Advertisement

Todos vivimos en la California de Jonathan Gold

Todos vivimos en la California de Jonathan Gold
Jonathan Gold en una escena de la película “City of Gold”. (City of Gold)

En los próximos días se escribirá mucho sobre el crítico gastronómico de Los Angeles Times, Jonathan Gold, sobre su talento para encontrar la mejor comida en el sur de California, incluso si se escondía en un centro comercial o un camión; sobre cómo un niño judío se convirtió en el cronista de los inmigrantes de Los Ángeles al informar sobre sus cocinas; sobre los leales lectores que inundaron restaurantes después de que Gold los elogiara; sobre un estilo en prosa tan vívido que sigue siendo el único columnista de comida que ha ganado el Premio Pulitzer por sus críticas.

Pero el sur de California no solo perdió a su mejor escritor gastronómico. Cuando el hombre que yo y tantos otros llamábamos Sr. Gold falleció el pasado 21 de julio, de cáncer de páncreas, perdimos a una de nuestras más grandes y más importantes voces literarias. Era un tipo de escritor que nunca habíamos visto antes, y que probablemente no volveremos a ver: Gold no fue un impulsor de la sacarina como Charles Fletcher Lummis o los influyentes de Instagram; un cronista de las calles de Los Ángeles que nunca creyó en las oscuras pesadillas de Raymond Chandler o Mike Davis; una superestrella que nunca buscó el auto engrandecimiento; un nerd que podía incluir una referencia a Beyoncé en una de sus reseñas.

Se merece un lugar en el panteón de los escritores de Los Ángeles, junto a Charles Bukowski, Walter Mosley y Luis J. Rodríguez. Sus columnas tienen la misma importancia sobre nuestra época y lugar como los ensayos de Joan Didion, o como "El Día de la Langosta" (The Day of the Locust).

Fue a través de su trabajo en The Times y LA Weekly que el resto del país descubrió el sur de California que hoy en día recibe promoción, un centro dinámico, joven y multicultural que mantiene un control absoluto de la unidad a través de la comida que hacemos y compartimos. Nuestra comida en sus manos se convirtió en el prisma a través del cual las personas de fuera finalmente pudieron ver el verdadero sur de California.

Advertisement

Otros proclamaron sobre este sur de California mucho antes que Gold, por supuesto. Pero ninguno tenía su posición, o su atractivo principal.

Su fuerza radica en el hecho de que escribió como alguien agradecido de que Los Ángeles de hoy no era Los Ángeles de su juventud: una ciudad protestante, blanca, donde las contribuciones más importantes a la escena gastronómica de los Estados Unidos fueron los imperios de comida rápida y las cafeterías. Pero también incursionó en la comida como un novato perpetuo: un violoncelista de oficio y alguien quien inmediatamente fue señalado como un desconocido que necesitaba demostrar su buena fe al hacer las cosas bien.

Siempre lo hizo.

Gold se hizo famoso originalmente al convertirse en uno de los primeros escritores gastronómicos en el país en evitar en gran medida los restaurantes de alta gama y visitar los llamados agujeros en la pared. Desafió a los lectores adinerados a abandonar su nerviosismo y comer grillos fritos oaxaqueños, sopa tailandesa de útero de cerdo o bebidas fermentadas peruanas en restaurantes donde podrían ser la única gente blanca.

Advertisement

Pero Gold hizo algo más que obsesionarse con la comida. Era un antropólogo aficionado del sur de California, documentando los vecindarios étnicos y a los nuevos inmigrantes mucho antes de que sus colegas tomaran nota. Si bien nuestra administración presidencial cree que los inmigrantes afectan negativamente a la cultura estadounidense, Gold no solo celebró las nuevas oleadas de personas que llegaron a la región, sino que también explicó cómo su comida servía de puente para que todos nosotros aprendiéramos unos de otros.

Olvídate del privilegio, Gold constantemente predicó: estos "extranjeros" son californianos del sur como tú. Entonces come.

Una vez que se convirtió en una voz nacional, Gold se aseguró de compartir toda la atención. En los muchos perfiles sobre él, siempre se aseguraba de nombrar a los nuevos escritores, nuevos chefs y nuevas tendencias con la esperanza de que su aprobación les traería éxito.

Casi siempre lo hacía.

Advertisement

Gold podría haber alcanzado cosas más grandes y mejores. Pero su elección de seguir siendo un crítico gastronómico para un periódico diario le permitió ser el cambio que quería observar. Entonces vivimos en el sur de California que Gold predijo y documentó en sus reseñas.

Es el lugar donde mi madre mexicana va a un mercado libanés en Garden Grove porque tienen mejores precios que la tienda latina de la esquina de la calle. Donde comemos Pho para el desayuno, pollo caliente para el almuerzo, pupusas para la cena y a altas horas de la noche, burritos de un camión de tacos solo por el placer de hacerlo.

Y es el lugar donde yo y otros escritores de color fuimos motivados para formar parte del periodismo gastronómico. Nos inspiramos porque crecimos con Gold, y llevamos copias de su colección de 2000 reseñas, "Counter Intelligence", como una Guía Thomas a través de los vecindarios, poniendo una marca en cada punto que visitamos.

La gente solía visitar el sur de California por el clima, la playa y Disneyland. Pero ahora una gran atracción es la comida. Y eso es todo gracias a Gold. No llores su muerte demasiado tiempo. La mejor forma en que podemos honrar su legado es viviendo en el sur de California que el quería que todo Estados Unidos conociera: un gran, multicolor y siempre delicioso plato de estofado. O un plato de fesenjan. O un taco gigante. Entonces come.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement