Anuncio

Es muy fácil conseguir un refuerzo de COVID-19 Ómicron en California. A continuación se explica cómo

Vials of the updated Pfizer-BioNTech COVID-19 vaccine during production.
Viales de la vacuna COVID-19 actualizada de Pfizer-BioNTech en una línea de producción en Kalamazoo, Michigan, en agosto.
(Pfizer via Associated Press)
Share

Los refuerzos actualizados de COVID-19 Ómicron son abundantes en el condado de Los Ángeles, y los funcionarios están instando a la gente a obtener la última dosis antes de las vacaciones de otoño e invierno.

Más de medio millón de dosis ya han llegado a la región, con decenas de miles más en camino, según la directora de Salud Pública, Barbara Ferrer. Están disponibles en más de 1.500 lugares de todo el condado, incluidos los afiliados al Departamento de Salud Pública del condado, las clínicas de salud y las farmacias minoristas.

La prioridad, en este momento, “sigue siendo garantizar el fácil acceso a estos nuevos refuerzos para todos los que son elegibles, y seguimos especialmente centrados en garantizar un buen acceso a los refuerzos en las comunidades más afectadas”, dijo Ferrer a la Junta de Supervisores del condado el martes.

Anuncio

“Estamos muy agradecidos de tener este refuerzo para proporcionarnos aún más protección contra las enfermedades graves en el condado de Los Ángeles al entrar en este otoño”, añadió.

Casi el 70% de los 10 millones de residentes del condado de Los Ángeles ya pueden recibir los nuevos refuerzos, que también se denominan bivalentes porque están diseñados para proteger no sólo contra la cepa original del coronavirus, sino también contra las subvariantes de Ómicron BA.5 y BA.4, que han dominado el país este verano.

Los funcionarios y los expertos afirman que una buena aceptación del refuerzo actualizado podría ayudar a limitar la gravedad de una oleada de otoño e invierno.

Anuncio

“Este refuerzo puede proporcionar una protección adicional contra la infección, lo que nos permitirá disfrutar de la temporada de otoño y vacaciones con menos trastornos y enfermedades”, dijo Ferrer.

Sin embargo, está por ver la importancia de la demanda. En todo el estado, el 72,1% de los californianos ya ha completado su serie de vacunación primaria, pero algo menos del 59% de los que cumplen los requisitos se han reforzado previamente, según datos del Departamento de Salud Pública del estado.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. han presentado datos de una encuesta que sugieren que el 72% de los encuestados dijo que era probable que recibiera un refuerzo actualizado. Aun así, algunos funcionarios de salud se preguntan si los residentes cansados del COVID sentirán una sensación de urgencia para recibir otra vacuna.

Anuncio

“Otra cosa que estamos tratando de combatir es la fatiga de la COVID: mucha gente que está cansada de pensar en el COVID. Están cansados de considerar si necesitan recibir más vacunas. Tal vez estén confundidos en cuanto a si deben hacerlo. Tal vez hayan recibido algunas vacunas para empezar, las dos dosis, tal vez un refuerzo, pero no quieren seguir adelante porque parecen pensar que no hay fin para toda esta vacunación”, dijo la Dra. Maggie Park, funcionaria de salud pública del condado de San Joaquín, durante una reciente sesión informativa organizada por la campaña Vacunar a los 58 de California.

Park y otros funcionarios de salud, incluso a nivel federal, han señalado que las vacunas contra la gripe se han convertido en una tradición anual para muchos, y lo mismo puede ocurrir con las vacunas COVID-19, al menos a corto plazo.

“Cada vez está más claro que, de cara al futuro con la pandemia de COVID-19, en ausencia de una variante drásticamente diferente, es probable que nos dirijamos hacia un camino con una cadencia de vacunación similar a la de la vacuna anual contra la gripe, con inyecciones anuales actualizadas de COVID-19 que se ajusten a las cepas que circulan en la actualidad para la mayoría de la población”, dijo la semana pasada el Dr. Anthony Fauci, máximo experto en enfermedades infecciosas del gobierno estadounidense. “Sin embargo, algunos -especialmente los grupos vulnerables- pueden seguir necesitando una vacunación más frecuente contra el COVID-19”.

Anuncio

El Dr. Peter Chin-Hong, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de California en San Francisco, escribió en un artículo de opinión publicado en The Times que el nuevo refuerzo ofrece “una oportunidad de hacer mella en las legiones de personas vacunadas, en particular las personas mayores, que experimentan un avance de la infección”.

Las personas no vacunadas siguen constituyendo la mayoría de los pacientes que han fallecido a causa del COVID-19, pero incluso las personas vacunadas pueden morir a causa de la enfermedad, especialmente si corren un mayor riesgo y no han recibido ninguna vacuna de refuerzo. El COVID-19 puede acabar causando 100.000 muertes al año en todo el país, varias veces más que las muertes de la típica temporada de gripe y posiblemente más que las muertes anuales por diabetes, escribió Chin-Hong.

“Los pacientes vacunados que mueren han sido desproporcionadamente aquellos de 75 años o más que no han recibido un refuerzo”, escribió. “Al hablar con las familias de los individuos vacunados que murieron, a menudo me he enterado de que el paciente se apresuró a recibir sus dos primeras inyecciones después de que la vacuna fue autorizada en diciembre de 2020, pero no había recibido un refuerzo”.

Anuncio

Una persona es elegible para un refuerzo actualizado si ha completado su serie de vacunación primaria y tiene al menos 12 años de edad y dos meses después de su última vacuna. No importa cuántas dosis de refuerzo haya recibido anteriormente.

Los mayores de 12 años ya no pueden recibir la fórmula de refuerzo anterior.

La vacuna COVID-19, incluidos los refuerzos actualizados, “sigue estando disponible de forma gratuita para todas las personas, independientemente del seguro”, dijo el Departamento de Salud Pública de California en una declaración al Times esta semana.

Anuncio

Es posible que algunas clínicas hayan dejado de suministrar las vacunas COVID-19 a las personas que no tienen seguro, dado que el Congreso no ha autorizado más dinero para reembolsar a los administradores de las vacunas el coste de las inyecciones. Aun así, “no se puede cobrar a ninguna persona por recibir la vacuna COVID-19”, ha dicho la agencia estatal de salud.

Aquí hay un resumen de cómo vacunarse:

Las tiendas minoristas como CVS, Walgreens, Rite Aid, Walmart y Ralphs están ofreciendo el nuevo refuerzo, las empresas dicen en sus sitios web. Compruebe la disponibilidad de las tiendas específicas.

Condado de Los Ángeles: Se puede encontrar una lista de clínicas en vaccinatelacounty.com o llamando al (833) 540-0473, los siete días de la semana, entre las 8 a.m. y las 8:30 p.m. Las personas que no pueden salir de su casa pueden llamar al condado y pedir a los funcionarios que envíen a un trabajador de vacunación para administrar la vacuna en casa. La agencia de salud de Long Beach opera sus propias clínicas de refuerzo; la información se puede encontrar en el (562) 570-4636.

Anuncio

Condado de San Diego: En todo el condado hay clínicas de refuerzo sin cita previa dirigidas por el departamento de salud pública del condado.

Condado de Orange: Las citas para las vacunas de refuerzo se pueden hacer en othena.com. (714) 834-2000.

Condado de Riverside: Las clínicas de refuerzo bivalente ya están en funcionamiento. (951) 358-5000.

Anuncio

Condado de San Bernardino: El refuerzo actualizado está ahora disponible en una colección de sitios. (909) 387-3911.

Condado de Ventura: El refuerzo actualizado está disponible en las clínicas de salud pública del condado en Oxnard y en una selección de clínicas móviles.

Debido a que los efectos del refuerzo tardan al menos dos semanas en ofrecer una protección completa, los funcionarios instan a las personas a vacunarse antes de la temporada de vacaciones de otoño e invierno, cuando es posible un aumento de los casos de coronavirus. Durante la primera temporada de otoño e invierno de la pandemia -en 2020- los casos de coronavirus en el condado de L.A. comenzaron a aumentar en noviembre y se aceleraron bruscamente en diciembre; el año pasado, los casos aumentaron drásticamente en diciembre.

Anuncio

La tasa de nuevas hospitalizaciones por COVID-19 ha disminuido tanto que el 1 de septiembre el condado de L.A. entró en el nivel comunitario “bajo” de COVID-19, un indicador de una carga relativamente ligera para el sistema sanitario.

Por ahora, los casos de coronavirus siguen disminuyendo en el condado. En el punto álgido de la oleada de Ómicron del verano, el condado de Los Ángeles registraba una media de casi 6.900 casos al día. Pero en el periodo de siete días que terminó el miércoles, el condado de L.A. tuvo una media de 1.700 casos de coronavirus al día, un 12% menos que la semana anterior.

Sobre una base per cápita, eso supone 118 casos a la semana por cada 100.000 residentes. Una tasa de casos de 100 o más se considera alta; entre 50 y 99 se considera sustancial; y entre 10 y 49 es moderada.

Anuncio

Según Ferrer, es posible que el condado de L.A. pase del nivel de transmisión “alto” del COVID-19 -que sólo mide las tasas de casos y no las de hospitalización- al nivel “sustancial” a finales de esta semana. Añadió que está en conversaciones con los CDC sobre el momento en que podría ser apropiado poner fin al requisito de enmascaramiento local para los entornos de transporte público en interiores, incluidas las terminales de los aeropuertos, los autobuses, el metro, las estaciones de tren y los servicios de transporte colectivo.

En su sitio web, los CDC todavía recomiendan que las personas usen mascarillas en estos entornos. Pero esa orientación no se ha actualizado desde abril, cuando un juez federal anuló la orden anterior de la agencia que exigía el uso de mascarillas en el transporte público.

Sólo un puñado de agencias de transporte o gobiernos locales siguen exigiendo a los pasajeros que lleven mascarillas. Entre ellas se encuentra BART, que gestiona un sistema ferroviario de 50 estaciones y 131 millas en el área de la bahía de San Francisco, y AC Transit, que gestiona autobuses en comunidades del este de la bahía como Oakland, Fremont, Hayward y Berkeley.

Anuncio

Si el condado de Los Ángeles registra menos de 100 casos de coronavirus a la semana por cada 100.000 habitantes, Ferrer dijo que su agencia está dispuesta a rebajar su recomendación de uso de mascarillas en lugares públicos cerrados.

En su lugar, el condado dirá que el uso de mascarillas en interiores “es una preferencia individual”, a menos que lo pida el estado, que sigue exigiendo el uso de protectores faciales en lugares como centros de atención sanitaria, residencias de ancianos, refugios para personas sin hogar y centros de refrigeración, o si lo exige un negocio o lugar concreto.

“Con niveles de transmisión más bajos, se reduce el riesgo de infectarse o infectar a otros”, dijo Ferrer.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio