Así se viviría un terremoto devastador en California

New Zealand
La Christ Church Cathedral en Nueva Zelanda sigue severamente dañada por un poderoso terremoto ocurrido en 2011.
(Marcus Yam / Los Angeles Times)
Share

Christchurch, Nueva Zelanda, destrozada por un terremoto en 2011, ofrece una lección urgente para California

CHRISTCHURCH, Nueva Zelanda -
Las torres de gran altura que sirvieron como puntos de referencia de esta ciudad ya no existen. Los bloques donde antes estaban los edificios históricos de ladrillo ahora están vacíos. En el centro de la ciudad, la catedral de Christchurch permanece en ruinas.

El ajetreo de la jornada laboral en uno de los principales centros comerciales de Nueva Zelanda, abandonado por muchos empleadores, se ha ralentizado. Una corriente de turistas que alguna vez fue constante disminuyó dramáticamente.

Hace ocho años, un gran terremoto exactamente debajo de la iglesia mató a 185 personas. La recuperación total sigue siendo esquiva.

La ciudad ofrece una lección urgente a California, cuyas ciudades principales, situadas junto a fallas sísmicas, enfrentan amenazas similares.

Anuncio
Anuncio

Un recordatorio de eso llegó el 5 de julio, cuando el terremoto más grande en dos décadas que azotó a California sacudió el área de Ridgecrest. Si se hubiera centrado en Los Ángeles, la destrucción habría eclipsado fácilmente lo que sucedió en Christchurch.

Desde que el sismo de magnitud 6.2 golpeó a Nueva Zelanda el 22 de febrero de 2011, la recuperación ha sido dolorosamente lenta. Las réplicas físicas, económicas y psicológicas continúan.

El horizonte de Christchurch, Nueva Zelanda, antes del terremoto de 2011. Los funcionarios luego restringirían algunas áreas para el desarrollo futuro.
(Richard Simonds)

• El terremoto rediseñó la geografía de Christchurch. El centro ahora es más plano y pequeño, con 1.500 edificios en el Distrito Central de Negocios que han sido demolidos. Algunas empresas se fueron a los suburbios y nunca volvieron. Las autoridades también compraron y demolieron 8.000 casas a lo largo de los ríos, la costa y las colinas y restringieron el desarrollo futuro de esas áreas.

• Además del comercio que se mudó del centro de la ciudad, no se han completado los proyectos destinados a restaurar Christchurch (un centro de convenciones, un centro de recreación y un estadio deportivo). Algunos están a años de convertirse en realidad.

• La angustia psicológica relacionada con el terremoto ha sido generalizada, con estrés postraumático, ansiedad y depresión reportados años después del temblor.

Anuncio

“Siempre solíamos decir, ‘La recuperación nos está volviendo a la vida normal’. La cosa es que, después de un evento como este, la vida normal ha cambiado, y nunca volverá a ser lo mismo”, manifestó James Thompson, un oficial del gobierno regional en manejo de emergencias. “Entonces te recuperas en una nueva normalidad, o una nueva forma de vida. Y ese cambio se quedará con la gente para siempre”.

Nueva Zelanda y California tienen estándares de seguridad sísmica similares, su paisaje urbano construido en el siglo XIX con ladrillos propensos al colapso y en el siglo XX con hormigón quebradizo.

La recuperación de un gran terremoto en el sur de California o el área de la Bahía de San Francisco sería más desafiante que en Christchurch, dada la enorme población del estado, la escasez de viviendas y la infraestructura en expansión. El último roce en California con un sismo verdaderamente devastador fue el evento de magnitud 7.8 en 1906 que destruyó gran parte de San Francisco, retrasando al Área de la Bahía por generaciones.

Los temblores más recientes del estado, aunque mortales, estaban lejos de ser los peores escenarios.

Christchurch map
El terremoto de magnitud 6.2 fue tan devastador para Christchurch porque se rompió en una falla directamente debajo de la ciudad, colocándolo en la peor ubicación posible.
(Casey Miller / Los Angeles Times )

Nueva Zelanda y California también se encuentran en el borde de un enorme límite de placa tectónica. Los vecindarios se construyen sobre sedimentos blandos que aumentan el temblor, y las regulaciones sísmicas para los edificios más antiguos en muchas áreas son inadecuadas para resistir el colapso de los sismos intensos.

Un terremoto de magnitud 6.9 en 1989 centrado bajo las montañas de Santa Cruz, a 60 millas de San Francisco, colapsó una sección del puente de la bahía de San Francisco-Oakland y la carretera interestatal 880 de dos pisos, junto con estructuras en los distritos del sur de Market y Marina; el número de muertos fue de 63 y el daño a la propiedad fue de $10 mil millones.

San Francisco map
Según un estudio geológico de EE.UU, un hipotético sismo de magnitud 7 a lo largo de la falla de Hayward en el área de la Bahía de San Francisco provocaría temblores severos, violentos o extremos a lo largo de grandes extensiones de East Bay, North Bay y Silicon Valley.
(Casey Miller / Los Angeles Times)

El sismo de magnitud 6.7 del sur de California en 1994 provocó su peor sacudida en edificios relativamente nuevos en los valles de San Fernando y Santa Clarita. Al menos 57 personas murieron y el terremoto causó $20 mil millones en daños y $49 mil millones en pérdidas económicas.

El Servicio Geológico de EE.UU ha proyectado que un terremoto de magnitud 7 en la falla de Hayward del área de la Bahía de San Francisco podría provocar 800 muertes y 18.000 heridos.

Anuncio

Uno de magnitud 7.8 en la falla de San Andreas en el sur de California podría ser aún más catastrófico, causando 1.800 muertes y 50.000 heridos.

Los Angeles map
Un terremoto de magnitud 7.8 en la falla de San Andreas podría provocar temblores severos, violentos y extremos generalizados en amplias franjas del sur de California, marcados por los tres colores más rojos en este mapa.
(Casey Miller / Los Angeles Times)

Parte 1: Una geografía que ha cambiado

El centro de Christchurch antes del terremoto ofrecía una línea de tiempo arquitectónica de su historia. Hubo algunos edificios ornamentales originales del siglo XIX, como la catedral, así como bloques comerciales construidos a principios del siglo XX con ladrillos y piedras. El moderno horizonte urbano comenzó a desarrollarse a fines de la década de 1960, con un auge en los edificios de concreto hasta la década de 1980.

Muchos de esos edificios de ladrillo y piedra no reparados no pudieron soportar el temblor. Más de 40 personas fallecieron por la caída de escombros. La gran mayoría había estado fuera de las estructuras colapsadas, incluidos los peatones y los que viajaban en vehículos.

El terremoto también devastó los edificios de oficinas de hormigón del centro. Dos colapsaron: el edificio Canterbury Television de seis pisos, matando a 115 personas; y el edificio de cinco pisos Pyne Gould Corp., causando 18 muertes.

El puerto más cercano de Christchurch, Lyttelton, el tercero más grande de Nueva Zelanda, sufrió una devastación masiva, incurriendo en más de $320 millones en daños tan extensos que se esperaba que el proceso de reconstrucción tomara al menos de 12 a 15 años. Un gran golpe para Christchurch fue que los muelles dañados de Lyttelton ya no permitían atracar grandes cruceros.

Se derrumbaron tantos edificios que el centro de la ciudad de Christchurch fue acordonado al paso del público y algunas de esas áreas durante más de dos años.

Pero incluso cuando el centro compacto reabrió recientemente de manera gradual, la reconstrucción fue lenta, y muchas personas se mantuvieron alejadas “porque hubo muchas réplicas”, dijo el residente Penny Smart.

Su tienda, Mrs Higgins Oven Fresh Cookies, fue demolida junto con el resto del histórico edificio Regent on Worcester Theatre, construido en 1930. Reabrió en otros lugares dos años más tarde, pero la disminución dramática en el tráfico peatonal ha significado la reducción de alrededor del 60% del negocio previo al terremoto.

Anuncio

“Sigue siendo una lucha: literalmente, estamos haciendo lo suficiente para permanecer abiertos, y eso es todo”, dijo Smart.

Christchurch earthquake
El edificio de Pyne Gould Corp. se derrumbó en el terremoto.
(Hannah Johnston / Getty Images)
Christchurch memorial
Un sitio conmemorativo conmemora a las 18 personas que murieron cuando el edificio de Pyne Gould Corp. se derrumbó.
(Deb Donnell / For The Times)

Una peluquera que volvió a abrir en el centro rápidamente descubrió que algunos clientes estaban inquietos porque el piso del salón estaba inclinado.

“Las sillas rodarían”, dijo Tracy Hatton, quien tiene un doctorado en recuperación de desastres y habló con la peluquera. “Nos llamaron ‘la dona’, porque teníamos un [centro] completamente muerto y había actividad... donde contábamos con espacio” en los suburbios.

Al igual que en California, el desarrollo en Christchurch hace décadas ocurrió a lo largo de las preciadas tierras costeras, con poca reflexión sobre la estabilidad del suelo.

Southshore siempre fue uno de los barrios más pintorescos de la ciudad, una delgada península de casas modestas encajonadas entre una playa de arena y el Océano Pacífico por un lado y un estuario por el otro.

El terremoto provocó que la tierra allí actuara como arenas movedizas, un proceso llamado licuefacción. En un lugar, un chorro de agua de 4 pies de altura fluyó de lo que había sido un jardín. Algunas fundaciones de casas fueron completamente destruidas; la tierra se hundió un pie de elevación en algunos lugares.

A diferencia del centro de la ciudad, algunas partes de este vecindario y muchas otras en toda la localidad no pudieron ser reconstruidas. El terreno estaba demasiado mal licuado, se había hundido bastante o ahora tenía un riesgo muy alto de deslizamientos de tierra y colapso de acantilados para que hubiera esperanza de desarrollarse sin un esfuerzo prolongado y costoso para estabilizarla.

El gobierno hizo ofertas para comprar más de 8.000 casas y las demolió, limitando la reconstrucción en tres millas cuadradas de tierra.

Anuncio

Penny Smart
La tienda de galletas de Penny Smart fue demolida después del terremoto. Ella reabrió dos años más tarde en un edificio diferente, pero el negocio está en dificultades.
(Marcus Yam / Los Angeles Times)

Lynda Burdekin, de 68 años, tuvo que despedirse de un tercio de sus vecinos. Cerca de 170 casas, todas más cercanas al estuario, fueron arrasadas.

Algunos de ellos fueron a hogares para personas mayores; otros se mudaron a donde vivían sus familias. Las despedidas fueron emotivas. “Tenían la intención de mantener su vida allí", dijo.

Lynda Burdekin
Lynda Burdekin perdió su casa cuando fue dañada irreparablemente. Está decidida a reconstruir.
(Marcus Yam / Los Angeles Times)

La casa de Burdekin estaba tan dañada que necesitaría ser reconstruida con una base más sólida y situada más arriba para protegerla contra el aumento del nivel del mar.

Con el terremoto que destruyó un muro que separa las casas del estuario, Southshore está más a merced de las fuerzas de la naturaleza que nunca. El Ayuntamiento acordó estudiar cómo proteger el vecindario de la erosión e inundaciones durante el mayor tiempo posible.

Ann Brower, una científica ambiental, había estado preocupada por los históricos edificios de ladrillo que bordeaban las calles del centro de Christchurch. Tenía experiencia personal: vivió el terremoto de Northridge de 1994 mientras obtuvo su licenciatura en Pomona College.

Ann Brower
Ann Brower sobrevivió al terremoto de Northridge en 1994 y al terremoto de Christchurch en 2011.
(Marcus Yam / Los Angeles Times)

Por esta razón, Brower había evitado ir al centro de Christchurch después de que la ciudad comenzó a tener terremotos dañinos en la segunda mitad de 2010. Pero el 22 de febrero de 2011, la evitó y planeó una ruta de autobús hacia el centro. Cuando su autobús cruzó el centro de la ciudad, se produjo el gran sismo.

Enormes trozos de edificios de ladrillo no reparados cayeron sobre su autobús, aplastándolo. Los otros ocho en el autobús, incluido el conductor, murieron. El más joven era un niño de 14 años que se dirigía a su casa mientras disfrutaba de medio día fuera de la escuela. Cuatro peatones también fallecieron.

Anuncio

Las preocupaciones de Brower sobre las vulnerabilidades del centro de Christchurch estaban bien fundadas y ayudaron a explicar cómo ha cambiado la ciudad en los últimos ocho años.

Brower dijo que le gusta el nuevo centro, que es más seguro y menos denso. Ahora va a los nuevos restaurantes que están abriendo y se alegra de que todos esos edificios de ladrillo hayan desaparecido. Recientemente, la ciudad abrió un nuevo centro de justicia gubernamental, así como una biblioteca, una sala de conciertos y un mercado de agricultores bajo techo. Los impulsores cívicos esperan que la apertura del centro de convenciones y el regreso de grandes cruceros al puerto más cercano de la ciudad el próximo año y los nuevos hoteles planeados motivarán a los visitantes a quedarse más tiempo; se espera que el trabajo para fortalecer la Catedral de Christchurch comience el próximo año.

“La vida nunca tuvo la intención de permanecer igual”, dijo Brower. “Recuperación: ahí es donde volverás a donde estabas. Nunca te recuperas completamente de un terremoto. Pero eso no es necesariamente algo malo”.

Un hombre recupera su bicicleta de los restos de un edificio en Christchurch en 2011.
(Martin Hunter / Getty Images)

Parte 2: Heridas económicas

Karen Selway se enorgullecía de planificar para el futuro.

Ella comenzó una compañía de investigación de mercado en Christchurch que en su apogeo empleaba el equivalente de 17 empleados a tiempo completo. Compró un edificio de ladrillos en el centro para albergar sus oficinas, utilizando el espacio extra para atraer inquilinos.

Para ella, el edificio era su ‘alcancía de ahorros’.

Cuando el terremoto golpeó, sus paredes sufrieron grietas significativas. Nadie resultó herido, pero las autoridades ordenaron rápidamente la demolición de los restos.

Selway tuvo poco tiempo para recuperar sus archivos o servidores de computadora; estaba ocupada preparándose para el funeral de su hermana, una psicóloga clínica que murió cuando el edificio de Canterbury Television se derrumbó y se incendió.

Anuncio

“También lamentas la pérdida de tu edificio”, dijo Selway.

El edificio de Karen Selway, donde dirigía una empresa de investigación de mercado, resultó dañado en el terremoto y ordenó su demolición.
(Marcus Yam / Los Angeles Times)

Se espera que la reconstrucción de Christchurch cueste $26 mil millones, según una estimación del Banco de la Reserva, lo que la convierte en el mayor desafío económico de Nueva Zelanda.

“Después del terremoto, todos pensamos: cinco años y la ciudad central volverá a la normalidad. Y fue oh, probablemente 10, luego 15, después 20. Y así sigue”, dijo Selway.

El golpe económico para muchos fue disminuido por la alta tasa de seguro contra sismos de Nueva Zelanda.

A diferencia de California, donde sus prestamistas exigen a la mayoría de los propietarios de viviendas que sólo tengan seguro contra incendios, hay un complemento obligatorio de seguro contra terremotos en Nueva Zelanda para cualquier persona con la póliza de incendio residencial estándar, según Ilan Noy, profesor de economía de la Universidad Victoria en Wellington. Más del 95% de las propiedades residenciales están cubiertas.

El valor asegurado de la propiedad de Selway era de $830.000, pero costaría $2 millones reconstruirlo.

Earthquake
Escombros de una iglesia en Christchurch en 2011.
(Hannah Johnston / Getty Images)
La iglesia reconstruida.
(Deb Donnell / For The Times)

“Acabo de pasar por estados, en términos y niveles de estrés mental, que nunca habrías imaginado que existían”, dijo Selway. “Si hubiéramos sabido hace ocho años por lo que íbamos a pasar, hubiera dicho que no iba a poder hacerlo”.

Anuncio

Los últimos años han sido económicamente desafiantes ya que la demanda de investigación de mercado en una ciudad devastada por el terremoto se evaporó. Selway ahora tiene el equivalente a tres empleados a tiempo completo.

Todavía posee el terreno debajo de su edificio demolido, y la ciudad está interesada en comprarlo para construir el estadio. Pero el gobierno ha valorado la tierra a un precio significativamente más bajo que lo que los expertos de Selway han encontrado.

Selway siente que ha perdido casi una década de su vida peleando con las aseguradoras y el gobierno, y estima sus pérdidas por el terremoto en alrededor de $660.000.

Selway compró una casa unifamiliar lejos del centro de la ciudad como su nueva oficina. Pero las reglas gubernamentales de emergencia que permiten que las casas se usen como oficinas expirarán en 2021, y el uso del edificio volverá a ser el de un hogar residencial.

Ella compró una casa de al lado y la está convirtiendo en un centro de bienestar, como un homenaje a Susan, su hermana fallecida.

New Zealand earthquake
Catedral Católica de Christchurch después del terremoto.
(David Wethey / Associated Press)
La iglesia hoy.
(Deb Donnell / For The Times)

“Acabo de pasar por estados, en términos y niveles de estrés mental, que nunca habrías imaginado que existían”, dijo Selway. “Si hubiéramos sabido hace ocho años por lo que íbamos a pasar, hubiera dicho que no iba a poder hacerlo”.

Los últimos años han sido económicamente desafiantes ya que la demanda de investigación de mercado en una ciudad devastada por el terremoto se evaporó. Selway ahora tiene el equivalente a tres empleados a tiempo completo.

Todavía posee el terreno debajo de su edificio demolido, y la ciudad está interesada en comprarlo para construir el estadio. Pero el gobierno ha valorado la tierra a un precio significativamente más bajo que lo que los expertos de Selway han encontrado.

Anuncio

Selway siente que ha perdido casi una década de su vida peleando con las aseguradoras y el gobierno, y estima sus pérdidas por el terremoto en alrededor de $660.000.

Selway compró una casa unifamiliar lejos del centro de la ciudad como su nueva oficina. Pero las reglas gubernamentales de emergencia que permiten que las casas se usen como oficinas expirarán en 2021, y el uso del edificio volverá a ser el de un hogar residencial.

Ella compró una casa de al lado y la está convirtiendo en un centro de bienestar, como un homenaje a Susan, su hermana fallecida.

Parte 3: un terremoto mental

Cuando comenzaron los temblores, Amy Cooney le dijo a su hermano, Jaime Gilbert, que corriera.

Estaban trabajando en un bar dentro de un viejo edificio de piedra. Primero las botellas se estrellaron a su alrededor. Cuando salieron a la acera, bloques gigantes de piedra caliza se derrumbaron.

Cooney, quien entonces tenía 31 años, se despertó con el sabor del polvo en la boca, atrapada.

Sintió que su mano tocaba la de su hermano. Gilbert había muerto al instante.

Amy Cooney
Amy Cooney en su casa en Christchurch. Después del terremoto de 2011, se le diagnosticó un trastorno de estrés postraumático.
(Marcus Yam / Los Angeles Times)

Cooney siempre se había considerado una persona fuerte, una piedra para las personas en su vida. No sólo era madre de tres hijos, sino que durante mucho tiempo fue una figura materna para su hermano de 22 años: le compró su primer automóvil, le dio su primer trabajo, le compró su primer teléfono celular y estuvo allí para el nacimiento de su primer hijo.

Anuncio

En los meses posteriores a su muerte, ella pensó que estaba bien. Para otros, ella parecía nerviosa y enojada. Tenía pesadillas sobre su familia atrapada en escombros; en el día, soportaba ataques de pánico y recuerdos dolorosos. Ella bebía para diluir su sentimiento de impotencia.

Sus heridas físicas (daño en los nervios de un brazo, pómulos fracturados, laceraciones en la cabeza) se curaron. Pero “las lesiones emocionales fueron mucho mayores de lo que podría haber concebido”, dijo.

Abordar el costo mental y emocional de un devastador sismo ha resultado arduo y difícil de alcanzar para Christchurch.

Las tasas de depresión y trastornos de ansiedad aumentaron entre los que habían estado más cerca del temblor. También lo hizo el número total de trastornos mentales. Una encuesta de salud realizada entre 2014 y 2017 encontró que el 23% de la región de Canterbury sufría de un trastorno del estado de ánimo o ansiedad, superior a la tasa nacional del 19%. Los expertos dijeron que las cicatrices emocionales iban desde la pérdida de sueño y formas leves de ansiedad hasta problemas psiquiátricos agudos.

Amy Cooney
Amy Cooney en casa con su familia. “Las lesiones emocionales fueron mucho mayores de lo que podría haber concebido”, dijo.
(Marcus Yam / Los Angeles Times)

“Nuestros servicios de salud mental se vieron sometidos a una enorme presión inmediatamente después”, dijo el Dr. Alastair Humphrey, oficial médico de salud de la región de Canterbury.

Algunos pacientes con antecedentes de problemas de salud mental recayeron en depresión o incluso psicosis y necesitaron tratamiento hospitalario. Llegaron nuevos pacientes en busca de tratamiento para la pérdida de sueño y la ansiedad. La junta regional de salud dijo que los efectos a largo plazo para los niños eran “particularmente preocupantes”.

Los expertos dicen que inmediatamente después de un terremoto, luego de que una comunidad celebra rescates y héroes, el público puede entrar en una fase de esperanza poco realista en la que todos piensan que se volverá a la normalidad rápidamente.

Luego hay una larga fase descendente, acompañada de estrés, agotamiento y fatiga.

Para Cooney, tomó tiempo entender cuán gravemente había destrozado su psique el terremoto.

Anuncio

La vista de los escombros o el olor a polvo a veces provocaban ansiedad.

Seis meses después del sismo, su esposo, quien normalmente se contenta con permitir que Cooney sea ella misma, habló sobre ello. Y eso la llevó al médico y a un diagnóstico de TEPT.

En 2 años y medio de tratamiento dirigido por un equipo de fisioterapeutas, dijo Cooney, una de las partes más difíciles fue superar sus propios prejuicios contra la idea de tener un problema de salud mental.

“No quería que continuara en mi [historial de trabajo], cuando llene un formulario, '¿Alguna vez se lesionó de una manera que tal vez no pueda cumplir con sus obligaciones?’ No quería decir que sí".

Ella tiene un cuarto hijo ahora y un nuevo trabajo de gestión.

Kendyll Mitchell
Kendyll Mitchell y sus hijos, Jett y Dita. Estaban atrapados en los escombros de un edificio.
(Marcus Yam / Los Angeles Times)

Y hoy en día, incluso cuando las cosas simples salen mal, a ella no le molesta. “Me gusta, hombre, me cayó todo un edificio encima. Me encuentro bien”, aseguró. “Estoy siendo descarada, pero es cierto”.

Una de las decisiones más difíciles que enfrentaron los sobrevivientes en los meses posteriores al terremoto fue si se quedaban o no.

Kendyll Mitchell fue una de los que se fue.

Momentos antes del terremoto mortal, Mitchell, quien entonces tenía 27 años, había llevado a su hijo de 3 años, Jett, y a su hija de 10 meses, Dita, al último piso de un edificio de oficinas de concreto de seis pisos en Christchurch. Ella estaba allí para una sesión de asesoramiento para Jett, que se había aterrorizado por los constantes sismos que ocurrieron en los meses anteriores al ‘Big One”. El no dormía; no podía ir al preescolar; no quería dejar a su madre.

Anuncio

Mientras se sentaban en la sala de espera, comenzó a temblar. Mitchell agarró a Jett con su brazo izquierdo y el cochecito de Dita con su mano derecha.

Los pisos y las paredes comenzaron a separarse unos de otros. El piso comenzó a caer, y ella recordó sentirse succionada hacia abajo.

Oh, Dios mío, todos vamos a morir, pensó, antes de desmayarse.

El edificio de Canterbury Television, que albergaba una agencia de asesoramiento, una estación de televisión, una clínica y una escuela de idiomas, colapsó en 10 a 20 segundos, según un informe del gobierno. Todos los pisos cayeron, virtualmente hacia abajo.

Cuando se despertó 10 minutos más tarde, Mitchell estaba acostada sobre su lado derecho, atrapada en un espacio de aproximadamente 3 pies de altura. Milagrosamente, sus hijos parecían estar bien: Dita todavía estaba en su cochecito: un pedazo de concreto había rozado su sien y un panel de vidrio del tamaño de un cuaderno de notas descansaba sobre su pecho. Pero ella no estaba llorando; Jett la había consolado.

Mitchell podía ver la luz del día. Entonces vio humo saliendo de la escalera.

Bien, hemos sobrevivido a la caída y ahora vamos a perecer en un incendio.

En cuestión de minutos, un trabajador de la construcción que se había subido a los escombros en busca de sobrevivientes encontró a Mitchell y la sacó a ella y a sus hijos.

Mitchell sufrió una pelvis fracturada, un coxis roto, una herida en la pierna y una lesión en la cabeza.

La familia dejó Christchurch para ir a un pueblo a 100 millas al suroeste, Timaru, donde tenían parientes.

Anuncio

Decidieron hacer el movimiento permanente.

La recuperación no fue fácil. Mitchell dijo que debía lidiar con su nueva ansiedad; tenía miedo de dejar a sus hijos cuando los llevaba a la guardería y temor de que su compañero volviera al trabajo. Se entrenó para no permitir que la preocupación se debilitara.

Mitchell llegó al punto de inflexión cuando una amiga le dijo que podía pensar en el colapso del edificio de dos maneras: “Eso es algo que te sucedió en el pasado, o podrías convertirlo en el resto de tu vida”.

En otras palabras: “Puedes elegir seguir adelante, o continuar por el mismo camino”. En ese momento, ella decidió: “No voy a dejar que esto controle el resto de mi vida”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.