Anuncio
Share

Airbnb para jardines es lo nuevo. Alquile un oasis en Los Ángeles para dormir la siesta, hacer yoga o trabajar, usted decide

Yhanni James recoge guisantes dulces de una enredadera en el jardín Arts and Roots en Inglewood.
Yhanni James recoge guisantes dulces de una enredadera en el jardín Arts and Roots en Inglewood.
(Brian van der Brug / Los Angeles Times)

Un jueves tranquilo, alrededor de las 10 de la mañana, Aqueene Simran extendió su tapete de yoga en un santuario de árboles de sombra en GreenStone Farm and Sanctuary y procedió a enseñar kundalini yoga por medio de una videollamada.

Simran, de 42 años, es una asidua de este espacioso hábitat silvestre certificado en Mount Washington, donde las rosas autóctonas comparten el paisaje con árboles frutales, plantas nativas, hortalizas y gallinas que deambulan libremente.

“Es un espacio precioso”, dice Simran, quien también imparte clases de meditación y baños de sonido bajo la sombra de los árboles del jardín. “Siendo indígena, he aprendido que el trabajo espiritual y corporal es más poderoso en la tierra que en un edificio o en una habitación. Para mí es definitivamente curativo estar aquí”.

Aqueene Simran, a la derecha, dirige una clase de yoga virtual con Nicole Ballantine, en GreenStone Farm and Sanctuary.
Aqueene Simran, a la derecha, dirige una clase de yoga virtual con Nicole Ballantine, en GreenStone Farm and Sanctuary.
(Dania Maxwell / Los Angeles Times)

Anuncio

Simran renta el jardín por $20 la hora a Eric y Meadow Carder-Vindel a través de Healing Gardens, un nuevo mercado en línea que permite a los propietarios y cuidadores de viviendas poner sus jardines orgánicos en alquiler, de forma similar a como Airbnb renta habitaciones y casas para huéspedes.

La empresa fue concebida hace un año por los cofundadores Abhishek Arora y Rishi Kumar, quienes querían desarrollar un negocio que brindara acceso a jardines urbanos privados, ayudara económicamente a los anfitriones en el proceso y, en última instancia, beneficiara al medio ambiente.

“Quería hacer algo que aliviara el cambio climático”, dijo Arora. “La única forma que conocía era crear un negocio que animara a las personas a cultivar más plantas y árboles”.

Añadió Kumar: “Nuestro objetivo fundamental es luchar contra el cambio climático. Las ganancias se destinarán a ayudar a estas personas a seguir desarrollando sus jardines. Me gustaría que la gente fuera a ver los jardines a medida que cambian. No están visitando un lugar, sino un ser. ¿Imagine que pudiera hacer yoga al aire libre en medio de Los Ángeles con sus amigos? Eso es emocionante”.

Anuncio
 
Rishi Kumar, cofundador de Healing Gardens, en Sarvodaya Farms, su granja y vivero urbano regenerativo en Pomona.
Rishi Kumar, cofundador de Healing Gardens, en Sarvodaya Farms, su granja y vivero urbano regenerativo en Pomona.
(Christina House / Los Angeles Times)

Después de impartir innumerables clases sobre cómo construir suelos saludables, hacer abono y almacenar semillas, Kumar descubrió que las personas que asistían a sus talleres a menudo estaban más interesadas simplemente en pasar tiempo en los jardines. “Son santuarios”, dice Kumar, de 31 años. “La gente siempre habla de lo curativo que es para ellos estar en nuestra granja. Quería encontrar formas de que las personas disfrutaran de los jardines sin estar centradas en las clases”.

Arora, de 40 años, dijo que ha experimentado los beneficios de las plantas y los espacios verdes de primera mano.

“Tuve un ataque de ansiedad en 2019 y la jardinería me ayudó a sanar”, expresó. “Lo mejor de estos jardines es el aspecto del bienestar. Pensamos: ‘Vamos a dar esa experiencia a los demás’”.

Anuncio

Incluso 60 minutos en un jardín, dijo, pueden marcar la diferencia en la vida de alguien que está luchando con agitación psicológica y emocional. Mientras la gente sigue lidiando con la ansiedad por las variantes del coronavirus, las vacunas, la enfermedad e incluso la muerte, Kumar y Arora ven los jardines como algo más que solo una oportunidad para salir al aire libre, más bien lo ven como una oportunidad para sanar.

“La salud no es solo lo que comemos”, dice Meadow Carder-Vindel, quien presenta GreenStone Farm en el sitio web de Healing Gardens. “Es importante brindar a las personas una forma de descomprimirse. Si la gente puede ver el ciclo de vida de las plantas, puede aportarles calma y consuelo”.

Healing Gardens ofrece 17 jardines en alquiler en toda la ciudad de Los Ángeles, así como el Jardín Etnobotánico de la Paz del Centro Cultural WorldBeat en San Diego.

Anuncio

Kumar y Arora esperan agregar más jardines y ampliar la programación en los próximos meses, a medida que las restricciones de la pandemia, con suerte, disminuyan. La empresa proporciona un seguro para los jardines, ayuda con la publicidad y, a cambio, retira una pequeña cuota de procesamiento. Los visitantes pueden reservar los jardines por horas, a partir de $15, y disfrutar simplemente de la propiedad o añadir experiencias como yoga y meditación, actividades artísticas o cenas románticas. En el sitio web se enumeran servicios como la conexión Wi-Fi para visitantes, algo que el ingeniero de grabación Breeze Prado utiliza en Greenstone Farm, espacio que usa como lugar de trabajo desde el jardín.

Healing Gardens
El ingeniero de grabación Breeze Prado trabaja en el jardín de GreenStone Farm and Sanctuary.
(Dania Maxwell / Los Angeles Times)

En Moonwater Farm en Compton, otro de los jardines en el sitio web, los visitantes pueden realizar una visita guiada con la “granjera” Kathleen Blakistone ($50) y conocer a los animales de la granja, entre los que se encuentran cabritas, peces y el perro de la granja Tommy.

Las actividades para pequeños son un éxito en el jardín multinivel Arts and Roots de Paul y Nancy Terry, en Inglewood, donde las familias pueden disfrutar de una actividad de arte de dos horas por $40. “Tenemos familias con niños que reservan espacio para retozar en el jardín”, dice Nancy Terry. “Coloco la pintura y ellos vienen y tienen una experiencia privada. Al reservar a través del sitio web de Healing Gardens, reciben un correo electrónico actualizado y un recordatorio en sus teléfonos. Lo preparamos antes de que lleguen. No deben ponerse en contacto conmigo si no quieren, pero tienen mi número de teléfono por si necesitan algo”. La pareja también ha organizado clases de tai chi y noches de comedia socialmente distendidas en su patio trasero.

Anuncio

A veces, experimentar estos jardines puede ser aleccionador. “Una familia que nos visitó llevaba tres meses sin salir a la calle”, explica Meadow Carder-Vindel. “La madre rompió a llorar porque no se había sentido segura fuera de su casa”. Otro visitante, un niño, se sentó en un árbol sobre el gallinero de la familia durante más de una hora mientras observaba a las gallinas moverse por el corral.

Con un énfasis en la jardinería regenerativa, los espacios verdes sirven de clase magistral sobre prácticas amigables con el medio ambiente. Entre las soluciones orgánicas de los jardines: lechos de hugelkultur, compostaje, permacultura de jardinería comestible sin excavación y plantas tolerantes a la sequía.

En algunos casos, los propietarios pueden ofrecer visitas guiadas por una tarifa adicional, pero no es un requisito. “Me encanta el intercambio”, dice Meadow Carder-Vindel mientras señala flores y comida en un paseo por su jardín. “Pero normalmente no estamos cerca. Dejamos que la gente se pasee por los jardines”.

Kumar subrayó que estas visitas a jardines pretenden ser una experiencia privada. “Estás al aire libre y no hay nadie a tu alrededor”.

Anuncio
Paul y Nancy Terry con sus hijos Oliver, a la izquierda, y Hunter, a la derecha, en el jardín Arts and Roots.
Paul y Nancy Terry con sus hijos Oliver, a la izquierda, y Hunter, a la derecha, en el jardín Arts and Roots, que está disponible para alquilar.
(Brian van der Brug / Los Angeles Times)

Aunque la empresa se puso en marcha durante la pandemia, el momento ha sido fortuito, ya que la gente se ha cansado de refugiarse en el lugar. Por el momento, los jardines limitan las visitas a un grupo de hasta cuatro personas a la vez, y los visitantes deben seguir las directrices locales al interactuar con los anfitriones del jardín, incluyendo mandatos de mascarilla y distanciamiento social.

Kumar complementa su oferta en Sarvodaya Farms, su granja y vivero urbano orgánico en Pomona, con clases de meditación y mindfulness, y Christy Wilhelmi, autora de “Gardening for Geeks”, planea ofrecer visitas estacionales al jardín y talleres de planificación de jardines en su jardín comestible en Culver City cuando sea seguro. Además, en un esfuerzo por hacer que los jardines sean asequibles para todos, los beneficiarios de SNAP, EBT y WIC recibirán una entrada reducida en los jardines participantes.

Kumar dijo que espera que los jardines florezcan y que sus cuidadores reciban apoyo. “La sanación puede encontrarse en los bosques lejanos, pero la misma sanación puede encontrarse en las granjas urbanas y en los lotes baldíos”, manifestó. “Queremos que las personas recuerden que tenemos esta relación con las plantas. Necesitamos las plantas y el suelo para nuestra salud. No importa lo que lleve a la gente al jardín, una película, una cita, un concierto, es irrelevante. Queremos que las personas recuerden que estos espacios son importantes para todos nosotros”.

Anuncio

Para Meadow Carder-Vindel, que vive en su propiedad con cuatro generaciones de su familia, el jardín es fundamental para su salud y la de sus visitantes. “Tenemos la suerte de contar con este espacio”, afirma. “Nos parece bien compartirlo”.

Los propietarios de GreenStone Farm and Sanctuary posan para un retrato familiar.
Los propietarios de GreenStone Farm and Sanctuary posan para un retrato familiar. De izquierda a derecha, Eric Vindel con su hijo Osani, Meadow Carder-Vindel, la madre de Meadow, Channa Grace y la hija de Eric y Meadow, Andrea, con su hijo Jru’Angelo Larrazabal.
(Dania Maxwell / Los Angeles Times)

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio