Advertisement

El abultado presupuesto militar ha generado empleos en una fábrica de tanques y ha arrojado buenas ganancias políticas a Trump

El abultado presupuesto militar ha generado empleos en una fábrica de tanques y ha arrojado buenas ganancias políticas a Trump
Los tanques restaurados ‘Abrams’ en la fábrica propiedad del Pentágono en Lima, Ohio, son cargados en vagones para su envío. (David S. Cloud / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

Llegan oxidados, como cáscaras de acero corroídas que fueron abandonadas hace años. Pero después de una restauración detallada por parte de soldadores y maquinistas recién contratados en una fábrica del Pentágono, aquí en el noroeste de Ohio, salen de la línea de ensamblaje como nuevos. Son los tanques Abrams M1A2 de 80 toneladas para el ejército de EE.UU.

La planta de tanques de Lima, un extenso complejo que comenzó a construir tanques en los primeros días de la Segunda Guerra Mundial y estuvo a punto de cerrar hace cinco años, está en auge gracias a más de $ 2 mil millones autorizados en el presupuesto récord del Pentágono, para restaurar vehículos blindados.

Advertisement

La fábrica produce 11 tanques actualizados por mes, frente a solo uno por mes hace un año, tal vez el ejemplo más claro de cómo los fuertes aumentos de los gastos militares bajo el presidente Trump están cayendo en cascada a través de la economía.

"Hace un par de años, había mucha gente preocupada por el cierre de la planta", dijo Brian Hahn, un ejecutivo de la planta. "Ahora el panorama se ve mucho mejor para los trabajadores".

Advertisement

La decisión de mejorar los "rusties" es un cambio abrupto para el Ejército, que hace seis años le dijo al Congreso que no necesitaba más tanques Abrams porque los vehículos blindados pesados tenían un valor limitado en las guerras no convencionales que estaba luchando contra grupos militantes e insurgentes.

La historia del resurgimiento de tanques envejecidos también destaca la importancia del gasto del Pentágono para las perspectivas de reelección de Trump y los límites de esa estrategia.

Trump ganó fácilmente a Ohio en las elecciones de 2016, superando ampliamente a Hillary Clinton en áreas rurales y pueblos pequeños como Lima. Sigue siendo un campo de batalla crítico para 2020, en medio de temores republicanos de que el estado podría inclinarse hacia los demócratas a menos que Trump pueda generar empleos para decenas de miles de obreros.

La planta de Lima, la última gran fábrica de tanques de Estados Unidos, es un amplio complejo industrial. Tiene techos de 60 pies de altura, enormes grúas, láseres y prensas para mover y cortar las placas de acero, cuerpos de tanques descomunales y torrecillas que se mueven a lo largo de una línea de ensamblaje.

Advertisement

El apoyo de Trump estuvo en exhibición recientemente cuando gigantescas grúas aéreas transportaron los sólidos cascos de acero por una línea de ensamblaje constituida por docenas de trabajadores. Algunos llevaban camisetas verde oliva de United Auto Worker con el lema de Trump: "Drain the Swamp", impreso en la parte posterior.

General Dynamics Land Systems, con sede en Sterling Heights, Michigan, construye el Abrams y opera la planta para el Pentágono. En los últimos meses ha dado a conocer que está en busca de soldadores, maquinistas y otras posiciones. Sus reclutadores se han desplegado en ferias de empleo en Indianápolis; Dayton, Ohio; y Cincinnati.

"Es muy posible que veamos nuevos residentes que se muden a ocupar esos puestos", dijo David J. Berger, alcalde de Lima, una ciudad de 83,000 habitantes que ha perdido aproximadamente 8,800 empleos en la industria de defensa desde mediados de la década de 1990. "Estos son empleos bien remunerados y calificados, y cualquiera con habilidades de soldadura se sentirá tentado por esas posiciones".

Una encuesta realizada en junio por la Universidad de Quinnipiac descubrió que los votantes de Ohio desaprueban el desempeño de Trump por un margen del 54 al 43 por ciento, con una calificación de desaprobación tres puntos porcentuales más alta entre los votantes independientes.

Después de años de luchar contra los insurgentes y las guerrillas en Irak, Afganistán y otros lugares, en 2017 una nueva estrategia de seguridad nacional pidió que el Pentágono cambie su enfoque para prepararse para una guerra convencional contra Rusia, China u otras potencias militares importantes. Trump propuso grandes alzas en los gastos del Pentágono para nuevos buques de guerra, aviones de combate, tanques y otros equipos, una gran ayuda para las plantas de defensa y contratistas en todo el país.

El empleo en la planta de Lima se ha duplicado de 300 a 600 puestos en los últimos dos años. Todavía está lejos de los 3,800 puestos de trabajo que había durante el desarrollo del programa de defensa de la era Reagan en la década de 1980, pero es probable que crezca a medida que aumente la producción debido al excesivo gasto militar de Trump.

"Nuestra fuerza de trabajo sube y baja y, a veces, es difícil mantener una fuerza laboral especializada cuando se pasa constantemente de 1,000 a 300 empleados y viceversa", dijo Craig Mack, presidente de UAW Local 2147, que representa a los trabajadores de la planta.

La planta se ha estado agonizando durante tanto tiempo que muchos trabajadores que han sido despedidos se han mudado o retirado, dijeron las autoridades. Todos los nombres en la lista del sindicato de trabajadores despedidos ya han sido recontratados, dijeron los administradores de la fábrica.

Advertisement

"La amenaza de pérdida de ingresos debido al despido ha permanecido como una carga muy pesada y durante muchos años sobre nuestra membresía", dijo Henry Bertog Jr., trabajador de la planta y representante sindical. "Con el trabajo que está llegando, la amenaza de quedarse sin empleo, se está alejando".

El dinero comenzó a fluir después de que los asesores de Trump elaboraron un plan en 2017 para construir una versión mejorada del tanque Abrams, que se desarrolló por primera vez en la Guerra Fría y se ha mejorado varias veces desde entonces. Los senadores de Ohio Rob Portman, republicano, y Sherrod Brown, demócrata, aprobaron una asignación de $ 1,080 millones para la última versión del tanque Abrams.

Otros $ 1,500 millones están siendo asignados por el Congreso este 2018.

Eso es suficiente para pagar al menos 205 tanques rediseñados, que han sido equipados con un nuevo sistema de radio, un generador mejorado para operar nuevos equipos electrónicos, un mejor blindaje y un dispositivo que permite al artillero cambiar las configuraciones de disparo del arma principal.

"Los países de todo el mundo, incluidos los potenciales adversarios, continúan invirtiendo en blindajes que desafían la fuerza y la supremacía de nuestras brigadas blindadas", dijo Portman cuando el Congreso aprobó el dinero en marzo. "El tanque más nuevo de Abrams" está "diseñado para revertir esos avances".

Pero los críticos dicen que la última actualización es demasiado costosa, no mejora sustancialmente la letalidad del tanque y aumenta su peso a cerca de 80 toneladas, demasiado pesados para los camiones de transporte del Ejército, sin mencionar muchos puentes y otra infraestructura.

"Si no agrega nuevas capacidades, entonces solo estamos desperdiciando dinero, y me temo que eso es lo que estamos haciendo aquí", dijo Dan Grazier, ex oficial de tanques marinos que ahora trabaja en el Proyecto de supervisión gubernamental, una organización sin fines de lucro de Washington que critica los gastos del Pentágono.

El Abrams ha sido el único tanque de batalla del Ejército desde la década de 1980, que estuvo en servicio en la Guerra del Golfo de 1991 y la invasión de Irak en 2003. Se ha utilizado en cantidades mucho menores en Afganistán y en la ocupación de Irak. Cientos han sido vendidos a Arabia Saudita, Egipto y otros aliados de EE.UU.

Advertisement

La fábrica ubicada en Lima los ha construido desde el principio, a través de décadas de auge y caída. La planta se mantuvo a flote después de la reorganización de 2012, cuando se reestructuró la fábrica para producir vehículos Stryker.

El último Abrams construido desde cero fue en 1996.

Después de que el ejército declaró que tenía suficientes tanques en 2012 y el Pentágono discutió el cierre temporal de las instalaciones de Lima, el presidente de la Cámara Paul Ryan (R-Wis.), luego candidato republicano a la vicepresidencia, condenó la idea durante un acto de campaña en Lima, donde acusó a la administración de Obama de querer "destripar al sector militar".

La planta solo sobrevivió porque la delegación del Congreso de Ohio presionó y obtuvo fondos para 200 tanques adicionales que el Pentágono dijo, mantendría almacenados, aunándose  a los miles de tanques Abrams desarmados alineados uno al lado del otro en el enorme Depósito Sierra Army en Herlong, California.

Las autoridades del ejército planean usar el nuevo Abrams de la fábrica de Lima para equipar dos brigadas de tanques. Pero también están trabajando en el diseño de una nueva generación de vehículos blindados, atemperando su entusiasmo por un tanque de 40 años de antigüedad, incluso en su versión mejorada.

"El Abrams entró en servicio cuando fui comisionado como segundo teniente", dijo el general Mark Milley, jefe de personal del ejército, al Comité de Servicios Armados del Senado en abril. "Fundamentalmente están al final de su vida útil".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement