Anuncio
Share
California

Los incendios forestales son una amenaza masiva para el progreso de California en la reducción de gases de efecto invernadero, según un informe

Camp fire
Las columnas de humo se elevan sobre una casa mientras el fuego de Camp Fire se extiende por Paradise, California, en noviembre de 2018. El año pasado fue uno de los peores de California por bombear gases de efecto invernadero a la atmósfera a través del humo de los incendios forestales.
(Josh Edelson / AFP/Getty Images)

Los incendios forestales que se produjeron el año pasado desde Paradise hasta Malibú representaron la temporada de incendios más mortífera y destructiva de California.

Pero la erupción de las llamas marcó otra distinción para California, como una de las peores para el clima. En 2018, los incendios liberaron más de 45 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono a la atmósfera, la mayor cantidad en una década y apenas un poco por detrás de 2008, cuando el estado también fue afectado por dos de los incendios forestales más grandes de la historia moderna.

Esas estimaciones de emisiones estatales se destacan en un informe que una organización de San Francisco publicó el martes donde identifica el aumento de la contaminación por incendios forestales, transporte y vertederos como uno de los mayores obstáculos entre California y sus ambiciosos objetivos climáticos.

El informe, preparado por la consultora independiente Beacon Economics para el grupo de expertos Next 10, describe un círculo vicioso en el que la contaminación del aire por incendios, que se vuelve más intensa y destructiva con el calentamiento del clima, amenaza con socavar el progreso del estado en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Anuncio

Aunque California redujo con éxito la contaminación por carbono, cumpliendo su objetivo de 2020 cuatro años antes, “estos logros fueron eclipsados ​​varias veces por los incendios forestales de 2018, que produjeron más de nueve veces más emisiones que las reducidas en 2017", según el informe.

Más de dos docenas de investigadores pasaron semanas recorriendo la zona de los viñedos en pos de resolver el misterio detrás de los incendios forestales más destructivos en la historia de California: ¿Qué causó las hogueras que mataron a 43 personas y destruyeron más de 8,000 edificios?

Si se enumeraran los incendios forestales junto con otras fuentes de contaminación rastreadas por el estado, sus emisiones de 2018 se ubicarían entre las más grandes, arrojando mayor cantidad que los sectores comerciales, residenciales o agrícolas del estado en 2017, el año más reciente para el que hay datos disponibles, pero menos que el transporte , industria o generación de electricidad.

“A medida que las temporadas de incendios forestales se alargan y nuestras tierras se vuelven más secas, manejar esta amenaza será fundamental para que tengamos el éxito climático”, escribió el fundador de Next 10, F. Noel Perry, en el informe.

Anuncio

Los reguladores estatales del clima dijeron que era engañoso comparar el carbono liberado por los incendios forestales y las emisiones de la quema de combustibles fósiles, que según ellos son dos tipos de contaminación completamente diferentes. La Junta de Recursos del Aire rastrea las emisiones de incendios forestales en un inventario separado para ecosistemas, suelos y otros sectores que no están regulados.

A lo largo de los años, California ha pedido a los propietarios de viviendas que quiten la maleza alrededor de sus casas, exigió a los constructores el empleo de materiales resistentes al fuego y ordenó proporcionar acceso fácil a nuevos desarrollos.

“El carbono almacenado en los incendios forestales es parte del ciclo natural del carbono; las emisiones de los combustibles fósiles son el resultado de extraer carbono del suelo que de otro modo no estaría allí y bombearlo a la atmósfera”, dijo Stanley Young, portavoz de la Junta de Recursos del Aire.

Young dijo que el estado está trabajando en medidas para reducir la gravedad de los incendios forestales y para garantizar que los bosques puedan almacenar más carbono, “recurriendo a un amplio nuevo conjunto de prácticas de manejo forestal que ayudarán con las emisiones de los bosques”.

Adam Fowler, director de investigación de Beacon Economics, estuvo de acuerdo en que las emisiones de incendios forestales deberían rastrearse por separado de otros gases de efecto invernadero. Pero dijo que es una comparación importante, que muestra que los años de trabajo para extraer el carbono de la economía del estado pueden ser eliminados por una mala temporada de incendios.

Aunque los incendios forestales ocurrirían naturalmente, incluso sin influencia humana, Fowler señaló que “a medida que estos continúan empeorando, hay un porcentaje del total de las emisiones de las que podemos responsabilizarnos”.

Las enormes llamas también amenazan el papel que juegan los bosques de California como “sumideros” de carbono que secuestran las emisiones de la atmósfera que calientan el planeta, según el informe, que sugiere que con el reciente aumento de incendios forestales, en 2017 “los bosques del estado pueden haber actuado como una fuente neta de emisiones de carbono”.

Anuncio

California wildfire carbon emissions
(Los Angeles Times)

El análisis, llamado Índice de Innovación Verde de California, rastrea las medidas clave del progreso ambiental, basándose en gran medida en el inventario anual de la Junta de Recursos del Aire que muestra la disminución de las emisiones en los últimos años después de alcanzar su punto máximo en 2004. Pero muestra una imagen más aleccionadora de los desafíos que el estado enfrenta, diciendo que California debe aumentar dramáticamente sus esfuerzos de reducción de la contaminación o arriesgarse a quedarse atrás.

Los datos más recientes del estado muestran que las reducciones de contaminación disminuyeron a 1.2% en 2017 en comparación con 2.8% en 2016. Si California se mantiene en su ritmo actual, tardará décadas en alcanzar su ambicioso objetivo de reducir los gases de efecto invernadero 40% por debajo de los niveles de 1990 para 2030 , según el informe.

Para cumplir con esa meta a tiempo, el estado debe aumentar esas reducciones más de tres veces, a un promedio de 4.5% anual, según el informe.

“Vamos a necesitar grandes avances de políticas y cambios estructurales profundos si queremos a lograr las reducciones de emisiones mucho más pronunciadas requeridas en los próximos años”, dijo Perry.

La Junta de Recursos del Aire del estado señaló un plan para 2017 que “establece una ruta rentable y tecnológicamente viable” para el objetivo 2030, incluidas medidas para transformar la flota de vehículos del estado, reducir la cantidad de conducción y fortalecer las regulaciones de la industria.

“Pero es un plan y debemos asegurarnos de que las políticas y las transformaciones necesarias identificadas en él realmente estén sucediendo”, dijo Young, portavoz de la junta aérea.

Michael Kleeman, profesor de ingeniería civil y ambiental en UC Davis que no participó en el informe, dijo que es justo comparar las emisiones de incendios forestales con los sectores regulados para ayudar a poner los números en perspectiva. “Pero no usaría esa comparación para concluir que los esfuerzos de reducción del estado no tienen valor”.

Anuncio

En contraste con el “carbono fósil” arrojado por automóviles, camiones y plantas de energía, los incendios forestales de 2018 liberaron “carbono moderno” que será reabsorbido y retirado de la atmósfera a medida que las áreas quemadas vuelvan a crecer en las próximas décadas, explicó Kleeman.

“Los incendios forestales tuvieron muchos efectos catastróficos y la liberación de carbono es definitivamente uno de esos malos resultados”, dijo Kleeman. “Pero una fracción significativa de ese carbono debería ser devuelta al bosque en crecimiento a largo plazo. Los incendios forestales definitivamente no disminuyen los aspectos positivos de los otros esfuerzos de mitigación de gases de efecto invernadero de California”.

la-g-transportation-pollution-rising-electricity-dropping-2019-10-03-chartbuilder.png
(Los Angeles Times)

Los incendios forestales no son el único obstáculo del estado.

Según el informe, el éxito en la reducción de las emisiones de carbono de la generación de energía ha enmascarado la falta de progreso en la limpieza de la contaminación del transporte, los edificios y la industria.

El sector de la electricidad fue el único de la economía de California que ha visto “una mejora continua y significativa en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero” desde 2000, según el informe.

Las emisiones de los vertederos han aumentado cada año desde 2004 a medida que los californianos desperdician más y reciclan menos, según el informe, un desafío cada vez mayor con California y otros estados que no pueden enviar productos reciclables a China y otros mercados extranjeros.

La contaminación del transporte, la principal fuente de emisiones del estado, ha aumentado en los últimos años y sigue siendo el mayor obstáculo para alcanzar el objetivo de neutralidad de carbono a mediados de siglo.

La historia de amor de California con el automóvil, y cada vez más, camiones y SUV, es en parte culpable. Los californianos conducen más y las tasas de propiedad de vehículos están en aumento. Las millas de vehículos siguen a la alza en California, incluso a medida que disminuyen en otros grandes estados, como Pensilvania y Nueva York.

Young señaló una reciente orden ejecutiva del gobernador Gavin Newsom, y la asignación estatal de cientos de millones de dólares de su programa ‘cap-and-trade’ para la compra de automóviles y camiones con cero emisiones, como “del total compromiso de California de transformar el sector del transporte”.

Aunque California es la quinta economía más grande del mundo, se clasifica como el contaminador mundial número 19, emitiendo más emisiones de gases de efecto invernadero que Francia o Tailandia, pero menos que Australia, México y el Reino Unido, según el informe.

“Cada elección que hacemos sobre cómo usar nuestra tierra, alimentar nuestros edificios y viajar hace la diferencia”, dijo Fowler. “Estamos cambiando lentamente una economía entera lejos de esa columna vertebral de combustibles fósiles, y se necesita mucha gente remando en la misma dirección”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio