Advertisement

Cuatro empleadas de la UCLA demandan a la universidad alegando acoso sexual en el lugar de trabajo

Cuatro empleadas de la UCLA demandan a la universidad alegando acoso sexual en el lugar de trabajo
Dos estudiantes conversan en los escalones del Centro de Actividades Estudiantiles en el campus de la UCLA, en Westwood, en 2013. (Genaro Molina)
Cuatro empleadas de la UCLA demandaron a esa casa de estudios y a la junta de regentes de la UC, acusando a su supervisora laboral de acoso sexual, y a la universidad de no manejar adecuadamente las denuncias de abuso.

Las demandantes, Jackie Rodríguez, Amber Rose Palega, Krystal Eda y Mayra Miguel, alegan que la supervisora Martha Mansoor, quien también es mencionada en la demanda, regularmente abofeteaba sus nalgas, acariciaba sus muslos y hacía comentarios sexuales sobre sus cuerpos.

Advertisement

Las demandantes trabajan en el departamento de programación de radiología de la universidad.

El hostigamiento supuestamente comenzó a principios de 2016 y finalizó en 2017, según las demandas, que se presentaron el 13 de junio pasado en el Tribunal Superior de Los Ángeles. Mansoor fue despedida en julio de 2017, después de que las mujeres presentaran las quejas a principio de ese año, según los documentos judiciales.

Advertisement

Una de las mujeres informó a otro supervisor en diciembre de 2016 sobre el acoso, pero Mansoor permaneció en su empleo, remarcó el abogado Darren Richie, quien representa a las cuatro querellantes. “Ellas sienten que la escuela empujó sus quejas bajo la alfombra”, afirmó el letrado, en parte porque las acusaciones involucraban el acoso “de mujer a mujer”.

Advertisement

La UCLA emitió una declaración este domingo, donde señaló que “estas acusaciones son inconsistentes con los estándares de conducta que se esperan del personal, los profesores y estudiantes de la UCLA, y las tomamos muy en serio”. La institución animó a los miembros de la comunidad universitaria a presentar cualquier inquietud que pudieran tener sobre el ambiente de trabajo. “Estamos revisando de cerca los detalles de la demanda y tenemos la intención de responder de manera apropiada”, aseveró la declaración.

Advertisement

The Times no pudo contactar a Mansoor.

Richie indicó que las mujeres se enfrentaron a represalias de otros supervisores después de que presentaron las denuncias contra Mansoor. El comportamiento vengativo incluyó hacerlas trabajar más y no permitirles tomarse tiempo libre para ver a su abogado, precisó Richie.

Advertisement

Las demandas también alegan que el proceso de la escuela para presentar un reclamo es confuso e ineficaz. A pesar de que cuatro mujeres informaron sobre el acoso, la entidad solo incluyó a una de ellas como denunciante, mientras que las otras tres fueron nombradas como testigos, comentó el letrado.

Las mujeres presentaron una demanda por acoso, por no prevenir dicho acoso, por discriminación y represalias, por infligir intencionalmente angustia emocional y por la imposición negligente de malestar emocional.

Richie informó que las cuatro demandantes esperan obtener más de $120 millones de dólares por daños y perjuicios.

Para leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement