Anuncio

Padres latinos enfrentan grandes desafíos con el aprendizaje a distancia, según nuevo informe nacional

Los padres latinos están pidiendo una comunicación más directa con los maestros, tutoría para sus estudiantes
Los padres latinos están pidiendo una comunicación más directa con los maestros, tutoría para los alumnos, mejores formas de monitorear el progreso de sus estudiantes y más ayuda técnica.
(Cortesía de Speak UP)

Las familias latinas se han visto muy afectadas por la pandemia de Covid-19, no solo en términos de enfermedad y angustia económica, sino también en términos de educación. Si bien las familias luchan por satisfacer necesidades básicas como pagar la comida y el alquiler, el 83 por ciento de los padres latinos igualmente dijeron que les preocupa que sus hijos se atrasen en la escuela, según una nueva encuesta nacional realizada por Latino Decisions y la organización de empoderamiento de padres Abriendo Puertas/Opening Doors.

El nuevo informe, titulado “Voces de padres latinos: lo que necesitan nuestras familias ahora”, dijo que los padres latinos están pidiendo una comunicación más directa con los maestros, tutoría para los alumnos, mejores formas de monitorear el progreso de los estudiantes y más ayuda técnica para las herramientas de aprendizaje en línea.

Muchas de esas solicitudes son cambios de política por los cuales Speak UP ha estado abogando o a los que ha respondido a través de nuestro nuevo programa iFamilia e iTutors, que ofrece capacitación tecnológica gratuita para padres de familia y tutoría virtual individual gratis para estudiantes de bajos ingresos.

La encuesta encontró que el 65 por ciento de los padres latinos sienten que “el aprendizaje es más complicado ahora porque es difícil comunicarse con los maestros”. La necesidad de comunicación es mayor para los padres de habla hispana, con el 90 por ciento diciendo que quieren más comentarios sobre las tareas diarias/semanales para saber si su hijo está cumpliendo con las expectativas. Casi el 75 por ciento pidió mayor instrucción virtual directamente de los profesores de los niños.

Anuncio

Una encuesta para padres de familia realizada por Speak UP en junio mostró que en Los Ángeles 1 de cada 3 estudiantes tuvo contacto con sus maestros solo una vez a la semana después de que las escuelas cerraron en marzo, y menos de la mitad de sus alumnos recibieron instrucción diaria en línea en vivo. Los estudiantes latinos tenían tres veces más probabilidades que los blancos de haber participado en clases en vivo una vez a la semana o menos y siete veces más posibilidades que los estudiantes blancos de nunca haber interactuado con los profesores.

El informe Abriendo Puertas describió algunas soluciones para que las escuelas apoyen mejor a los padres latinos, en particular a las familias inmigrantes. En comparación con las familias latinas en general que respondieron a la encuesta, el 86 por ciento de las familias latinas inmigrantes dijeron que necesitan tutoría individualizada para sus hijos, y el 84 por ciento comentó que sus hijos necesitan más tiempo en persona/virtual con sus maestros.

Otras necesidades principales de las familias latinas incluyeron más apoyo técnico (76%) e Internet más confiable (60%).

“Los líderes nacionales y locales deben prestar atención a lo que está sucediendo en estas comunidades latinas y ofrecer las soluciones específicas que necesitan para que sus hijos tengan una experiencia exitosa con el aprendizaje remoto”, dijo Adrián Pedroza, director nacional de Alianzas Estratégicas de Abriendo Puertas, en una entrevista con Speak UP.

Anuncio

“Cuando hablamos de distritos que son tan grandes, todo depende de cada escuela y los directores y el tipo de liderazgo que brindan a sus maestros”, manifestó. “El aprendizaje remoto depende en gran medida de cada maestro, la capacidad y los recursos de cada uno de ellos para interactuar mejor con los estudiantes y las familias”.

El informe destaca que las familias latinas son el segundo grupo racial más grande después de los blancos no hispanos, según el Pew Research Center, y constituyen el 28% de los estudiantes en escuelas públicas.

“Nuestros sistemas e instituciones piensan que nuestras familias no están prestando atención o no están haciendo lo mejor que pueden en casa, especialmente las familias que viven en la pobreza. Este informe muestra claramente que estas familias quieren que sus hijos sigan aprendiendo en este entorno, no quieren que se queden atrás y saben lo que se necesita”, dijo Pedroza. “Así que este informe tiene la intención de elevar su voz, para que los padres puedan ser vistos como socios que trabajan hacia soluciones”.

Apenas unos días antes del comienzo del ciclo escolar, el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles llegó a un acuerdo con su sindicato de maestros (UTLA) para una política de instrucción en línea para todo el distrito. La política actual incluye un día escolar constante de 9 a.m. a 2:15 p.m. y enseñanza en línea en vivo desde 45 minutos al día para estudiantes de preescolar hasta 90 minutos al día para niños de kínder y casi tres horas para alumnos de secundaria. Los padres no formaron parte de las negociaciones.

Anuncio

“Los sindicatos se crean naturalmente para defender a los profesores y asegurarse de que tengan las condiciones adecuadas para ser buenos maestros, y muchas veces eso deja fuera la voz de las familias”, expuso Pedroza. “Si es un buen sindicato y tiene buena representación local, está buscando la participación de los padres y representando a esas familias, pero sabemos que no siempre es así".

Pedroza dijo en esos casos que la responsabilidad recae sobre las organizaciones de base, que ahora mismo son las más imprescindibles. “Las comunidades (escolares) que son las más efectivas en responder a las necesidades de la comunidad son aquellas que están dispuestas a asociarse con organizaciones comunitarias que han establecido confianza con las familias. Eso es muy útil en este momento, ya que las familias están buscando fuentes confiables, y si podemos trabajar con nuestros socios educativos para elevar esa voz para las familias, podremos responder a las necesidades de las familias de una manera más efectiva”.

Algunas de las cosas que el informe sugiere como pasos prácticos que los administradores escolares pueden tomar para ayudar de manera efectiva a estas familias es brindarles a los padres algún tipo de orientación para comprender cómo usar las videoconferencias (Zoom, Google Hangout, etc.) y orientación sobre cómo crear horarios de aprendizaje en el hogar o planes de lecciones.

Pedroza señaló que las disparidades raciales reveladas durante esta pandemia, junto con los levantamientos sociales históricos en nombre de Black Lives Matter, están poniendo la equidad y la justicia racial al frente de la conversación nacional. “Este es el momento para que las comunidades latinas, negras, asiáticas y nativas americanas trabajen juntas hacia un sistema educativo más justo para todos los estudiantes”.

Anuncio

Para leer el informe “Voces de padres latinos: lo que necesitan nuestras familias ahora” de Abriendo Puertas, que se llevó a cabo del 12 al 19 de junio en inglés y en español, haga clic aquí.


Anuncio