Advertisement

Funcionarios de Trump consideran aumentar en más del doble los gravámenes sobre productos chinos

Funcionarios de Trump consideran aumentar en más del doble los gravámenes sobre productos chinos
Zapatos para niños hechos en China se exhiben en una tienda en Beijing (Andy Wong / Associated Press). (Associated Press)

El presidente Trump considera actualmente un plan para imponer un arancel del 25% sobre las importaciones chinas, valuadas en $200 mil millones de dólares, más del doble de lo que había propuesto inicialmente, adelantó una persona informada sobre el asunto.

Las deliberaciones podrían ser una señal de que el primer mandatario busca intensificar la presión en el enfrentamiento comercial con Beijing, incluso si ello aumenta significativamente los costos en una amplia gama de productos para los consumidores estadounidenses.

Advertisement

Aún no se ha tomado una decisión final, y varias amenazas de Trump hacia China fueron pensadas para llevar al presidente chino Xi Jinping a la mesa de negociaciones más que para cambiar fundamentalmente la política económica de Estados Unidos, indicó la fuente, que insistió en mantener su anonimato para hablar de las deliberaciones de la Casa Blanca.

Si Trump cumple con el plan, ello podría aumentar significativamente los precios de televisores, ropa, sábanas, aires acondicionados y otros productos de consumo.

Advertisement

En junio pasado, el presidente instruyó al representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, a elaborar un plan para imponer un arancel del 10% sobre $200 mil millones en importaciones chinas, o aproximadamente el 40% de los bienes que esa nación envía a EE.UU. cada año.

En ese momento, la movida fue considerada como una dramática escalada de la batalla comercial de Trump con Xi, mientras los líderes chinos se negaban a replegarse después de numerosas amenazas por parte de la administración estadounidense. El Ministerio de Comercio de China calificó entonces la movida como un "chantaje".

Hasta el 31 de julio, no estaba específicamente claro por qué Trump ahora busca elevar los gravámenes propuestos al 25%, pero funcionarios de la Casa Blanca afirman que las conversaciones comerciales con China están estancadas en gran medida.

Trump lanzó una agresiva agenda comercial este 2018, amenazando a varios países con altos aranceles si no compran más productos estadounidenses o no permiten más inversión de EE.UU. en sus territorios.

Advertisement

En las últimas semanas, los funcionarios de la Casa Blanca señalaron avances en las conversaciones con la Unión Europea y México, mientras que el diálogo con Canadá y China se ha interrumpido. Trump mostró voluntad de aislar a países como estos últimos, porque cree que no están ofreciendo rápidamente las concesiones que él exige.

Diversos grupos empresariales estadounidenses expresaron preocupaciones sobre el enfoque del primer mandatario, advirtiendo que podría aumentar los costos para las empresas y los consumidores. Pero Trump instó a la paciencia y prometió que su visión funcionará si los legisladores y los líderes empresariales se alinean y le dan más tiempo para negociar.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement