Anuncio
Share

¿Por qué los sobrevivientes del COVID que no están inoculados también necesitan una vacuna?

A woman gets an injection in her shoulder
Karen Macias recibe una vacuna contra COVID-19 en una clínica de inoculación, en abril.
(Irfan Khan / Los Angeles Times)

Se espera que cada vez más californianos muestren pruebas de vacunación contra COVID-19 como condición para el trabajo y la recreación. Pero, ¿por qué aquellos que han sobrevivido a un encuentro con la enfermedad y, por lo tanto, han adquirido inmunidad natural al coronavirus, también tienen que inocularse?

La afirmación de que una infección previa proporciona una protección contra el virus que es tan fuerte como la vacunación se ha utilizado durante mucho tiempo como un argumento en contra de la necesidad de las inyecciones. Pero los funcionarios de salud señalan que hay algunas razones por las que todos, incluidos los sobrevivientes del COVID-19, deberían vacunarse.

Los expertos coinciden en que contagiarse y luego superar el coronavirus generalmente confiere cierta inmunidad natural. Pero el grado de esa protección puede variar según la persona y puede no durar tanto como un antígeno.

Los datos sugieren que las personas no inoculadas que sobreviven al COVID-19 estarán mucho más protegidas si se vacunan después de recuperarse de su enfermedad.

Después de una infección por coronavirus, “parece que su protección puede variar” dependiendo de varios factores, señaló la directora de salud pública del condado de Los Ángeles, Barbara Ferrer.

Anuncio

“Es absolutamente cierto”, explicó sobre los sobrevivientes del coronavirus que no han sido inoculados que “tienen algo de inmunidad. Pero no mucho, ni lo suficiente, dado el tiempo que dura la pandemia”.

La inmunidad natural no es total. Ha habido una serie de reinfecciones documentadas y detectadas en todo el mundo.

Un estudio realizado en Kentucky y publicado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés) encontró que, entre las personas previamente infectadas en 2020 con el coronavirus, los no vacunados tenían más del doble de probabilidades de volver a contagiarse con el coronavirus en 2021, en comparación con quienes estaban completamente inoculados.

Los CDC ahora comentan que las personas que dan positivo por coronavirus tres meses después de haber superado una infección anterior deben considerarse como si tuvieran un nuevo caso del virus, señaló Ferrer. Los funcionarios del gobierno sospechan que su inmunidad natural menguante permitió que el virus invadiera sus cuerpos de nuevo.

“Existe evidencia más convincente que indica que si usted ha sido infectado, realmente se beneficia enormemente al vacunarse. Y que realmente impulsa su sistema para estar preparado para defenderse del virus la próxima vez que haya una amenaza para su cuerpo”, explicó Ferrer.

Si bien también es posible que las personas que han sido inoculadas se infecten, los funcionarios enfatizan que aquellos que no están vacunados aún permanecen especialmente expuestos, particularmente dada la omnipresencia de la variante Delta altamente contagiosa.

Los californianos no inoculados tienen aproximadamente ocho veces más probabilidades de infectarse con el coronavirus, y casi 18 veces más riesgo de morir de COVID-19, que sus contrapartes completamente vacunadas, según datos recientes del Departamento de Salud Pública del estado.

“La recomendación es clara de que debe vacunarse incluso si ha tenido una enfermedad adquirida naturalmente”, indicó en una entrevista el epidemiólogo de UC San Francisco, el Dr. George Rutherford.

Aparte de la incertidumbre sobre la resistencia de la inmunidad natural, los funcionarios comentan que hay razones prácticas para que los nuevos requisitos de inoculación no incluyan una excepción para aquellos que previamente han tenido la enfermedad.

Si bien los registros físicos y digitales son fácilmente accesibles para los resultados de las pruebas y las vacunaciones, los funcionarios indican que sería imposible evaluar el nivel de protección que alguien ha obtenido de una infección previa.

El condado de Los Ángeles es una de las jurisdicciones que ha exigido la inoculación contra COVID-19 para sus trabajadores. A partir del jueves, el condado también comenzará a exigir a los participantes y trabajadores en eventos al aire libre con más de 10.000 asistentes que proporcionen una prueba de vacunación o que demuestren que recientemente dieron negativo para el coronavirus.

En bares, bodegas, cervecerías, clubes nocturnos y salones, los clientes, así como los empleados, deberán comprobar que han recibido al menos una dosis del antígeno, para el jueves, y que están completamente vacunados, a más tardar el 4 de noviembre.

Los trabajadores de la salud en todo el estado también deben mostrar un comprobante de inoculación para continuar laborando, pero se permiten excepciones limitadas por razones médicas y religiosas.

La Dra. Christina Ghaly, directora de servicios de salud del condado de Los Ángeles, explicó que algunos empleados del condado que sobrevivieron al COVID-19, pero no han sido vacunados, por lo que están preguntado si tienen niveles medibles de anticuerpos para demostrar que son inmunes al coronavirus.

Actualmente no hay evidencia que permita a los funcionarios de salud discernir eso, señaló Ghaly.

“Por mucho que nos gustaría investigarlo, la evidencia simplemente no está ahí para respaldar ese tipo de análisis en este momento”, indicó Ghaly.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.


Anuncio