Advertisement

Los órganos de las víctimas de sobredosis podrían salvar la vida de pacientes que esperan un trasplante

Los órganos de las víctimas de sobredosis podrían salvar la vida de pacientes que esperan un trasplante
Una nueva investigación sugiere que los órganos de las víctimas de sobredosis de drogas podrían ayudar a aliviar la escasez a nivel nacional sin comprometer la seguridad de los receptores de trasplantes. (Getty) (Getty Images)

La epidemia de sobredosis de drogas en Estados Unidos podría ofrecer un rayo de esperanza para los 120,000 estadounidenses que se encuentran en la lista de espera para un órgano donado.

En el año 2000, solo 149 órganos de donantes que sufrieron una sobredosis de drogas fueron trasplantados en pacientes que esperaban un reemplazo de riñón, corazón, hígado o pulmones. En 2016, las víctimas de sobredosis donaron 3,533 de esos órganos para trasplantes.

Advertisement

Para muchos pacientes con trasplante, la mayor disponibilidad de órganos de quienes mueren por intoxicación por drogas se ha traducido en tasas de supervivencia levemente superiores, según una nueva investigación.

Entre todos los posibles donantes de órganos, los más jóvenes y los más sanos en general han sido aquellos con muerte cerebral debido a un trauma: caídas, ahogamientos, electrocución, choques de vehículos y lesiones violentas.

Advertisement

Los pacientes que pierden todas las funciones cerebrales como resultado de un derrame cerebral, ataque cardíaco o hemorragia cerebral también se convierten en donantes de órganos. Pero tienden a ser más viejos y sus órganos generalmente están en peor forma, a menudo comprometidos por factores de riesgo como presión arterial alta, diabetes y colesterol.

Como donantes de órganos, las víctimas de una sobredosis fatal de drogas son un grupo mixto. Casi dos tercios son aún jóvenes, entre 21 y 40 años, y son mucho menos propensos que aquellos que murieron de un derrame cerebral o ataque cardíaco a tener órganos desgastados por enfermedades cardiovasculares. Pero también son más propensos que otros donantes a tener infecciones virales graves, como el VIH y la hepatitis B o C, infecciones que probablemente se transmitirían a un receptor de trasplante a través de un órgano infectado.

Las tasas de muertes por sobredosis de drogas se han más que triplicado en Estados Unidos desde el año 2000, impulsadas por una creciente adicción a los opiáceos. Esa tendencia sombría ha producido un aumento de 24 veces en trasplantes que involucran un órgano extraído de una víctima de sobredosis.

En un estudio publicado en la revista Annals of Internal Medicine, el 16 de abril, investigadores de la Universidad Johns Hopkins se propusieron descubrir cómo el uso de opiáceos ha cambiado las perspectivas de los receptores de trasplantes y si estos regalos de despedida de los drogadictos están siendo bien utilizados.

Advertisement

Para hacerlo, los investigadores analizaron los registros de 138,565 donantes fallecidos de órganos y 337,934 receptores de trasplantes de órganos entre 2000 y 2016.

Descubrieron que los pacientes trasplantados que obtuvieron los corazones o los pulmones de usuarios de drogas fallecidos, tenían entre un 1% y un 5% más de probabilidades de estar vivos después de cinco años que aquellos que recibieron corazones o pulmones de donantes que murieron por traumas o causas naturales.

Los receptores de un corazón o pulmones de una víctima de sobredosis también tenían menos probabilidades de haber rechazado esos órganos que los receptores cuya donación provenía de un paciente que murió por un trauma o por causas naturales.

Los pacientes que recibieron un riñón o hígado de un donante con sobredosis tenían de 2% a 3% más de probabilidad de sobrevivir cinco años que los pacientes que obtuvieron el riñón o el hígado de alguien que murió de una condición médica. Sin embargo, en comparación con los receptores cuyo hígado o riñón provienen de una víctima de trauma, aquellos que recibieron riñón o hígado de un usuario de drogas tuvieron un 3% menos posibilidades de sobrevivir.

En la mayoría de los órganos estudiados, la evidencia "favorece levemente" el uso de órganos de donantes que han sufrido sobredosis fatales sobre órganos de otros donantes, concluyeron los investigadores. En cualquier caso, dijeron que los órganos de las víctimas de sobredosis no son inferiores a los órganos trasplantables de otros donantes.

Pero algunos de estos órganos pueden desperdiciarse. Actualmente, 20 personas mueren cada día mientras esperan que un órgano esté disponible, por lo que la eliminación innecesaria de un órgano trasplantable puede ser un error mortal.

La razón probable de este desperdicio es que, en comparación con los donantes de órganos que murieron por trauma o por causas naturales, los que murieron por sobredosis de drogas tenían muchas más probabilidades de tener VIH o hepatitis B o C, o de ser etiquetados como "donantes de mayor riesgo infeccioso". "(Los usuarios de drogas ilícitas a menudo comparten agujas y jeringas contaminadas, y tienen una propensión al comportamiento sexual de alto riesgo).

En 2017, cerca del 30% de los donantes de órganos que murieron por sobredosis de drogas se infectaron con hepatitis C, en comparación con el 3% al 4% de todos los otros donantes de órganos.

Advertisement

En ese mismo año, el 72% de las víctimas de sobredosis se consideraban portadores de enfermedades de alto riesgo, una tasa que era de tres a cinco veces mayor que la de los donantes que murieron por traumas o causas naturales.

Pero nuevas pruebas permiten a los cirujanos saber más rápidamente si un posible donante está realmente infectado. Y con nuevos medicamentos y un tratamiento más agresivo, los estudios muestran que el pronóstico está mejorando para los receptores de trasplantes que obtienen órganos infectados.

Aún así, el estigma, las preocupaciones legales y los procedimientos de consentimiento especializado para los órganos donados por las víctimas de sobredosis pueden hacer que los cirujanos de trasplantes y los pacientes sean más reacios a aceptarlos, escribieron los autores. Y se descartan tasas más altas de lo que deberían.

No se equivoquen, escribieron los investigadores: la epidemia de sobredosis fatales de drogas es una tragedia nacional, "no una solución ideal o sostenible para la escasez de órganos". Pero mientras la epidemia de sobredosis se desencadena sin control, los órganos trasplantables donados por los familiares en duelo de las víctimas "deben ser optimizados", agregaron.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement