Advertisement

La contratación de Lakers de LeBron James, comenzó con un sueño de Jerry Buss

La contratación de Lakers de LeBron James, comenzó con un sueño de Jerry Buss
Los Angeles Lakers owner Jerry Buss poses with the NBA Championship trophy in 1980. NOTE TO USER: User expressly acknowledges that, by downloading and or using this photograph, User is consenting to the terms and conditions of the Getty Images License agreement. (Rich Pilling / NBAE/Getty Images)

Hace ocho años, Jerry Buss tuvo un sueño.

LeBron James jugando como Laker.

Advertisement

Fue en el verano de 2010 y los Lakers no iban a tener agentes libres. Acababan de ganar su decimosexto campeonato, venciendo a sus odiados Celtics de Boston. Ellos tenían ya su equipo completo. Y además, no tenían más dinero para agregar a un jugador estrella.

Buss pensó en llamar a James de todos modos. Durante el almuerzo con sus hijos, él mencionó la idea.

Advertisement

"Sería bueno conocerlo", le dijo su hijo Joey.

Las reglas de la liga permitían a los equipos reunirse con cualquier agente libre. ¿Por qué reunirse con James para presentarle la visión de los Lakers? ¿Por qué no sembrar las semillas de una futura sociedad?

"LeBron siempre fue alguien en quien estaba interesado", dijo la hija de Buss, Jeanie, copropietaria de los Lakers.

La idea tardó ocho años en materializarse. La reunión de 2010 nunca sucedió. Dos años más tarde, después de que James ganara su primer campeonato, el patriarca de la familia Buss estaba sumido en una enfermedad que finalmente le arrebató la vida.

Advertisement

Jerry Buss nunca vio a James convertirse en tres veces campeón, un salvador en Cleveland y un magnate del entretenimiento. Tampoco vio al equipo que dirigió en 10 campeonatos caer en las profundidades de los últimos cinco años. No vio a tampoco a un jugador que fuera como un hijo suyo, Magic Johnson, volver a la franquicia en un esfuerzo por evitar que el equipo siguiera cayendo.

La recuperación ha sido dolorosa y no está completa aún. Pero ocho años después de que Buss sugiriera por primera vez que James debería ser un Laker algún día, ya lo es. Su llegada es un faro de luz que asegura a los fanáticos que la franquicia se mueve en la dirección correcta.

"Nos sentimos muy bien", dijo Jesse Buss, el hijo menor de Jerry, quien es el asistente del gerente general y director de exploración de los Lakers. "Se siente como si finalmente hubiera sucedido".

La decisión de James es un inicio, un posible primer paso en la curación de una franquicia que tiene un gran pasado.

ADN de estrellas

Las Superestrellas siempre han sido parte del ADN de los Lakers.

Jerry Buss pensó que teniendo un jugador o entrenador famoso, haría todo más fácil. Especialmente el negocio de ganar campeonatos.

Es lo que lo entusiasmó tanto en 1996 cuando el entonces gerente general Jerry West le contó sobre un adolescente llamado Kobe Bryant. Buss estaba de vacaciones con sus hijos más pequeños en el Royal Hawaiian, cuyo personal conocía tan bien a la familia que dejaban que los niños guardaran sus juguetes en el hotel entre viaje y viaje. Corrió de ida y vuelta desde la playa en busca de actualizaciones de West.

Advertisement
LeBron James #6 of the Miami Heat greets fans as he is introduced during a welcome party at American Airlines Arena on July 9, 2010 in Miami, Florida.
LeBron James #6 of the Miami Heat greets fans as he is introduced during a welcome party at American Airlines Arena on July 9, 2010 in Miami, Florida. (Doug Benc / Getty Images)

Ese verano también contrató a Shaquille O'Neal, quien soñó con el estrellato de los Lakers desde la primera vez que vio una sala llena de celebridades mirando con asombro a Magic Johnson.

Johnson recuerda lo encantado que estaba Buss con la idea de asegurar a O'Neal.

"Era como un niño pequeño", dijo Johnson. "No podía esperar para estar frente a Shaq. He pasado por muchas ocasiones cuando estábamos reclutando chicos y pude ver lo animado y emocionado que estaba".

A Buss le encantaba contarles a los jugadores estrella sobre su visión. Su capacidad de reclutamiento, más los hábiles movimientos de los ejecutivos que contrató, ayudaron a traer algunas de las estrellas más importantes de la liga a Lakers.

El dueño mostró esa confianza la primera vez que conoció a Johnson. La estrella del torneo NCAA había sido reclutada en el equipo, pero Buss sabía que a Johnson le encantaría ser un Laker.

A medida que pasaban los años, Johnson a veces hablaba con agentes libres para contarles cómo era. Fue una buena preparación para un momento en que la franquicia lo necesitaría para vender.

Bryant casi se fue antes de sus dos campeonatos finales, pero Buss prometió que podría construir otro equipo campeón. Envió un telegrama  asegurándolo así.

"El día que intercambiamos por Pau [Gasol], Kobe llamó y dijo: 'Puedo ganar un campeonato con él'", recordó Jesse Buss.

Ganaron dos, en 2009 y 2010.

Ese verano, James dejó Cleveland por Miami, se unió a Chris Bosh y Dwyane Wade para crear un súper equipo. Se reunió con los Knicks de Nueva York, Nets de Nueva Jersey, Clippers, Cavaliers, Heat y Bulls de Chicago.

Dos años más tarde, después de que James ganara su primer campeonato, los Lakers trajeron a dos jugadores con la intención de recargar sus esperanzas de conseguir un  título: Dwight Howard y Steve Nash. Esos movimientos agotaron los recursos del equipo para los siguientes años y no produjeron los campeonatos esperados.

Jerry Buss murió de insuficiencia renal el 18 de febrero de 2013.

En busca de un 'Superman'

Howard salió en la agencia libre ese verano. Los Lakers finalmente terminaron de pagar por el intercambio que les trajo Nash cuando su selección de primera ronda en 2018 fue para los 76 de Filadelfia.

Mientras tanto, la estrella de James se hizo cada vez más brillante. Estuvo en la final todos los años con el Heat, ganando dos campeonatos. Entonces llegó el momento de convertirse en agente libre de nuevo.

En 2014, los Lakers hicieron su primer intento serio con James.

Habían ido 27-55 la temporada anterior con Mike D'Antoni como entrenador, los años de campeonatos se iban alejando en el espejo retrovisor.

Para prepararse para el mercado de agentes libres de ese verano, recurrieron a Hollywood. Con la esperanza de atraer a Carmelo Anthony, le preguntaron a Joel Silver, que produjo películas como "Die Hard" y la franquicia "Lethal Weapon", para crear un avance de la vida de la estrella de los Knicks. Fue narrado por el actor Tobey Maguire.

Anthony se reunió con los Lakers durante 2 horas y media en la oficina de Jeanie Buss. Más tarde el mismo día, el gerente general Mitch Kupchak y el jefe de operaciones Tim Harris abordaron un vuelo nocturno a Cleveland para reunirse con el agente de James, Rich Paul. Kupchak le explico la visión que tenían. Le pidió a Harris que viniera en caso de que hubiera preguntas comerciales.

"Nunca antes había visto a Rich", dijo Harris. "Tenía curiosidad sobre cómo funcionaba el negocio de los Lakers".

Silver también hizo un video para James, también narrado por Maguire. Pero la reunión de los Lakers con Paul fue simple; el video nunca fue mencionado porque era para James.

James se reunió personalmente con dos equipos: el Heat para decir adiós y los Cavaliers para decir que regresaría.

Fue un verano terrible para los Lakers.

Anthony se quedó en Nueva York. Incluso Gasol siguió adelante, rechazando la oferta de los Lakers.

Se poncharon de nuevo en 2015 y en 2016, otorgando contratos inflados a Timofey Mozgov y Luol Deng cuando otros agentes libres eligieron irse a otro lado.

Se perdieron los playoffs cinco años seguidos.

Advertisement

"Perderse los playoffs durante tantos años fue devastador", dijo Jesse Buss.

Kupchak, que había estado en la organización durante 31 años, no sobrevivió como gerente general, y Jim Buss se perdió una muerte autoimpuesta para revivir a los Lakers como vicepresidente ejecutivo de operaciones de básquetbol. Una lucha legal familiar se produjo antes de que Jeanie, la hija mayor entre seis hermanos, pudiera afirmar el control del equipo.

Vivir del recuerdo

Durante la temporada 2016-17, Jeanie, Joey y Jesse Buss fueron a cenar con Johnson. Con la franquicia en una espiral descendente, Jeanie se sentó con su viejo amigo en el Palms de Beverly Hills y escuchó mientras les decía a sus hermanos, ambos más de 20 años más jóvenes, historias sobre cómo era su padre antes de que nacieran.

"Ese es el tipo de historia que no puedes [crear]", dijo Jeanie. "Eso es un regalo. Solo fue un buen momento para pasar el tiempo y hablar sobre la filosofía de cómo mi papá veía las cosas con los Lakers. Se sintió cómodo".

Joey había pensado durante años que los Lakers necesitaban a alguien que reemplazara el papel que su padre desempeñó en la construcción de los grandes equipos Oro-Púrpura.

"Papá fue el elemento de reclutamiento", dijo Joey. "El elemento carismático".

Johnson podría llenar ese papel. Jeanie lo contrató para ayudar a calmar la tormenta, primero como un consultor para cerrar una brecha creciente entre ella y su hermano Jim. Entonces, cuando eso no funcionó, para reemplazar a Jim.

Earvin "Magic" Johnson arrives at a memorial service for Jerry Buss in Los Angeles. Johnson is calling upon NBA Commissioner Adam Silver to "come down hard" on Los Angeles Clippers owner Donald Sterling, who is alleged to have made racially charged comments. Johnson was a subject of the comments Sterling allegedly made on an audio recording obtained and released by TMZ.
Earvin "Magic" Johnson arrives at a memorial service for Jerry Buss in Los Angeles. Johnson is calling upon NBA Commissioner Adam Silver to "come down hard" on Los Angeles Clippers owner Donald Sterling, who is alleged to have made racially charged comments. Johnson was a subject of the comments Sterling allegedly made on an audio recording obtained and released by TMZ. (Reed Saxon / AP)

El verano pasado, los Lakers parecían en el camino hacia la estabilidad. Seleccionaron tres jugadores en la primera ronda: Lonzo Ball, Kyle Kuzma y Josh Hart. Su joven núcleo se mostró prometedor durante la temporada. La propiedad permaneció comprometida con el entrenador Luke Walton. Y de repente comenzó a filtrarse la voz de que los agentes libres tenían interés nuevamente en el equipo.

Pero aún necesitaban algo del antiguo poder de las estrellas. Si realmente no pudieran atraer eso, ¿las cosas realmente habían cambiado?

Cuando Johnson llegó por primera vez a los Lakers como ejecutivo, sus ojos eran demasiado grandes para el pequeño espacio que los Lakers tenían bajo el tope salarial de la liga. Pensó que podría firmar tres agentes libres para llegar a ofertas máximas este verano. Otros le advirtieron que casi nunca había ocurrido.

A enderezar el camino

Rob Pelinka, contratado para reemplazar a Kupchak, encabezó la campaña a partir del año pasado. Los Lakers intercambiaron los tres años restantes de Mozgov con $16 millones al año, con D'Angelo Russell, que había sido elegido para la lotería en 2015. Este invierno, despejaron más espacio intercambiando a Jordan Clarkson y Larry Nance Jr. a los Cavaliers, lo que posiblemente les daría el suficiente espacio para firmar a dos estrellas.

Sabiendo el peligro de depositar demasiadas esperanzas en un jugador, nunca dijeron específicamente que iban a conseguir a James. Pero él era el objetivo, al igual que Paul George, un tirador y defensor de Palmdale que estaba registrado como un presunto Laker.

El problema fue que George se desilusionó cuando los Lakers no lo cambiaron en 2017, antes de convertirse en agente libre ese verano.

Durante un documental transmitido por ESPN, George notó que los Lakers "no lo agarraron", mientras los Pacers de Indiana lo cambiaban al Thunder de Oklahoma. Mientras los Lakers no estaban dispuestos a desprenderse de sus jóvenes estrellas para atraer a George, el Thunder entregó uno de los suyos, Victor Oladipo.

A medida que se acercaba el período para firmar a los agentes libres, Jeanie Buss se retiró de los negocios para atender un asunto personal. El 30 de junio, apagó su teléfono celular la mayor parte del día.

Cuando regresó a los negocios, se enteró de que James quería reunirse con Johnson.

Esa noche George eligió el Thunder, y no se encontró con nadie más.

"Te entristece un poco pensar que otra vez no vas a lograr el objetivo", dijo Jeanie. "Y estás pensando, oh, no, ¿va a ser otro verano en el que pensamos que teníamos una buena oportunidad de encontrar a alguien y, de repente, no se va a materializar para nosotros?".

Gran parte de la oficina principal de los Lakers planeaba reunirse en las instalaciones del equipo para el inicio de la agencia libre a las 9 p.m. el 30 de junio. Johnson, que trabaja mejor de día, no fue invitado para unirse a ellos.

Pero él estaba trabajando.

Finalmente se cumplió el sueño

Johnson se reunió con James esa noche en la casa del cuatro veces JMV en Brentwood. Johnson estaba rebosante de expectación, tan emocionado como solía estar Jerry Buss para ese tipo de reuniones. James ya se estaba inclinando hacia los Lakers, pero quería reunirse con Johnson antes de tomar su decisión final.

"El Dr. Buss fue el mejor argumento", dijo Johnson. "Y por eso estaba tratando de robar una página de su libro y tratar de traer el mejor jugador del mundo para los Lakers".

Al día siguiente, el gerente general y el presidente del equipo recibieron un mensaje de texto similar de Rich Paul: felicitaciones, junto con la animación de confeti que los iPhone envían con esa palabra.

Pelinka se preguntó si realmente significaba lo que pensaba que significaba.

Temprano en el día, mientras Johnson relataba con optimismo su reunión con James con Jeanie Buss y Walton, Pelinka estaba hablando por teléfono con el agente de la estrella, discutiendo los detalles de un posible contrato.

"Fue un shock", dijo Jeanie. "No es que no confiara, pero fue un verdadero impacto. Ahora estamos de vuelta, pensé".

Jeanie, Johnson y Pelinka recibieron una llamada telefónica de tres vías llena de alegría, exuberancia y alivio.

Recordando ese momento, Pelinka luchó por contener las lágrimas.

"Crecí en una pequeña casa en Lake Bluff, Illinois", dijo Pelinka, con los ojos enrojecidos. "Mi papá era un maestro de escuela pública".

Pelinka había sido el agente de Bryant. Luego se fue a trabajar con Johnson. Ahora él trabajaría con James. Él sollozó y silenciosamente dijo, "agradecido".

Jesse Buss fue a almorzar con amigos. Despues leyó una publicación de  James en Twitter y dejó caer su teléfono.

Componiéndose, se levantó y anunció: "Lo tenemos".

Uno de sus amigos lo abordó.

A Jeanie Buss le encanta contar la historia del primer viaje de Magic Johnson a la casa de su padre. Cómo la exestrella de Michigan State le dijo que planeaba dejar a los Lakers lo más pronto posible para jugar para sus queridos Pistons de Detroit.

Pero su padre sabía que después del día de apertura cambiaría de opinión para siempre.

"Simplemente tenía ese tipo de confianza, [ese sentimiento] de no poder esperar hasta la noche de apertura", dijo Jeanie sobre su padre. "Ver a LeBron con una camiseta de los Laker será realmente emocionante".

Advertisement

Se sentó en una silla en su oficina con la espalda hacia los recuerdos de los años de esplendor de los Lakers: Seis trofeos relucientes en el alféizar de la ventana detrás de ella, embadurnados con huellas dactilares.

Como directora del equipo, siempre ha considerado a su familia como los guardianes de los bienes cívicos de los Lakers.

"No hemos hecho nada todavía", dijo.

Pero dos días antes, Pelinka había dicho que la elección de James era la "máxima validación" de todos los movimientos que él y Johnson hicieron en el año y medio que habían trabajado juntos. Cuando se le preguntó si creía que la firma de James era una validación para instalar a Johnson como el presidente de operaciones de baloncesto de los Lakers, Jeanie dijo que sí.

"Todo lo que ha hecho es mejorar a los Lakers", dijo Jeanie. "Está tan concentrado en eso que sabes que nunca  tendría una agenda opuesta a eso. Y esa agenda coincide con lo que estaba buscando".

Encaja muy bien en la historia de la franquicia.

Jerry Buss trajo a Magic Johnson a los Lakers, y Magic Johnson les trajo a LeBron. Al hacerlo, cumplió un sueño que Jerry Buss nunca llegó a ver materializado, ocho años después de que se atrevió a decirlo en voz alta.

Advertisement
Advertisement