Advertisement

Un gato (pero no uno cualquiera) es secuestrado y Moscú se mantiene en suspenso

Un gato (pero no uno cualquiera) es secuestrado y Moscú se mantiene en suspenso
Begemot el gato se sienta en una mesa en el museo Mikhail Bulgakov en Moscú. El gato desapareció brevemente la semana pasada, provocando numerosos mensajes en las redes sociales rusas. (Sabra Ayres / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

El 1 de agosto, el Museo de la Casa Mikhail Bulgakov publicó un anuncio alarmante en su sitio web y en las cuentas de las redes sociales.

"¡Un empleado de la casa de Bulgakov ha sido secuestrado!", dijo el museo.

Advertisement

La publicación no era una broma, ni era un empleado común del museo. El compañero de trabajo que faltaba era Begemot el gato, un accesorio permanente del museo con seguidores casi tan furiosos como el autor a quien está dedicada toda la exposición del museo.

Un poco de historia puede ser útil para entender este caso.

Advertisement
Recuerdos con Begemot en venta en el café del museo de Bulgakov en Moscú. (Sabra Ayres / Los Angeles Times)
Recuerdos con Begemot en venta en el café del museo de Bulgakov en Moscú. (Sabra Ayres / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

Bulgakov fue uno de los autores más influyentes y subversivos de la Unión Soviética, mejor conocido por su clásico mágico realista, "The Master and Margarita", que se desarrolla en el barrio del autor, en Moscú. El libro trata sobre el bien y el mal, y presenta al diablo paseando por el frondoso parque que rodea el Estanque del Patriarca, a pocas cuadras del departamento de Bulgakov.

Se cree que la novela fue escrita durante las purgas de Stalin en la década de 1930, y fue prohibida durante la era soviética. Muchos creen que es una visión satírica de la vida bajo el sistema comunista.

Uno de sus personajes principales es Begemot, un enorme gato negro que camina sobre dos patas, le gusta el vodka y el ajedrez y puede tomar forma humana.

Entonces, por supuesto, el museo tiene un gato llamado Begemot.

Advertisement

Decir que Begemot es parte del museo sería subestimarlo. En muchos sentidos, Begemot es el museo. Su rostro adorna pinturas y carteles. Su foto aparece en la carpa del museo-teatro. Hay tazas de té y platos con su rostro ceñudo, y el café vende llaveros e imanes de Begemot como recuerdos.

Begemot, de 13 años, ha vivido en el museo desde su infancia. Para compensar sus apariciones diarias para los casi 200 visitantes del museo (el personal del museo informa que puede parecer muy desinteresado en su trabajo), Begemot recibe alojamiento y comida. Sus comidas están especialmente preparadas, y el museo también le proporciona un veterinario personal y un estilista, dijeron los empleados del museo.

El gato se toma descansos prolongados cada día, típicamente paseando por los parques cercanos y los patios de apartamentos vecinos, dijo Yevgeny Markov, uno de los guardias nocturnos del museo. Markov describió su cercana relación con el gato, diciendo que los dos han compartido dos comidas al día durante unos 12 años.

"Por la noche, tengo mi cama para dormir, y él tiene un espacio junto a mí", dijo Markov. "Es un personaje duro". Pero él es una buena compañía".

Pero volvamos a lo que ocurrió el pasado 1 de agosto.

Según el museo, Begemot pasó junto al mostrador de recepción en el segundo piso del museo y bajó por la amplia escalera a eso de las 11 a.m. Era la hora habitual de su paseo, por lo que los trabajadores del museo no cuestionaron sus intenciones al salir por la puerta.

Yevgeny Markov mira a través de su iPad las fotos del gato Begemot, con el que ha trabajado durante casi 12 años como guardia nocturno en el museo Bulgakov de Moscú. (Sabra Ayres / Los Angeles Times)
Yevgeny Markov mira a través de su iPad las fotos del gato Begemot, con el que ha trabajado durante casi 12 años como guardia nocturno en el museo Bulgakov de Moscú. (Sabra Ayres / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

Cuando Begemot no regresó de su paseo en dos horas, los empleados del museo comenzaron a preocuparse. Por la tarde, el museo había empezado a recibir mensajes extraños a través de su sitio web.

Solo horas antes de que desapareciera Begemot, un usuario anónimo había publicado, "¿Por qué has dejado salir a tu gato?" En la sección de comentarios del sitio web. Nikolai Golubev, el director del museo, le dijo al periódico Moskovsky Komsomolets que interpretó el extraño mensaje como "una amenaza velada".

Advertisement

A última hora de la tarde, el museo se enteró de lo impensable: una mujer que trabajaba en una oficina cercana vio a una mujer rubia recoger a Begemot desde donde estaba tomando el sol en la terraza de una farmacia. La mujer rubia caminó con Begemot en brazos hacia la estación de metro de Mayakovsky, donde la observadora perdió el rastro. (Dado que este es un cuento literario, vale la pena señalar que la estación de metro lleva el nombre del poeta Vladimir Mayakovsky, que una vez escribió sobre "el anciano con escuálidos gatos negros").

Preocupado porque Begemot había sido secuestrado, el museo inmediatamente publicó un aviso en línea.

"Una mujer desconocida ha robado al gato Begemot, el miembro del personal del Museo-Teatro Bulgakov House", decía el mensaje. Cualquier persona con información sobre el gato, que tiene una etiqueta de identificación en forma de hueso, debe contactar al museo lo antes posible, dijo la publicación.

Natalya Sklyarova, la directora ejecutiva del museo, se sienta en el café debajo de un retrato de Begemot el gato. (Sabra Ayres / Los Angeles Times)
Natalya Sklyarova, la directora ejecutiva del museo, se sienta en el café debajo de un retrato de Begemot el gato. (Sabra Ayres / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

Las noticias de que Begemot había desaparecido se extendieron como un incendio en las redes sociales rusas. La publicación de Facebook del museo se compartió 2,900 veces.

"El gato más famoso de Moscú llamado Begemot fue secuestrado en el centro de la capital por una mujer desconocida", informó Moskovsky Komsomolets esa tarde.

Unas cinco horas después de la desaparición de Begemot, el museo recibió una llamada de la estación de policía local. La mujer rubia había dejado al gato en los escalones del Teatro Académico Estatal de Mossovet al final de la calle. El oficial de policía Vyacheslav Bulavin encontró a Begemot sentado en la acera ileso.

Una foto de Bulavin sosteniendo a Begemot en el museo, inundó el internet. Tanto el gato como el oficial miraron a regañadientes a la cámara. En línea, Moscú dio un suspiro colectivo de alivio cuando se corrió la voz de que el gato había sido encontrado.

Al día siguiente, el veterinario personal de Begemot llegó para hacerle un chequeo minucioso al gato. Los secuestros pueden ser estresantes y el personal del museo estaba ansioso por asegurarse de que el gato no había sufrido algún tipo de trauma psicológico que lo afectara a largo plazo.

Afortunadamente, Begemot salió de su chequeo con gran éxito.

"Hoy nuestro famoso gato fue examinado por el psicólogo del zoológico", publicó el museo en su sitio web. "La conclusión del experto: el gato está sano y se siente genial".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement