Advertisement

La guerra de Trump contra California por el tema migratorio ha alcanzado un punto álgido

La guerra de Trump contra California por el tema migratorio ha alcanzado un punto álgido
Agentes federales detienen a un hombre sospechoso de pertenecer a una pandilla en Los Ángeles en mayo de 2017. (Irfan Khan / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

Donald Trump y California han estado en profundo desacuerdo con el tema de la inmigración indocumentada. El presidente quiere deportar a quienes están aquí ilegalmente, mientras que muchos californianos y sus líderes quieren protegerlos.

Pero en el último mes, esta batalla ha alcanzado un punto álgido.

Advertisement

Trump ha dicho que la policía de California es suave con las pandillas callejeras y sugirió sacar a los agentes federales de inmigración del estado.

Los funcionarios de inmigración han prometido más redadas debido a las leyes estatales y locales de "santuario" destinadas a proteger a los inmigrantes indocumentados.

Advertisement

La Casa Blanca dice que el Departamento de Justicia está revisando las acciones recientes de la alcaldesa de Oakland, quien alertó a los residentes sobre las redadas.

En los próximos días, se espera que el presidente haga su primer viaje a California desde que fue elegido para revisar los prototipos del polémico muro fronterizo que ha prometido.

Y ahora la administración Trump está demandando al estado por sus leyes de santuario.

Estos son los prototipos del controvertido muro que ha estado impulsando el presidente Donald Trump.
Estos son los prototipos del controvertido muro que ha estado impulsando el presidente Donald Trump. (Los Angeles Times)

¿Cuál es el problema entre la Casa Blanca y Oakland?

Advertisement

El mes pasado, la alcaldesa de Oakland, Libby Schaaf, en un correo electrónico dio a los residentes de su ciudad una advertencia anticipada de una redada de Inmigración y Aduanas.

Ese correo electrónico indignó a los funcionarios federales de inmigración y ha provocado algún tipo de "revisión de sus políticas" por parte del Departamento de Justicia.

"Creo que es escandaloso que un alcalde eluda a las autoridades federales y ciertamente las ponga en peligro al hacer un movimiento como ese", dijo a periodistas la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, la semana pasada.

Schaaf ha defendido sus acciones, diciendo que sentía que era su deber alertar a los residentes sobre la acción de ICE.

Oakland, como muchas ciudades de California, se ha declarado a sí misma como un "santuario" para los que están aquí sin documentos, y los funcionarios del estado se han comprometido a luchar contra la represión inmigratoria del presidente Trump.

Los expertos legales pensaron que era dudoso que se presentaran cargos contra el alcalde. Pero dijeron que la disputa muestra cuán cargado se ha vuelto el tema de la inmigración.

Harry Litman, un ex abogado de los EE.UU. y asistente del fiscal general adjunto que enseña en la Universidad de California en San Diego, dijo que estaba sorprendido por la "guerra casi abierta entre las autoridades locales y federales".

"Normalmente el gobierno federal toma la delantera y las autoridades estatales siguen en este tipo de cosas", dijo. Ahora, "esencialmente tienen un movimiento casi guerrillero de parte de las autoridades locales para tratar de deshacer los esfuerzos federales de aplicación de la ley".

Advertisement

Los cargos contra la alcaldesa "serían extraordinarios", dijo.

El presidente Donald Trump.
El presidente Donald Trump. (Los Angeles Times)

¿Podría Trump sacar a los oficiales de inmigración de California?

El mes pasado, Trump discutió la idea.

"Quiero decir, francamente, si quisiera sacar a nuestra gente de California, tendrían un desastre criminal como el que nunca se ha visto en California", dijo Trump. "Estarían inundados de delincuencia. Verían crímenes como nunca antes se había visto en este país. Y sin embargo, no recibimos ayuda del estado de California. Están haciendo un mal trabajo de administración, tienen los impuestos más altos de la nación. , y ellos no saben lo que está sucediendo allá afuera".

No se habló más acerca de retirar agentes. Y las redadas del Área de la Bahía que el alcalde de Oakland advirtió ocurrieron la semana siguiente.

Trump también acusó a las agencias de aplicación de la ley de California de ser indulgente con las pandillas callejeras, lo que provocó una fuerte reacción de los funcionarios locales que dijeron que el presidente no entiende su guerra contra las pandillas.

Erica Leyva, de Servicios, Red de Derechos de Inmigrantes y Educación de San José protesta afuera de un juzgado (Associated Press)
Erica Leyva, de Servicios, Red de Derechos de Inmigrantes y Educación de San José protesta afuera de un juzgado (Associated Press) (Associated Press)

 ¿Qué hay de las redadas de inmigración?

En el año fiscal 2017, ICE arrestó a 20,201 personas en todo el estado, dijeron las autoridades. De ellos, el 81% tenían condenas penales, dijeron. Aun así, docenas no tenían antecedentes penales. Aunque las redadas dieron prioridad a las personas que representan una amenaza, cualquiera que violara las leyes de inmigración estuvo sujeto a ser arrestado.

Además de las redadas en el Área de la Bahía, se han llevado a cabo varios operativos en el sur de California.

En febrero, en el área de Los Ángeles, más de 100 personas fueron arrestadas "por representar una amenaza para la seguridad nacional, la seguridad pública y la seguridad fronteriza", dijo el ICE.

Jim Steinle, segundo desde la izquierda, padre de Kate Steinle (en la foto a la derecha), testifica en una audiencia del Senado sobre las políticas de aplicación de la ley de inmigración de la administración. (Associated Press)
Jim Steinle, segundo desde la izquierda, padre de Kate Steinle (en la foto a la derecha), testifica en una audiencia del Senado sobre las políticas de aplicación de la ley de inmigración de la administración. (Associated Press) (Associated Press)

¿Qué hay de la guerra de Trump contra las "ciudades santuario"?

Numerosas ciudades en California se han declarado santuarios para los que están aquí sin documentos. Muchas de estas ciudades santuario existían antes de que Trump fuera elegido presidente.

Ahora se han convertido en un punto clave en el debate, y no nada más en San Francisco.

El año pasado. La Casa Blanca citó las políticas santuario de San Francisco en el asesinato de Kate Steinle, una joven que fue asesinada a tiros por un hombre que se encontraba en este país sin documentos.

Steinle recibió un disparo en la espalda en julio de 2015 mientras caminaba con su padre en el Muelle 14, en el corazón del distrito turístico de la ciudad. Menos de una hora después, José Inés García Zárate, un inmigrante que había delinquido en otras siete ocasiones y que había sido deportado varias veces de los Estados Unidos a México, fue arrestado a una milla de distancia. Pronto fue acusado por el asesinato.

En marzo de 2015, cuando García Zárate terminó su tercer período de prisión federal por el delito de reingreso a los Estados Unidos desde México, se le entregó a San Francisco una orden de arresto de décadas de antigüedad por presunta posesión de marihuana. Los fiscales se negaron a presentar cargos. ICE solicitó ser notificado antes de su liberación, pero los funcionarios de la ciudad no cumplieron porque García Zarate cumplía con los criterios de ciudad santuario, establecidos en 2013, que impiden entregar a las personas a los funcionarios de inmigración. Él fue liberado.

En diciembre pasado, García Zárate fue declarado inocente. El juicio dependía de si los jurados creían que el asesinato fue intencional o accidental, como afirmó la defensa.

Los funcionarios de la ciudad han dicho que es absurdo culpar a las leyes del santuario por el asesinato.

No existe una definición clara de ciudad santuario, pero en general, las ciudades que se identifican con la etiqueta buscan ofrecer apoyo político o protección práctica a las personas que están en el país ilegalmente.

Para algunas ciudades, el movimiento del santuario consiste simplemente en alentar a las personas sin estatus legal a involucrarse más en la vida de la comunidad.

Otros lugares, incluido San Francisco, adoptan políticas de gran alcance, como tomar medidas para cortar los vínculos con los funcionarios federales de inmigración y negarse a cooperar plenamente con ellos.

Advertisement

San Francisco se declaró una ciudad santuario en 1989, y los funcionarios de la ciudad reforzaron la posición en 2013 con su ordenanza de 'debido proceso para todos'. La ley declaró que las autoridades locales no podían entregar a los inmigrantes a los funcionarios federales de inmigración, si el inmigrante no tenía delitos violentos en su historial y no enfrentaba cargos en la actualidad.

Trump a menudo criticó las políticas de las ciudades santuarios durante la campaña, y lanzar una ofensiva en las jurisdicciones de los santuarios fue una de sus primeras acciones como presidente. Las ciudades se defendieron con desafíos judiciales, y los jueces federales en San Francisco y Chicago emitieron fallos que limitaron drásticamente el intento de la administración de vincular los fondos de la subvención con la cooperación con las autoridades de inmigración.

¿Qué pasa con la ley del estado santuario de California?

California aprobó sus propias leyes de santuario, y eso ahora está en el corazón del último enfrentamiento.

La administración de Trump fue a la corte federal el martes para tratar de invalidar tres leyes de santuario de California.

Los funcionarios de la administración dicen que las tres leyes en cuestión, todas aprobadas por la Legislatura el año pasado, obstruyen flagrantemente la ley federal de inmigración y violan la cláusula de supremacía de la Constitución, que da prioridad a la ley federal sobre las medidas estatales.

Las leyes establecen que es un delito que los dueños de negocios ayuden voluntariamente a agentes federales a encontrar y detener a trabajadores indocumentados, prohibir a las autoridades locales alertar a los agentes de inmigración cuando los detenidos son liberados y crear un programa de inspección federal en los centros estatales de detención de inmigrantes.

Los funcionarios de la administración sostienen que las medidas estatales no solo obstaculizan su capacidad de cumplir con la ley federal, sino que también ponen en riesgo a los agentes de inmigración y a las comunidades.

La demanda incluye una declaración del director interino de ICE, Thomas Homan, quien dijo que la incapacidad de los oficiales para ir a los centros de detención local para detener a inmigrantes que han sido arrestados por las agencias policiales locales, los obliga a cazar a los sospechosos en entornos más peligrosos.

La SB 54, una de las tres leyes estatales impugnadas, prohíbe a las agencias de policía estatal y local notificar a los funcionarios federales cuando los inmigrantes potencialmente sujetos a la deportación están a punto de ser liberados.

Cuando la ley estaba bajo consideración en la Legislatura, el ex procurador general de Estados Unidos, Eric H. Holder Jr., que ahora representa al Senado estatal, escribió una carta defendiendo la constitucionalidad de la medida. El gobierno federal tiene la autoridad para hacer cumplir sus leyes de inmigración, pero no tiene el poder para obligar a los funcionarios de California para que lo ayuden, dijo.

El miércoles, el procurador general Jeff Sessions acusó al estado de impedir que los funcionarios federales de inmigración hagan su trabajo y dijo que usaría todos los poderes que tuviera para detenerlo.

Hablando en Sacramento en el Día Legislativo anual de la Oficina de Funcionarios de Paz de California, Sessions se lanzó una vez más en contra de la alcaldesa Schaaf de Oakland, por alertar a los residentes sobre las redadas de ICE y al vicegobernador, Gavin Newsom, por elogiar sus acciones.

Más de 100 jefes de policía, sheriffs y otros oficiales de la ley dieron la bienvenida con aplausos a Sessions en un hotel de Sacramento. Afuera, los miembros de una coalición estatal de grupos de derechos de los inmigrantes se reunieron para protestar por su presencia.

Los líderes demócratas de California y el principal agente de la ley del estado respondieron con una retórica combativa.

"Esto básicamente es una declaración de guerra contra el estado de California", dijo el gobernador Jerry Brown.

"Reconozcámoslo, la Casa Blanca de Trump está sitiada", dijo Brown. "Obviamente, al procurador general le resultó difícil ser un procurador general normal. Ha quedado atrapado en el torbellino del trumpismo ... [y está] iniciando un reinado de terror".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement