Advertisement

En la era de Trump, hay una delgada línea entre el racismo y la libertad de expresión, incluso en los juegos de fútbol

En la era de Trump, hay una delgada línea entre el racismo y la libertad de expresión, incluso en los juegos de fútbol
Los carteles en las gradas de la Escuela Secundaria Aliso Niguel del Condado de Orange, cuyo equipo de fútbol enfrentó al de Santa Ana, mezclan mensajes de patriotismo y apoyo para el presidente Trump. (Proporcionado por Jeff Bishop) (Los Angeles Times)

Tal vez en otro momento, la escena en un partido de fútbol de la escuela secundaria del Condado de Orange podría haber tenido un significado diferente: los fanáticos del equipo local vestidos de rojo, blanco y azul coreando "¡USA! ¡USA!" después de un touchdown.

Pero esta es la era de polarización del presidente Trump, en la que se enfrentan 'ellos contra nosotros', de cuentas virales de retórica racista e intimidación en las escuelas, todo en un campus donde el equipo local es mayoritariamente blanco, mientras que el equipo visitante es casi completamente latino.

Advertisement

El Southern Poverty Law Center ha recopilado anécdotas inquietantes en todo el país: estudiantes blancos en Arizona levantando una bandera confederada durante una asamblea, una maestra de secundaria de Georgia diciendo a sus alumnos que repitieran una frase ofensiva contra las mujeres y bromeaba diciendo que "los estudiantes latinos deberían ser devueltos a México".

En un análisis de 472 casos de odio y prejuicio en escuelas K-12 en los últimos tres años, Education Week y ProPublica encontraron que "la mayoría de los incidentes ocurridos en las escuelas entre enero de 2015 y diciembre de 2017 se dirigieron a estudiantes negros y latinos, así como a judíos y musulmanes".

Advertisement

Las cosas que ocurrieron el viernes 7 de septiembre en el juego entre las escuelas de secundarias de Aliso Niguel y Santa Ana siguen en disputa. Pero lo que sucedió allí -y el furor que siguió- resalta el actual debate a menudo en el borde de la delgada línea del patriotismo, la insensibilidad racial o racismo, y lo que califica dentro del concepto protegido de libertad de expresión.

Los estudiantes de Aliso Niguel también mostraron uno o más letreros que decían "Nos gusta White". La escuela dijo que el letrero toma un matiz involuntario fuera de contexto, que también había carteles que decían "We like Red" y "We like Blue". "Todo fue para celebrar la bandera. Otro signo, verificado en una foto, es menos ambiguo. Decía: Vamos a TRUMPearte".

En una nota de lunes a los padres, la directora de Aliso Niguel, Deni Christensen, dijo que los administradores estaban en el proceso de eliminar esos carteles antes de que el director de Santa Ana, Jeffrey Bishop, se quejara con ella y amenazara con sacar a su equipo del campo.

Christensen dijo que su personal también eliminó un letrero pro Obama así como una pancarta, desplegada más tarde, que decía "Trump 2020". Dijo que los administradores también les pidieron a los estudiantes que detuvieran los cánticos de "¡USA! ¡USA!"

Advertisement

Hubo informes de que los estudiantes también gritaron "Construye el muro" y sostuvieron un letrero con ese mensaje, pero esos informes son fuertemente cuestionados por algunos de los asistentes.

Lo que los estudiantes dicen y cómo lo dicen, en una escuela, y como ciudadanos que participan en una democracia, siempre ha sido un tema de debate en las clases de educación cívica y en la configuración de las reglas escolares.

Pero el discurso y las acciones de los estudiantes han asumido una mayor prominencia en tiempos de discordia como en la era de los derechos civiles y durante la Guerra de Vietnam. En estos días, a medida que el discurso político se ha vuelto cada vez más radical, los educadores intentan enfatizar los momentos de enseñanza en todas las situaciones posibles.

"Tienes que enseñar a los estudiantes a comprender. ... sí, tienen derecho a la libertad de expresión, pero no tienen derecho a degradar a otras personas", dijo Rick Weissbourd, profesor de educación de Harvard y director de la facultad del proyecto Making Care Common de Harvard, que lidera proyectos para tratar de promover la amabilidad sobre la intimidación.

Un estudiante tiene el derecho legal de usar una camiseta que muestre su apoyo al presidente Trump y cantar "¡USA!". Esto no sería extraño en un partido de fútbol de la Copa Mundial. Pero el contexto es importante, dijo la profesora de derecho de USC, Jody Armor.

El canto fácilmente puede convertirse en "la militarización del patriotismo", dijo Armor. "Lo estás usando como una forma de insinuar que la gente del otro equipo no es realmente uno de nosotros. ... que no son realmente estadounidenses".

Numerosos expertos han expresado su preocupación de que las palabras y políticas de Trump puedan inspirar intimidación o acoso.

The Washington Post informó sobre una escuela de secundaria en Michigan, donde los estudiantes comenzaron a cantar "¡Construye la pared!" durante el almuerzo.

Advertisement

Pero lo que los niños dicen y lo que entienden puede ser completamente diferente, dijo Sue Swearer, profesora de psicología educativa de la Universidad de Nebraska-Lincoln.

A veces los niños imitan cosas "porque escucharon a sus padres decirlo o lo escucharon en las noticias", dijo.

En una encuesta nacional de 2017, aproximadamente una cuarta parte de los docentes dijeron que estaban observando relaciones más conflictivas entre los diferentes grupos de estudiantes que en el pasado. En algunos casos, los docentes informaron que los estudiantes reflejaban la retórica política nacional, dijo el profesor de educación de la UCLA, John Rogers.

Aunque la encuesta no preguntó qué grupos de estudiantes eran más a menudo los agresores, en las entrevistas de seguimiento y en una pregunta abierta sobre la encuesta, los maestros a menudo informaron que "los estudiantes blancos toman medidas contra los estudiantes no blancos", dijo Rogers.

Las personas relacionadas con Aliso Niguel insistieron en que nada de eso pasó el viernes. La celebración de los colores de la bandera, aseguraron, estaba destinada a conmemorar a los héroes estadounidenses de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

"Era una noche temática en honor al 11 de septiembre en la que el cuerpo estudiantil alentó a todos a vestirse de forma patriótica, no tengo ningún problema con los cánticos de USA", dijo Jonny Wolf, padre de dos jugadores de fútbol, cuya esposa es latina. "Si el otro equipo se sintiera alienado o molesto por eso, me sentiría horrible. Ellos son parte de Estados Unidos. La motivación no era insultarlos en absoluto".

Varios padres de Aliso Niguel acusaron al director de Santa Ana de ser temerario al publicar sus puntos de vista en las redes sociales, lo que les preocupaba que resultara en posibles ataques a los estudiantes. Las dos escuelas deberían haber trabajado en silencio para resolver los problemas, dijeron.

La reacción en la comunidad de Santa Ana High, que es casi 99% latina, fue diferente.

Según el director de la escuela, muchos estudiantes de Santa Ana se preocupan por posibles deportaciones. Lo que puede sonar patriótico para otros puede sonar amenazante para ellos.

Aún así, dijo, sería un error estereotipar a cualquiera de las escuelas.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement