Advertisement

Y ahora comienza el trabajo más difícil

Todo mundo parece tener una opinión sobre el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles.

Algunos críticos consideran que el sistema escolar esta tan desesperado que ellos mismo están tratando de desmantelarlo. Otros dicen que es muy tarde.

Advertisement

Para en la inauguración del año escolar, el martes pasado el L.A. Unified se presento próspero, renaciendo y con vitalidad. En algunos de los eventos a lo largo del día los funcionarios mostraron lo mejor.

La escuela secundaria El Sereno ofrece clases en Mandarín para la mayoría de sus estudiantes latinos y es anfitrión de un programa que realiza en conjunto con USC para pagar la inscripción de aquellos estudiantes que se gradúan de preparatoria.

"El habla tres idiomas", dijo Irma Henríquez, orgullosa de su hijo Nelson de 13 años. "Imagínese cuántas puertas se le abrirán en el futuro".

En la escuela elemental Vine en Hollywood, los padres tienen la oportunidad de hacer preguntas a Steve Zimmer, presidente de la junta escolar y también de manifestar sus quejas sobre algunas cosas.

Liliana Rodriguez le dijo a Zimmer que tiene que hacer algo en lo que respecta a los almuerzos escolares que sirven en la cafetería.

"Muchas veces mis hijos no quieren comer en la cafetería porque la comida es congelada", dijo Rodriguez.

El nuevo director Kurt Lowry esta decido a responder. Inmediatamente hizo una llamada a servicios de salud para hablar sobre las comidas congeladas y mal cocinadas. También hizo una llamada a los conserjes en cuanto se le alerto de que no había jabón en los baños de los alumnos de preescolar.

El distrito llevo a los medios de comunicación al centro de comando en donde se archivan electrónicamente los registros de los estudiantes y que el año pasado falló y dejando a las escuelas en un caos con estudiantes sin poder entrar a clases.

El programa que lleva por nombre Mi Sistema de Información Integrado Estudiantil o MISIS por sus siglas en inglés, estaba trabajando el martes. Arreglarlo costo $133 millones de dólares y se destinaron 80 millones extras para este año.

"El distrito está renaciendo", dijo el superintendente de las escuelas de Los Ángeles Ramon. C. Cortines, quien se hizo cargo del puesto en el otoño pasado. "Hace un año el inicio de clases fue un desastre. Y creo que se puede arreglar… tengo la esperanza de que  (los padres) estén dispuestos a decir: 'probablemente podríamos confiar en el distrito nuevamente'".

Pero los fondos estatales no son suficientes para sostener los reclamos. Muchos maestros de las escuelas de adultos fueron despedidos y muchos se preguntan si el distrito puede permitirse el aumento de sueldo.

La falla en el sistema de registros generó transcripciones incorrectas y calculo mal las calificaciones, -el promedio de puntos-, entre otros problemas.

Justin Fernandez, un estudiante junior, dijo que enfocarse en Jefferson ha beneficiado a la escuela.

"Pusieron a los estudiantes en los lugares correctos", dijo. "No he visto a ninguno con errores en sus horarios y la escuela está recibiendo mucha atención".

Advertisement

El director Jack Foote se preparo para lo peor, imprimió las listas de asistencias para en caso de que por ejemplo se presentara un apagón, estar preparado.

Se han presentado problemas técnicos menores. El estudiante del onceavo grado Miguel Figueroa dijo que necesita una clase de español más avanzada de la que está recibiendo. Otro estudiante dijo que él quiere ROTC como clase optativa pero que no está en su horario.

En general, el sistema funciono como debía hacerlo. "Ya no es que ya no funciona" o "me gustaría poder tener la asistencia", o "me gustaría saber cuántos estudiantes tengo en mi clase", dijo Katherine Harrison, maestra de historia.

El distrito destaco el papel de la preparatoria Cleveland en el Valle de San Fernando, donde las humanidades envían a los estudiantes a algunas de las mejores universidades del país.

En la escuela primaria 186 th Street en Gardena, Lisa Harmison, maestra senior, superviso el caos organizado. La clase de preescolar de 24 estudiantes fue dividió en dos grupos, a cada uno se le asigno un color y se rotaron entre las estaciones.

El desajuste entre la diversidad de estudiantes y maestros del LAUSD

En el primero, los niños usan bloques en el juego libre, sentados en una alfombra que tiene impreso el alfabeto, aprender a tocar juntos para construir habilidades sociales. En el segundo, los estudiantes trabajaron de forma independiente, pegando piezas de papel que anteriormente ya habían sido cortadas para hacer un búho, la mascota de la escuela. El objetivo era aprender a seguir instrucciones.

En la tercera mesa, alumnos juntaron las piezas de colores con las que estaban en forma de papel, un ejercicio relacionado con matemáticas.

"En preescolar seguir patrones es muy importante", dijo Dean Tagawa, administrador senior. Esta actividad sienta las bases para los conceptos matemáticos más adelante, dijo.

Algunos de los estudiantes de entre 4 y 5 años de edad estaban en un salón de clases, por primera vez, y se notaba - Harmison los redirigió constantemente a sus grupos. Ella sacó a uno de los niños de la  cocina de juguete construida de madera y lo envió a la zona de biblioteca.

Una de sus mayores preocupaciones en el llamado 'kindergarten de transición',  es lo largo del día: los niños no tienen tiempo para dormir la siesta.

Los esfuerzos del departamento de relaciones públicas de Los Ángeles Unified no han podido convencer a algunos líderes cívicos y filántropos que han perdido la fe en el sistema. Un grupo liderado por la Fundación Eli y Edythe Broad está tratando de ampliar rápidamente el número de escuelas 'charter' que operan de manera independiente, lo que podría reducir el tamaño del sistema escolar y hacer frente a la disminución en el número de inscripciones a las que ya se enfrenta.

La profesora de historia de Jefferson, Susan Ferguson dijo que sería un error renunciar a las escuelas como la de ella. Los estudiantes dependen de ella.

A pesar de que los problemas de horarios llevaron a las protestas estudiantiles, dijo ella, "los niños querían volver aquí. Ellos querían sus clases. Ellos quieren educación. Ellos quieren lo mejor para sí mismos y se lo merecen".

howard.blume@latimes.com Twitter: @howardblume

sonali.kohli@latimes.com Twitter: @Sonali_Kohli

Traducción por Diana Cervantes.

Advertisement
Advertisement