Advertisement

Poderosa ex lideresa mexicana busca regresar a la política

Poderosa ex lideresa mexicana busca regresar a la política
En una conferencia de prensa el lunes, Elba Esther Gordillo presenta una decisión judicial que la absolvió de cargos criminales. (Marco Ugarte / Associated Press) (Associated Press)

La mujer más poderosa de México era conocida simplemente como "La Maestra". Ella era una 'fabricante' de reyes, una confidente de presidentes y una devota de las bolsas Hermes de $5,000, paseos en jets privados, cirugías plásticas y viajes a sus lujosas villas en California.

El estilo de vida extravagante y las maniobras políticas de Elba Esther Gordillo, como líder del sindicato de maestros más grande de la nación, finalmente la convirtieron en un ícono de corrupción y de acusaciones bajo cargos federales de corrupción y lavado de dinero.

Advertisement

Encarcelada en 2013, pasó cinco años bajo custodia mientras el gobierno intentaba demostrar que había desviado ilegalmente fondos sindicales para uso personal. En agosto, un juez federal desestimó los cargos y dictaminó que el sindicato había aprobado sus gastos y que los fiscales habían obtenido información de la cuenta bancaria sin la orden judicial necesaria.

La Procuraduría General de la República dijo que "respetó" la decisión del juez, pero negó cualquier irregularidad en su enjuiciamiento.
Ahora una desafiante Gordillo está preparando su regreso.

Advertisement

Ella dio una conferencia de prensa insistiendo en que ella era una víctima de la "persecución política" y una noble defensora de los tan difamados maestros de la nación.

"Espero que este momento marque el futuro de mi vida, mis anhelos y mis esperanzas", dijo en un discurso televisado el 20 de agosto.

Gordillo, de 73 años, no ofreció disculpas ni explicaciones por su riqueza acumulada ni admitió que hubiera hecho algo malo. No respondió preguntas de la prensa. Esta no fue una sesión de 'mea culpa'.

Más bien, ella presentó su terrible experiencia como una metáfora de una nación que la había pasado trágicamente mal, pero que de alguna manera estaba en un camino de regreso, una saga de su persecución y reivindicación.

Advertisement

"El largo período de encarcelamiento también fue un período de aprendizaje difícil y profundo", dijo. "Sin duda, cambié, todos hemos cambiado. El país cambió ".

Gordillo parecía estar posicionándose para una reaparición sindical como un agente contra el establishment, lo que llevó a Andrés Manuel López Obrador a la victoria en las elecciones presidenciales.

"El mundo y nuestro país están inmersos en una transformación profunda y hemos recibido una gran lección de los ciudadanos", proclamó, haciéndose eco del presidente electo de izquierda.

Los comentaristas inmediatamente se burlaron de lo que consideraron como el discurso farisaico, incluso delirante, de una potentada caída que había sido acusada de malversar unos $160 millones en fondos sindicales, y que aún tiene que explicar sus extravagantes hábitos de gasto durante casi un cuarto de siglo en que encabezó el Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación.

Los fiscales alegaron que Gordillo desvió fondos sindicales por casi $3 millones en compras de Neiman Marcus, $17,000 en cirugía plástica y casas multimillonarias en las afueras de San Diego. Gordillo siempre negó cualquier fechoría y dijo que sus riquezas provenían de una herencia de un abuelo y del "sudor", aludiendo a su arduo trabajo.

A pesar de la desestimación de los cargos en su contra, muchos parecen no estar convencidos de la probidad de Gordillo.

"Si bien Elba Esther se presenta hoy como una nueva defensora de la lucha contra el establishment, la realidad es que personifica el sindicalismo perverso y la corrupción del sistema", escribió el columnista Leo Zuckermann en el periódico Excelsior.

Gordillo fue un producto del Partido Revolucionario Institucional, que gobernó México durante gran parte del siglo 20 a través de una red de compadrazgos. La mayoría de los sindicatos eran aliados cercanos que entregaban votos confiables en los días de las elecciones. Gordillo también se desempeñó como diputada del partido y senadora en la legislatura federal.

Advertisement

Sin embargo, en las elecciones presidenciales de 2006, Gordillo cambió su lealtad, y la de sus seguidores a Felipe Calderón, el candidato de la oposición, el Partido Acción Nacional de centroderecha. Su apoyo ayudó a Calderón a lograr una estrecha victoria.

Hoy, las posibilidades de que Gordillo regrese al poder parecen escasas, sin embargo, aunque los delegados sindicales eligen al líder del sindicato de maestros de 1.6 millones de miembros, es sabido que Gordillo todavía tiene un considerable respaldo popular. Pero el presidente de México tradicionalmente ejerce una influencia considerable en la decisión.

Durante una reunión con el presidente Enrique Peña Nieto, el lunes 20 de agosto, López Obrador, quien ha prometido erradicar la corrupción profundamente arraigada del país, dijo que no tenía intención de reclutar a la exjefa sindical.

"La maestra Elba Esther no trabajará en el próximo gobierno", dijo.
Peña Nieto rechazó la afirmación de Gordillo de que ella había sido víctima de persecución política.

"Nada es más falso que eso", dijo Peña Nieto.

Su arresto, en 2013, fue visto por muchos como un intento de la Administración Peña Nieto de romper el dominio del sindicato sobre la educación pública e imponer una agenda de reformas radical. El sistema de educación pública de México se clasifica regularmente entre los peores del hemisferio.

Pero las reformas planeadas por el presidente se estancaron en medio de la fiera resistencia de los maestros que se oponen a los nuevos estándares de prueba para los instructores. López Obrador ha prometido emprender una nueva reforma educativa. "Vamos a construir un consenso con los maestros y los padres", dijo el lunes.

En el hotel de la Ciudad de México donde Gordillo dio su discurso, los partidarios de la ex líder sindical se unieron para mostrar solidaridad. Pero, afuera, algunos disidentes colocaron pancartas que decían que debería ser enviada de regreso a la cárcel.

Una pancarta decía: "Mis hijos podrían comer durante un año con el costo de uno de sus pares de zapatos".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement