Anuncio
Share

La carnicería de Sacramento ‘surgió de la nada’, dice un agente de intervención en pandillas

Un oficial en la escena de un tiroteo masivo en Sacramento el domingo.
(Rich Pedroncelli / Associated Press)

Los trabajadores de las bandas de Sacramento dicen que el potencial de violencia es más común en verano, y que han estado trabajando para “adelantarse” a los problemas.

Mientras la policía, los responsables políticos y los familiares de las víctimas seguían lidiando con el mortal tiroteo en el centro de Sacramento el domingo que dejó seis muertos y 12 heridos, los expertos en intervención de pandillas en la ciudad dijeron que la explosión de violencia parecía haber surgido de la nada.

“Me quedé asombrado”, dijo Julius Thibodeaux, que trabaja con el grupo Movimiento por la Vida, que lleva a cabo una operación “sobre el terreno” con los miembros de las pandillas de la ciudad. El grupo se esfuerza por conocer lo que ocurre en los barrios conflictivos de la ciudad, para intentar detener la violencia antes de que estalle. Pero Thibodeaux dijo que cuando recibió la noticia a las 3 de la madrugada del domingo sobre la carnicería que se produjo a las afueras de los clubes nocturnos del centro de la ciudad, a pocas manzanas de las oficinas de gobierno del estado, le llegó “de sopetón”.

Después de decir inicialmente que el incidente mortal implicaba a un hombre que disparaba desde un coche mientras los clientes del bar se agolpaban en la calle 10, la policía de Sacramento dijo el miércoles que al menos cinco personas sacaron armas y comenzaron a disparar contra la multitud. Entre los muertos se encuentran tres padres, dos mujeres jóvenes que salieron a divertirse y una mujer sin hogar que a menudo dormía en el barrio y charlaba con los propietarios de los negocios locales.

En un comunicado, la policía dijo que estaba “cada vez más claro que la violencia de las pandillas está en el centro de esta tragedia”. La policía no ha nombrado a las pandillas que creen que están implicadas ni ha dado un motivo para la lluvia de disparos.

Sólo se ha nombrado a un presunto tirador, Dandrae Martin, de 26 años. Sin embargo, hasta ahora sólo se le ha acusado de ser un delincuente en posesión de un arma.

Anuncio

La policía de Sacramento dijo el jueves, en una actualización publicada en Twitter, que siguen trabajando a través de una montaña de pruebas en el caso, incluyendo 200 videos presentados por el público, así como entrevistas con los testigos. También dijeron que los casquillos encontrados en la escena, que eran más de 100, habían sido “enviados a una base de datos nacional para su revisión”.

Las personas que trabajan en las calles de Sacramento con los miembros de las pandillas y los jóvenes con problemas, mientras tanto, dijeron que estaban tratando de entender lo que había sucedido, y que habían puesto en marcha intervenciones para evitar más derramamiento de sangre. Algunos cuestionaron la declaración policial del crimen calificándolo como un incidente relacionado con las bandas.

“Había un grupo de pandilleros de los Crips”, dijo Mervin Brookins, cofundador de Brother 2 Brother, un programa de intervención contra la violencia en el barrio del que procedía una de las víctimas. “Y había algunos tipos mayores que solían ser Bloods”, dijo. “El incidente no estuvo motivado por una rivalidad entre esas pandilllas”.

Dijo que cree que es más probable que dos grupos de hombres tuvieran un conflicto que se intensificó, y sus afiliaciones actuales o anteriores a las bandas pueden haber sido incidentales.

Thibodeaux, el trabajador de intervención de Movimiento por la Vida, dijo que su grupo había estado haciendo planes para el verano, cuando más violencia con armas de fuego suele estallar. “En realidad, pensábamos que íbamos a adelantarnos a la violencia este verano”, dijo.

Pero añadió que programas como el suyo se han visto perjudicados durante la pandemia, debido a una serie de factores. El cierre de las escuelas dejó a los jóvenes con más tiempo libre; los mentores no pudieron reunirse con sus pupilos; la cercanía durante el encierro provocó que los ánimos se caldearan.

Los ataques aleatorios que aparecen en las noticias y el aumento de los incidentes de odio en Estados Unidos hacen que la gente piense más en cómo protegerse en caso de emergencia.

Antes de la pandemia, señala, Sacramento pasó 28 meses sin que un menor fuera asesinado. Ahora, dijo, es necesario “duplicar” los programas de ayuda a la comunidad para llegar a los chicos y hombres en riesgo.

“Todo el mundo se beneficia de la seguridad pública”, dijo. “Pero no creo que podamos salir de esto solo con la presencia de la policía”.

Berry Accius, un activista comunitario que dirige una organización sin ánimo de lucro que trabaja con jóvenes, estuvo de acuerdo.

"¿Cómo es que los jóvenes pueden encontrar un arma más rápido que una oportunidad de vivir mejor?”, preguntó. “Si invertimos en estos jóvenes ahora, se convertirán mañana en adultos de bien”.

Es un tema que el alcalde de Sacramento, Darrell Steinberg, y otros políticos también han planteado esta semana, pidiendo al gobernador Gavin Newsom que destine 3.000 millones de dólares a la prevención de la delincuencia y otros servicios.

Sin embargo, muchos republicanos y defensores de la ley celebraron una conferencia de prensa el jueves para argumentar que lo que realmente se necesita son sentencias más duras para los delitos de armas y pandillas y el fin de la liberación temprana de la prisión.

Mientras el debate se recrudece, ambos bandos tendrán que esperar a recibir más información de los investigadores sobre lo ocurrido.

La policía ha detenido hasta ahora a tres personas, pero ninguna de ellas ha sido acusada de asesinato, ni siquiera de haber disparado armas el domingo.

La policía dice que Smiley Martin III, de 27 años, hermano de Dandrae Martin, tenía un arma en el lugar de los hechos, pero aún no ha sido acusado. En cuanto salga del hospital será fichado en la cárcel principal del condado de Sacramento como sospechoso de “posesión de un arma y posesión de una ametralladora”. Smiley Martin recibió un disparo durante el tiroteo. Los registros policiales y judiciales muestran que tiene un largo historial de delitos violentos que se remonta a casi una década. Está afiliado a la banda Crips, según sus publicaciones en las redes sociales.

El Grupo de Trabajo de Reparaciones de California se está preparando para responder a la pregunta fundamental de quién debe recibir reparaciones por la esclavitud.

Otro hombre, Daviyonne Dawson, de 31 años, fue detenido tras ser visto portando un arma tras el tiroteo, pero no llegó a dispararla. Dawson no está acusado de estar implicado en el enfrentamiento.

La policía tampoco ha dicho si cree que alguno de los muertos estaba entre los tiradores.

La fiscal Anne Marie Schubert dijo a un canal de televisión local que la unidad de delitos graves de su oficina tiene el caso y “obviamente está trabajando muy extensamente con el Departamento de Policía de Sacramento” para proporcionarles recursos y mantenerse al día sobre los desarrollos en el complicado caso para que cuando llegue el momento de presentar cargos contra múltiples sospechosos su equipo “tenga todo lo que necesita”.

Los expertos jurídicos dijeron que no debería sorprender que los fiscales no hayan presentado aún cargos por asesinato.

Los fiscales pueden creer que saben quiénes son los tiradores, dijo el ex fiscal del condado de Los Ángeles Alan Jackson.

“Puede que incluso sepan más allá de cualquier duda razonable que tienen a la persona correcta, pero no han cruzado todas las interrogantes y puesto los puntos sobre las I”, dijo Jackson. “No has entregado todas las citaciones. No has ejecutado todas las órdenes de registro. No has reunido todas las pruebas posibles para que el caso de la presentación sea a prueba de balas”.

Mientras tanto, dijo, los fiscales pueden mantener a los sospechosos encerrados por cargos menores.

Mientras la ciudad espera nuevos desarrollos legales, la activista comunitaria Leia Schenk, que está trabajando con tres de las familias que perdieron a sus seres queridos, dijo que a pesar de los historiales criminales de algunos que parecen estar involucrados, dijo que no cree que el foco deba estar en las pandillas, sino en las víctimas.

“Sí, las pandillas son un problema, pero eran hijos, hijas. Mucha de esta gente tenía hijos, así que la atención debe centrarse en las familias, no en las pandillas”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio