Advertisement

Intenté leer las señales: ¿Estaba coqueteando? ¿O simplemente estableciendo un contacto?

Intenté leer las señales: ¿Estaba coqueteando? ¿O simplemente estableciendo un contacto?
Parecía que podría pasar algo más, pero no fue así. (Johanna Goodman)

Estaba en la casa de mi amiga Jane, en West Hollywood. Jane estaba organizando una sesión de lectura para uno de los pilotos de televisión de su amiga. Había reunido a un grupo de personas creativas, hambrientas y motivadas, y yo, otra aspirante a escritora de televisión, esperaba conocer a alguien con varios peldaños delante de mí en la escalera de Hollywood.

Entró L., que acababa de dejar su trabajo de desarrollo para dedicarse a escribir a tiempo completo. Tenía representación y había estado "yendo a reuniones". Hablamos de escribir nuestros trabajos de ensueño y nuestras historias sobre 'cómo conseguí llegar a Los Ángeles'. Describí la serie web de comedia de sketches que había creado. "Eso es increíble", exclamó y levantó ambas manos como para conseguir un choque de manos. ¿Quién no quiere darle un choque de manos a un extraño? Así que lo hice y se aprovechó del momento en que mis manos golpearon las suyas para entrelazar sus dedos con los míos. Hubo un prolongado contacto mano a mano que no estaba anticipando, y luego me quedé pensando... ¿estaba coqueteando conmigo? (No estoy segura de saberlo. Aquí hay una breve historia de mi experiencia en citas: prácticamente no tengo ninguna).

Advertisement

Ciertamente estuvo de acuerdo conmigo mucho, y sonriendo. Era bastante lindo con su cabello de rockero alternativo de mediados de los 90 (mi tipo favorito), rubio sucio y un poco más largo que el largo de la barbilla (como Johnny Rzeznik en 1996). Dijo que quería leer mis guiones, y yo dije que quería los comentarios. Intercambiamos información de contacto e hicimos planes para reunirnos. Casi no pude creer mi suerte. Solo vine a establecer una red de contactos, pero pensé que podría sacarle aún más provecho. L. podría presentarme a un representante. O, mejor aún, podría enamorarme de él.

Después de unos días de coqueteo por mensajes de texto, L. y yo hicimos planes para reunirnos en West Hollywood en Laurel Hardware. Llegué temprano y pedí una bebida para que cuando él llegara, mi torpeza y mi nerviosismo fueran mínimos. Había estado casi segura de que esto era una cita hace unos días, pero luego surgieron las dudas. Mientras esperaba sola rodeada de personas de mi edad que parecían saber lo que estaban haciendo, me pregunté si habría interpretado todo esto mal.

Advertisement

Llegó y nos dieron una mesa. Y vaya que la conversación fluía. Definitivamente parecía interesado en mí. La camarera vino varias veces para conseguir nuestra orden, pero después de haber pasado media hora aún no habíamos mirado el menú. Describió su drama de una hora y su guion ambientado en la ciudad de Nueva York, y humildemente comenté sobre mi piloto de comedia. Luego cambió la conversación a las relaciones.

Dijo que su relación más reciente duró siete años. Luego se mudó a Los Ángeles desde la costa este y las cosas se desmoronaron. Eso fue hace cuatro años, y él había estado soltero, o saliendo a citas, desde entonces. "¡Oh, yo también!", exclamé borracha (la camarera había venido otra vez y, a pesar de mi borrachera confortable, pedí otro gin-tonic para acompañar mi aperitivo). Continué: "No he tenido una tercera cita en cuatro años", lo cual no es lo mismo que una relación a largo plazo, pero eso fue todo lo que pude pensar para contribuir a la conversación.

Se quedó en silencio por un minuto. Asintió con la cabeza un par de veces antes de saborear su Stella como si estuviera reflexionando sobre mi… ¿confesión de borrachos?

Llegó la cuenta y la dividimos. (Ugh. Nunca es una buena señal.) Caminamos juntos por el bulevar Santa Mónica media cuadra antes de descubrir que íbamos por el camino equivocado. Pensé que estábamos caminando hacia su automóvil, que estaba en la otra dirección, y él pensó que íbamos caminando hacia mi automóvil, que no estaba allí porque llegue en un Uber (¿realmente iba a dejarme conducir en mi estado claramente alterado?).

Advertisement

Se rio entre dientes mientras nos dimos la vuelta, guiando mi cuerpo ebrio con su brazo. El contacto fue breve, pero se sintió bien y me gustó. Esta es una historia divertida que les contaremos a las personas cuando nos pregunten sobre nuestra primera cita, pensé.

Mi gozo fue interrumpido por su burla, "¡No puedo creer que me estuvieras acompañando a mi coche!"

"Eres tan lindo", bromeé, "quería asegurarme de que llegaras a tu auto de manera segura".

Pensé que estaba siendo muy graciosa. Él no lo pensó así, ni tampoco respondió diciendo que yo era bonita. Esperó conmigo mientras llegaba mi Uber y nos abrazamos al despedirnos. Me aparté lentamente y lo miré a los ojos, esperando mi beso. Pero siguió alejándose de mí y del coche. La noche había terminado.

¿Qué hice mal?

Unos días después, a pesar de que no habíamos vuelto a hacer planes, le envié mi piloto y mi guion, ya que él había insistido en que quería leerlos. Él me envió su piloto y guion y los leí rápidamente. Le respondí que realmente me gustaban sus cosas y me encantaría reunirnos para hablar de ello. Dijo que solo había leído mi piloto, pero que "realmente le gustó" y que necesitaba algunos días más para completar mi guion. Tomé esto como una señal positiva. Si no quisiera verme otra vez, no estaría respondiendo ¿cierto?

Pero pasó otra semana sin saber de él. Estaba claro que no quería verme en calidad romántica, pero ¿no quería mi opinión sobre su guion? Definitivamente quería notas sobre los míos. Tal vez él me daría buenas observaciones. Tal vez le daría mi piloto a su representante...

Pasaron dos semanas y supe que nunca iba a darle seguimiento. ¿Realmente pasé por todo esto por nada? Le di una última oportunidad. Le envié un mensaje de texto, "¿Qué tal la próxima semana? ¿El martes funciona para ti?" Él respondió: "Probablemente, pero mi amigo podría tener un show de improvisación, así que te avisaré". Nunca "me avisó".

Advertisement

Quería ser la chica segura que podría ser rechazada románticamente, quitármelo de encima y perseguir la conexión profesional. Pero lo que es más importante, quería ser una chica genial que pudiera captar una indirecta y reconocer el desinterés. Nunca más lo contacté y él tampoco se puso en contacto conmigo.

Profesionalmente, no necesitaba su retroalimentación o validación. Y románticamente, además del cabello, no era tan lindo.

La autora es escritora en Los Ángeles. Puedes encontrarla en Instagram @clareshmare.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement