Anuncio
Share
Educación

La matemática moderna de la escuela preparatoria debe ser sobre ciencia de datos – no álgebra 2

Monica Casillas

Mónica Casillas enseña una clase que se enfoca en estadísticas y programación de computadoras en la Escuela Preparatoria Politécnica John H. Francis, en 2015.
(Patrick T. Fallon / For The Times)

¿Cuándo fue la última vez que dividiste un polinomio? Los estudiantes de preparatoria merecen instrucción en matemáticas relevante a sus vidas, en lugar de álgebra y otras matemáticas superiores.

Gracias a la revolución de la información, se ha generado un sorprendente 90% de los datos creados por la humanidad en los últimos dos años.

Sin embargo, las matemáticas que se enseñan en las escuelas de EE.UU no han cambiado materialmente desde que el Sputnik entró en órbita a fines de la década de 1950. A nuestros estudiantes de preparatoria se les enseña álgebra, geometría, un segundo año de álgebra y cálculo (para los estudiantes más avanzados) porque los formuladores de políticas de la era Eisenhower creían que este plan de estudios produciría los mejores científicos de cohetes para trabajar en proyectos durante la Guerra Fría.

Examen internacional muestra atraso en matemáticas de los adolescentes en EEUU
Examen internacional muestra atraso en matemáticas de los adolescentes en EEUU
Examen internacional muestra atraso en matemáticas de los adolescentes en EEUU
¿Los estudiantes de preparatoria de los Estados Unidos tienen un problema con las matemáticas?

Han pasado 50 años desde que Estados Unidos llegó a la luna, casi 30 años desde que cayó el Muro de Berlín. La tecnología ha avanzado hasta el punto de que rutinariamente se transportan pequeñas y potentes computadoras en bolsillos y carteras. Los tiempos han cambiado, y también las matemáticas que la gente usa en la vida cotidiana.

Encuestamos a 900 oyentes de podcast “Freakonomics”, un grupo bastante nerd, debemos admitirlo, y descubrimos que menos del 12% usaban álgebra, trigonometría o cálculo en su vida diaria. Sólo el 2% usa integrales o derivados, los bloques de construcción fundamentales del cálculo. En contraste, un enorme 66% trabaja diariamente con software analítico básico como Microsoft Excel.

Coastline Community College creó un juego en línea con temática de ciberseguridad para ayudar a mejorar las habilidades de inglés y matemáticas de los estudiantes de preparatoria de la zona.
Anuncio

¿Cuándo fue la última vez que dividiste un polinomio? Si te pidieran que lo hicieras hoy, ¿recordarías cómo? En su mayor parte, a los estudiantes ya no se les enseña a escribir en cursiva, cómo usar una regla de cálculo o cualquier cantidad de cosas que alguna vez fueron útiles en la vida cotidiana. Pongamos a trabajar la división polinómica usando lápiz y papel en el mismo montón de antiguedades que el zurcido y la taquigrafía.

Lo que proponemos es tan obvio como radical: Introducir los datos y su análisis en el centro de las matemáticas de la escuela preparatoria. Todos los estudiantes de preparatoria deben graduarse con una comprensión de los datos, las hojas de cálculo y la diferencia entre correlación y causalidad. Además, enseñarles a preparar argumentos basados ​​en datos les otorgará muchas de las mismas habilidades de pensamiento crítico que están aprendiendo hoy a través de pruebas algebraicas, pero también les dará habilidades más prácticas para navegar en nuestro nuevo mundo rico en datos.

Para eliminar la asociación que muchos jóvenes hacen entre las matemáticas y el aburrimiento, nació Math2me, un canal mexicano de YouTube que cumple 10 años con 1,8 millones de seguidores y que, mezclando diversión y números, ha logrado enganchar a millones de niños.

Los cursos de matemáticas basados ​​en datos permiten a los estudiantes lidiar con problemas de la vida real. Podrían analizar cuestiones sobre el medio ambiente, los viajes espaciales o la nutrición. Los alumnos pueden examinar la amenaza de incendios forestales o las formas en que las redes sociales están rastreando sus datos, aprendiendo cómo aplicar las matemáticas a problemas del mundo actual.

Anuncio

Otros países se están moviendo mucho más rápido que EE.UU para instituir dicho plan de estudios. En los últimos 50 años, las estadísticas y la ciencia de datos se han convertido en una parte integral del plan de estudios del Reino Unido. El sistema educativo de Canadá, que está altamente calificado internacionalmente, también incorpora estadísticas y datos.

Además, el Programa de Evaluación Internacional de Estudiantes, o PISA, mide la eficacia con la que los países están preparando a los estudiantes para las demandas matemáticas del siglo XXI. La semana pasada, PISA lanzó un marco matemático que guía las evaluaciones. La alfabetización de datos es fundamental para el marco. En contraste, los alumnos de preparatoria de EE.UU aprenden álgebra y geometría, y lamentablemente no están preparados para el mundo moderno.

El Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles está liderando la actualización de la forma en que se enseñan las matemáticas. En 2013, LAUSD obtuvo la aprobación de la Universidad de California para reconocer la ciencia de datos como un curso de estadística que los estudiantes pueden sustituir por Álgebra 2 en el camino a la universidad. Más de 2.000 alumnos están aprovechando esta opción. El aula que observamos estaba llena de pensadores críticos que ven datos en todas partes y se sienten cómodos interpretando, analizando y cuestionando.

La modernización de las matemáticas a nivel nacional requerirá un esfuerzo intensivo por parte de los educadores, los encargados de formular políticas y los consejeros de la escuela preparatoria, así como de los estudiantes y los padres que deberán abogar por ello. Algunos estados ya están explorando cambios en sus marcos matemáticos, mientras que un buen número de maestros innovadores en todo el país están desarrollando independientemente sus propios planes de lecciones centrados en datos.

Para que esta revolución se lleve a cabo en todo el país, los responsables de la toma de decisiones deberán escuchar a los padres y otras partes interesadas que reconocen que nuestros hijos merecen una instrucción matemática que sea relevante para sus vidas.

Jo Boaler es profesora de educación matemática en la Universidad de Stanford y autor de “Limitless Mind”. Steven D. Levitt es profesor de economía en la Universidad de Chicago y coautor de “Freakonomics”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio