Anuncio
Share
California

Un gran tiburón blanco dejó dos de sus dientes cuando mordió un kayak en la isla Catalina

Un gran tiburón blanco dejó dos dientes
Un gran tiburón blanco dejó dos dientes después de morder el kayak de un hombre.
(Danny McDaniel)

Un gran tiburón blanco dejó dos grandes dientes después de mordisquear un kayak en Camp Emerald Bay en la isla Catalina.

Mientras navegaba en kayak el sábado cerca de Ship Rock —un lugar de buceo en aguas abiertas a unas tres millas de Emerald Bay— Danny McDaniel, residente de San Diego, sintió que algo empujaba su embarcación. Pensó que el empujón venía de su amigo, pero pronto vio la cabeza de un gran tiburón blanco que envolvía la parte trasera de su kayak. McDaniel se paralizó.

“Vi el hocico del tiburón sobre la parte trasera del kayak”, dijo. “Luego seguí viendo del hocico hacia arriba y encontré un cuerpo inmenso a la derecha del barco”.

A mediados de mayo, los funcionarios en Long Beach emitieron un aviso para los bañistas después de que varios tiburones fueran avistados en las aguas poco profundas de la costa.

John Chambers observó el encuentro de su amigo con el tiburón a una distancia de unos 25 pies, gritándole que golpeara al tiburón en la cabeza. El tiburón mordió la embarcación y luego se alejó nadando, dejando atrás dos dientes.

Anuncio

McDaniel dijo que la experiencia duró sólo unos segundos, pero que sabe exactamente cuándo ocurrió gracias a una pulsera que mide su actividad física.

“Mi corazón saltó a las 4:30 exactamente, a unos 150 metros al oeste de Ship Rock”.

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) dijo el viernes que está iniciando una investigación sobre el gran número de muertes de ballenas grises reportadas en la Costa Oeste este año para determinar si las causas ambientales, humanas o relacionadas con enfermedades son las culpables.

El tiburón no movió agresivamente su cabeza de un lado a otro, pero sí empujó a McDaniel lo suficientemente fuerte como para que su kayak girara 180 grados. La fuerza es también lo que probablemente causó que los dientes del tiburón se salieran. Al medir 2 pulgadas cada uno, los cálculos preliminares sugieren que el tiburón medía unos 19 pies de largo.

Anuncio

Jon-Dan-Kayak.jpg
Bill Powers, a la izquierda, y Danny McDaniel sostienen un diente de tiburón después de que McDaniel se encontró con un gran tiburón blanco.
(Danny McDaniel)

McDaniel, que tiene un gran tatuaje de tiburón en el pecho, ha buceado durante más de 20 años y ha nadado con varios tiburones. Pero nunca se había encontrado con uno tan grande.

Los avistamientos de tiburón blanco no son infrecuentes en la isla Catalina. Hubo una docena de relatos este verano, dijo Chris Lowe, profesor de biología marina y director del Shark Lab de Cal State Long Beach.

Lowe dijo que este tiburón en particular ha sido visto en Catalina varias veces en las últimas dos semanas. Lowe y su personal planean buscarlo el miércoles por la mañana en un esfuerzo por marcar al depredador y comprender mejor sus patrones, así como para determinar si existe una subpoblación de grandes blancos en las islas del Canal.

“Esta es la nueva normalidad. Tenemos que compartir el océano con ellos”, dijo. “Deberíamos estar siempre pensando que puede haber tiburones aquí, pero eso no significa necesariamente que debamos estar asustados”.

Los grandes tiburones blancos se dejan ver cuando tienen curiosidad. Pero contrariamente a la representación popular, dijo Lowe, son típicamente tímidos y cohibidos.

“La naturaleza de ser una criatura emboscada”, explicó.

Los tiburones han sido protegidos en California desde 1994. Antes de eso, eran cazados y pescados.

Anuncio

Los ataques de tiburones alrededor de la isla Catalina son raros, pero han ocurrido. En 2008, una kayakista fue lanzada al aire cuando un tiburón se topó con ella. En 2012, un tiburón mordió el paddleboard de una niña de 15 años a una milla de la zona de Avalon.

Lowe recomienda que la gente se mantenga junta cuando esté en el agua y alejada de las áreas donde los tiburones puedan alimentarse. Pero no cree que se deba disuadir a la gente de realizar actividades acuáticas.

McDaniel ciertamente no lo hizo. Tres horas después de su encuentro con el gran tiburón blanco, él y Chambers estaban de vuelta en el agua para una inmersión nocturna, esta vez sin un tiburón a la vista.


Anuncio