Anuncio
Share

Columna: La gimnasia femenina de Estados Unidos demuestra que no es invencible durante la clasificación

U.S. gymnast Simone Biles reacts after competing on the uneven bars during team qualifying.
La gimnasta estadounidense Simone Biles reacciona después de competir en las barras asimétricas durante la clasificación por equipos en los Juegos Olímpicos de Tokio el domingo pasado.
(Wally Skalij / Los Angeles Times)

La puntuación de segundo lugar que obtuvo el equipo de gimnasia femenina de Estados Unidos en la competencia clasificatoria del domingo no se trasladará a la final por equipos del martes. Pero las estadounidenses tampoco pueden permitir que sus torpes pasos en falso y sus caídas se trasladen a la final.

Un equipo que se consideraba muy por encima de sus rivales no se mostró invencible en la ronda de clasificación, que determinó a las competidoras en las finales por equipos, All-Around y por pruebas. Jordan Chiles, la nueva participante de UCLA, que ha sido tan constante y aguda durante todo el año, pasó por la pesadilla de caerse de la viga de equilibrio y, después de volver a subir, estuvo a punto de caerse de nuevo. Incluso Simone Biles, que está intentando repetir como campeona olímpica de salto completo y sumar medallas a su botín de cinco galardones de los Juegos de Río de 2016, fue víctima de los errores que afectaron a la mayoría de sus compañeras de equipo.

Biles rebotó en la plataforma de la colchoneta durante su rutina de ejercicios de suelo y se desvió hacia un lado al aterrizar el primero de sus dos saltos. Su rostro después del salto lo dijo todo, pero ese no fue su último percance: no pudo aprovechar su fuerza en la viga de equilibrio y tropezó, obteniendo la séptima mejor puntuación en la prueba en la que ganó una medalla de bronce en Río.

La mayor parte de lo que hace Biles es inédito en el buen sentido de la palabra. Pero esto no lo fue.

Anuncio

“Simone dio tres grandes pasos al aterrizar de la viga. Nunca la había visto hacer eso antes”, dijo Tom Forster, coordinador de alto rendimiento del programa femenino de Estados Unidos.

Simone Biles competes on the balance beam in the women's team qualifying Sunday.
Simone Biles compite en la viga de equilibrio en la clasificación por equipos femenina del domingo pasado.
(Wally Skalij / Los Angeles Times)
La gimnasta estadounidense Mykayla Skinner compite en la viga de equilibrio durante la clasificación por equipos el sábado.
(Wally Skalij / Los Angeles Times)

Puede que se recuerde mejor a Forster por decir después de las pruebas olímpicas de Estados Unidos que no creía que las posibilidades de medalla del equipo “se redujeran a décimas de punto en Tokio” porque “nuestros atletas son muy fuertes”. Esa fue su justificación para elegir a las cuatro mejores atletas del equipo y seleccionar a MyKayla Skinner para un puesto separado como especialista en lugar de construir estratégicamente en torno a las fortalezas individuales. Jade Carey se ganó una plaza de especialista por sus resultados en la Copa del Mundo.

Anuncio

Esas décimas de punto se convirtieron de repente en algo importante después de que Skinner superara a la miembro del equipo Grace McCallum en salto, viga de equilibrio y ejercicio de suelo, pero las puntuaciones de Skinner no contaban para Estados Unidos porque era una competidora individual.

El equipo conocido como Comité Olímpico Ruso (ROC) se clasificó en primer lugar con 171.629 puntos, seguido por Estados Unidos con 170.562. China fue tercera con 166.863. Las estadounidenses obtuvieron la mejor puntuación por equipos en salto, mientras que las rusas se llevaron los máximos honores en las barras asimétricas y el ejercicio de suelo, y las chinas obtuvieron la mejor puntuación en la viga de equilibrio.

Biles (57.731) y su compañera de equipo Sunisa Lee (57.166) se clasificaron primera y tercera, respectivamente, para la final de la competencia completa, mientras que la brasileña Rebecca Andrade fue segunda (57.399). Biles también se clasificó para la final en salto, barras asimétricas, viga de equilibrio y ejercicio de suelo.

Mykayla Skinner compite el domingo pasado en las barras asimétricas.
(Wally Skalij / Los Angeles Times)
Anuncio

Simone Biles competes on the balance beam Sunday.
Simone Biles compite el domingo pasado en la viga de equilibrio.
(Wally Skalij / Los Angeles Times)

Lee, la primera estadounidense de origen hmong en formar parte del equipo olímpico, llegó a la final de barras asimétricas también con la segunda mejor puntuación, obteniendo 15.200 por una rutina deslumbrante que omitió algunos de los movimientos difíciles de su repertorio. Asimismo, Lee llegó a la final de viga de equilibrio con una puntuación de 14.200, por delante de los 14.066 de Biles. Carey llegó a la final en la rutina de suelo y en salto, y obtuvo la novena mejor puntuación en la competencia completa, pero no pasó a la final de 24 mujeres porque hay un límite de dos gimnastas por país en cada prueba.

Skinner obtuvo la cuarta mejor puntuación en salto, por detrás de Biles, Carey y Andrade, pero también perdió por la regla de dos competidoras por país. Suplente en el equipo de Estados Unidos de 2016, que destacó en la Universidad de Utah antes de regresar para tener una oportunidad más en los Juegos Olímpicos, Skinner estuvo espléndida en un papel difícil. "¡Corazón roto [emoji de corazón roto] pero me siento taaaan humilde y bendecida por la increíble actuación que he tenido esta noche!”, dijo en Twitter.

Las estadounidenses no se detuvieron en la zona de entrevistas, y la mayoría pasó por delante de los periodistas con la cabeza gacha. Biles dijo a los Servicios de Radiodifusión Olímpica que sentía que el equipo había hecho “un trabajo bastante bueno”. Añadió: “Obviamente hay pequeñas cosas en las que tenemos que trabajar, así que volveremos a practicar y nos ocuparemos de ello, para poder hacer nuestra mejor actuación en las finales por equipos, porque eso es lo que importa”.

Anuncio

A pesar de la mala actuación del equipo el domingo, Forster dijo que no lamentaba las decisiones sobre quien forma parte de la lista. “En absoluto. Solo quiero insistir en que si alguien se quejó de que USA Gymnastics solo pensaba en las medallas, ese no era el caso”, manifestó. “No tomamos decisiones por un par de décimas para conseguir otra medalla. Nos decantamos por el orden de clasificación porque pensamos que era un buen acomodo. Sigo sintiéndome bien por ello”.

¿Cambiará de opinión el martes? Dijo que la mayoría de los errores cometidos el domingo fueron mentales y son corregibles. “Esto no es la final”, expresó. “Es clasificar para la final, así que esto puede ser un gran despertar para nosotros y lo aprovecharemos”.

Para otras dos gimnastas notables no habrá más competencia.

La ex Bruin de UCLA Danusia Francis, que representaba a Jamaica, realizó algunas maniobras en la parte inferior de las barras asimétricas antes de que un desgarre del ligamento cruzado anterior la llevara a detenerse, hacer una reverencia y retirarse. “Soy una olímpica. Por fin puedo decirlo”, dijo con una brillante sonrisa. Y Oksana Chusovitina, de 46 años, que llevaba el número ocho en la parte delantera de su traje por la cantidad de Olimpíadas en las que ha competido, recibió una gran ovación por parte de los atletas, entrenadores y funcionarios en el Centro de Gimnasia Ariake después de que realizara los últimos saltos de su excepcional carrera.

Anuncio

Chusovitina, dos veces medallista olímpica, no llegó a la final de la prueba, pero dejó su huella en la gimnasia. Si este martes las estadounidenses consiguen encontrar su equilibrio pueden dejar su propia huella, y de mejor manera que el domingo pasado.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio