Anuncio

OPINIÓN: Nueva política federal de copagos podría ser devastadora para pacientes con diabetes

Fotografía de una mujer que se hace un examen de glucosa gratuito para detectar diabetes.
Fotografía de una mujer que se hace un examen de glucosa gratuito para detectar diabetes.
(EFE)

La diabetes es una de las enfermedades más comunes en Estados Unidos y afecta la vida de más de 34 millones de estadounidenses. En California, el 55% de los adultos tiene diabetes o prediabetes.

Los medicamentos pueden ayudar a los diabéticos a controlar los efectos de su enfermedad, pero sólo si pueden pagarlos. Es por eso que la Latino Diabetes Association (Asociación Latina de Diabetes) se opone a una nueva regla del gobierno que permitiría que las aseguradoras le nieguen a los pacientes el valor completo de la asistencia para copagos que las compañías farmacéuticas les ofrecen.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU (HHS, por sus siglas en inglés) ha anunciado algunos cambios de reglas para las aseguradoras en 2021. Uno de ellos permitiría que las aseguradoras instituyan lo que se conoce como programas de ajuste del acumulador de copagos, en virtud de los cuales las aseguradoras pueden excluir la asistencia del fabricante para el costo compartido del límite anual en el gasto de bolsillo del paciente. En palabras más sencillas, eso significa que los pacientes tardarán mucho más en alcanzar su máximo desembolso, que es cuando su cobertura de seguro empezará a pagar el costo completo de sus medicamentos.

Hay muchos medicamentos distintos que los médicos podrían recetar para ayudar a la gente a manejar su diabetes, y pueden ser muy costosos. Las personas con diabetes tipo 1 usan insulina, y en los años recientes muchas han enfrentado crecientes costos de bolsillo. En la actualidad, el costo anual promedio por paciente es casi de $6.000.

Anuncio

Si a las aseguradoras se les permite aplicar únicamente el copago en efectivo del paciente para alcanzar el límite del costo compartido, en lugar del copago y la asistencia para copagos ofrecida por los fabricantes, muchas personas no podrán costear sus medicamentos cuando la asistencia para copagos que reciben se agote antes de alcanzar el límite de su gasto de bolsillo. Para los diabéticos eso quizá tendría un efecto grave en su salud y calidad de vida, e incluso podría ser mortal.

La intención de este cambio de reglas es limitar el gasto en atención de la salud, al incentivar a los pacientes a elegir medicamentos genéricos menos costosos en lugar de medicinas de marca.

¿Pero qué ocurre cuando no hay un equivalente genérico? La política anterior, puesta en vigencia hace sólo un año, tomaba esto en consideración al otorgar a las aseguradoras el derecho a excluir la asistencia para copagos cuando había disponible un medicamento genérico que funcionaría igual de bien que la medicina de marca.

Eso tenía sentido desde la perspectiva del paciente y de la aseguradora. Pero no permitir la asistencia para copagos en absoluto, daría paso a que las aseguradoras transfieran incluso más costos a los pacientes, lo cual podría dejarlos económicamente imposibilitados de seguir su plan de tratamiento recomendado.

Anuncio

Por ejemplo, no existe un equivalente genérico para la insulina. La American Diabetes Association (Asociación Estadounidense para la Diabetes) se ha pronunciado en contra del cambio de reglas de los programas ajustadores del acumulador de copagos. Dicen que es preocupante porque esto aumentaría el costo de la insulina y de otros medicamentos, lo cual podría forzar a los pacientes diabéticos a omitir tratamientos con insulina y correr el riesgo de sufrir “complicaciones graves y a veces mortales”.

La Latino Diabetes Association comparte esta preocupación. En un momento en el que deberíamos concentrarnos en hacer que los medicamentos recetados sean más asequibles para personas tales como los adultos mayores, los pacientes de bajos ingresos y las minorías, este cambio de reglas nuevo sería un retroceso importante.

Todavía hay tiempo de actuar. Comuníquese con sus funcionarios federales electos y dígales que demoren la implementación de 2021 NBPP. Además, súmese a nosotros en la defensa de los pacientes y su derecho a una cobertura de atención de la salud eficaz al instar a empleadores y aseguradoras a rechazar el uso de estos programas en sus planes.

*Randy Muñoz es vicepresidente de la junta de Latino Diabetes Association, una organización dedicada a proporcionar educación sobre la prevención y el autocontrol de la diabetes.


Anuncio