Advertisement

Trabajadores sindicalizados protestan en Las Vegas por sus salarios, seguridad y por el aumento del uso de robots

Trabajadores sindicalizados protestan en Las Vegas por sus salarios, seguridad y por el aumento del uso de robots
Linda Hunt y otros miembros de la protesta del Sindicato Culinario de Las Vegas el viernes en el centro de Las Vegas. (David Montero)
Después de un mes sin contrato, los empleados sindicalizados aplicaron una nueva presión a las propiedades de los casinos la semana pasada mediante la ejecución de piquetes de cientos de trabajadores en Fremont Street, en el centro de Las Vegas.
Junto con las preocupaciones sobre los salarios, los trabajadores del sindicato esperan que los nuevos contratos aborden el aumento en el uso de robots para hacer su trabajo y, a la sombra del tiroteo en masa del 2017, la seguridad.

El Sindicato Culinario de Las Vegas eligió el D Casino Hotel para hacer su declaración en la mañana, marchando principalmente bajo una amplia marquesina que ayudó a proteger a los trabajadores en un día en que las autoridades emitieron una advertencia de calor excesivo.

Las temperaturas alcanzan los 110 grados y fueron más altas por la tarde, cuando los manifestantes organizaron una protesta en el Westgate Hotel & Casino.

Advertisement

Afuera del D Casino Hotel, la gente descendió por encima de la línea de piquete en una tirolesa y los artistas callejeros bailaron y cantaron frente a una tienda de recuerdos que vendía cuatro camisetas por $10. Un kiosco al lado de los manifestantes estaba haciendo un buen negocio vendiendo corbatas llamativas, cuentas de plástico brillantes y algunas gallinas de goma.

"D Casino, mira a tu alrededor", cantaban los trabajadores. "Las Vegas es una ciudad sindical".

El sindicato, que representa a unos 57,000 trabajadores, vio los contratos vencer el 1 de junio, pero negoció nuevos acuerdos laborales con los principales propietarios de Las Vegas Strip - MGM Resorts International y Caesars Entertainment - hace unas semanas. Desde entonces, el sindicato ha estado elaborando lentamente acuerdos con otros casinos, y se ha fijado un voto para ratificar un contrato con el Stratosphere para el lunes 16 de julio.

Pero 13 propiedades que emplean a unos 8,000 trabajadores sindicalizados permanecen sin contratos, incluidos los objetivos de la protesta del viernes 13. Otros que aún están en conversaciones con el sindicato incluyen cuatro propiedades del Strip y nueve casinos en el centro de la ciudad.

Advertisement

Sin embargo, los trabajadores no están en huelga, aunque el sindicato votó antes de la expiración del contrato para autorizar una huelga. Esa votación fue abrumadora, con un 99% a favor.

"Esta es una escalada", dijo la portavoz sindical Bethany Khan. "Todavía hay algunos asuntos importantes sobre la mesa".

Los funcionarios de Westgate dijeron en un comunicado que estaban "consternados" por la decisión de montar un piquete en su propiedad. Los funcionarios del D Casino Hotel no quisieron hacer comentarios.

Amas de llave, cantineros y otros trabajadores sindicalizados protestan el viernes frente a un casino-hotel en Las Vegas en su último intento por obtener un nuevo contrato.
Amas de llave, cantineros y otros trabajadores sindicalizados protestan el viernes frente a un casino-hotel en Las Vegas en su último intento por obtener un nuevo contrato. (Regina Garcia Cano)

Entre las preocupaciones del sindicato está la automatización. Los robots han estado elevando lentamente su perfil en Las Vegas, sobre todo en el Tipsy Robot, que cuenta con dos "camareros" automatizados que se parecen a los brazos robóticos que se ven en las fábricas de automóviles.

Advertisement

Linda Hunt, una servidora de alimentos de 57 años, en El Cortez Hotel & Casino en el centro de la ciudad, dijo que estaba preocupada por la tecnología.

"Queremos asegurarnos de que no hemos perdido contra los robots", dijo Hunt. "Queremos asegurarnos de que no aparezcan la próxima semana, de que tengamos tiempo para adaptarnos y capacitarnos para nuevos empleos en los próximos cinco años".

La última gran huelga a nivel de toda la ciudad en Las Vegas, en 1984, involucró a cuatro sindicatos y duró 67 días. El Sindicato Culinario no ha autorizado una huelga aquí desde 2002. Las líneas de protesta han sido más recientes, con el sindicato organizando una frente al D Casino Hotel en 2014. Kahn dijo que nunca antes habían montado piquetes frente al Westgate.

Una de las huelgas de más alto perfil en Las Vegas fue la acción de seis años frente al hotel y casino Frontier en el Strip. Esa huelga se resolvió en 1998 después de que la propiedad del casino cambió de dueño.

Los sindicatos han estado afirmando su poder en todo el país recientemente, con maestros realizando huelgas en Virginia Occidental, Arizona y otros estados, resultando en aumentos salariales. Pero los sindicatos también sufrieron un revés con el fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos en junio pasado, que anuló las leyes que autorizaban a los sindicatos a negociar contratos y exigía a todos los empleados pagar "cuotas justas" para cubrir los costos de la negociación colectiva.

Kahn señaló, sin embargo, que el Sindicato Culinario tiene una larga historia en Las Vegas y ha trabajado con los casinos durante las recesiones de la economía, especialmente en 2008 durante la debacle financiera que paralizó Las Vegas.

Dijo que ahora que los casinos están al ras, es hora de que los trabajadores compartan los beneficios.

De acuerdo con la Autoridad de Convenciones y Visitantes de Las Vegas, 42.2 millones de personas viajaron a la ciudad en 2017, el tercer año consecutivo en que el volumen de visitantes eclipsó los 42 millones. La Junta de Control de Juego de Nevada demostró que el total de ganancia de juego del estado superó los $1,000 millones durante tres meses consecutivos este 2018.

Los funcionarios del sindicato también buscan agregar protecciones para los trabajadores bajo un nuevo contrato, especialmente a la luz de las leyes de inmigración más duras y el tiroteo masivo en Las Vegas del otoño pasado, que mató a 58 y dejó cientos de heridos.

Kahn dijo que el sindicato quiere que las propiedades de casinos restantes sin contrato acepten proteger a los trabajadores que podrían ser arrasados por la custodia del Servicio de Inmigración y Aduanas si pierden el estatus de trabajador temporal. Dijo que si se aprueban las leyes de inmigración y se resuelve el estatus legal de los trabajadores, el contrato debería permitirles regresar a sus empleos.

El tiroteo masivo, en el que Stephen Paddock abrió fuego desde su suite en el piso 32 en el Mandalay Bay Resort and Casino, sacudió a muchos trabajadores, y el contrato exige botones de pánico obligatorios para el personal.

Marc Morgan, de 58 años, quien ha sido botones en el D Casino Hotel durante cuatro años, dijo que después del tiroteo hubo una sensación de nerviosismo, señalando que Paddock había recorrido Life is Beautiful, un festival de música y arte al aire libre en el centro de la ciudad, como un posible objetivo antes de decidirse por el festival de música country Route 91 Harvest.

"No tenemos botones de pánico ahora, pero deberíamos", dijo Morgan. "Es en beneficio de todos tener ese tipo de medidas de seguridad en su lugar".

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement