrían realmente permitir a los trabajadores vitales dejar sus puestos de trabajo si se niegan a vacunarse. Después de todo, se necesitan años para producir médicos, enfermeras, policías, bomberos, profesores y paramédicos calificados.

La atención sanitaria se ha visto especialmente afectada en los últimos meses, no solo por un aumento de los ingresos por COVID-19, sino también por un exceso de pacientes que acuden a recibir atención no relacionada directamente con el virus y que pueden haberse retrasado durante los paros generalizados de 2020 y principios de 2021.

La reacción local a la posible prórroga fue variada en el condado de San Diego.

Chris Van Gorder, director ejecutivo de Scripps Health, dijo que su organización seguirá adelante con el despido de los empleados no vacunados a finales de esta semana. Aunque el número de pacientes en los cinco hospitales locales de Scripps sigue siendo alto, Van Gorder dijo que la situación no es tan crítica hoy como lo fue hace semanas.

“Creo que nos ceñiremos a la normativa tal y como está ahora, y acabaremos con ella”, dijo Van Gorder. “Vamos a despedirlos, pero los volveremos a contratar si cumplen con la normativa dentro del mes siguiente, y los volveremos a contratar con toda su antigüedad y todo”.

Según el proveedor de servicios sanitarios, 140 de sus empleados y 8 médicos dejarán la empresa en lugar de vacunarse. Scripps tiene más de 16 mil empleados y 3325 médicos afiliados.

22 de ellos, según la empresa, son enfermeros, aunque no se dispone de un desglose completo de los tipos de trabajo.

Scripps ha concedido 430 exenciones religiosas de vacunación a sus trabajadores, lo que les permite permanecer en sus puestos de trabajo siempre que lleven mascarillas y se sometan a pruebas de infección por coronavirus dos veces por semana. Otros 125 recibieron exenciones médicas.

Sharp HealthCare, el mayor proveedor de servicios médicos de la región, con más de 18 mil empleados sin contar los médicos afiliados, informó de que había concedido 691 exenciones, de las cuales unas 100 se debían a razones médicas. Al acercarse la fecha límite, 539 de ellos seguían sin vacunarse.

La organización dijo que está esperando más información del estado antes de decidir cómo proceder con el mandato. Anteriormente, un ejecutivo dijo que los que seguían sin vacunarse el jueves serían puestos en licencia administrativa no remunerada durante 30 días, durante los cuales podrían vacunarse y volver a sus puestos de trabajo.

El Hospital Infantil Rady, UC San Diego Health Care y Kaiser Permanente San Diego se negaron a proporcionar cifras específicas de trabajadores no vacunados, aunque todos dijeron que sus tasas generales de vacunación superan ahora el 90 por ciento.

El impacto del COVID-19 en la industria de la salud de San Diego ha disminuido con el tiempo, ya que el número colectivo de residentes locales en camas de hospital ha disminuido constantemente en las últimas semanas.

Pero ese no es el caso en todo el estado.

Jan Emerson-Shea, vicepresidente de asuntos externos de la Asociación de Hospitales de California, dijo en un correo electrónico el miércoles que COVID-19 es actualmente una preocupación más importante en algunas comunidades que en otras.

“Por ejemplo, algunos hospitales de Central Valley han estado a punto de tener que aplicar normas de atención de crisis en las últimas semanas”, dijo Emerson-Shea. “Esto fue el resultado de un alto número de pacientes, tanto COVID como no COVID, que necesitaban atención y la escasez de personal”.

Por el momento parece claro que los hospitales de todo el estado son reacios a denegar las solicitudes de exención legalmente permitidas, especialmente las que citan creencias religiosas.

Hasta ahora, no ha habido ningún movimiento formal en la atención sanitaria para dar a los pacientes la opción de ser atendidos solo por trabajadores vacunados.

Van Gorder dijo que no ve que se produzca tal movimiento, al menos en Scripps.

“Es una pendiente resbaladiza cuando permitimos a los pacientes elegir quién los atiende”, dijo Van Gorder. “Hemos tenido gente que viene y dice ‘no quiero que me atienda una minoría, no quiero que me atienda una minoría religiosa’. Si empezamos a dejar que los pacientes elijan quién les atiende, se abren muchos problemas legales”.


Anuncio