Anuncio
Share
California

Las restricciones de viaje en la frontera por el Coronavirus comienzan a afectar la vida diaria

Una mujer habla con los agentes de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos, alegando que se le permita cruzar en el paso fronterizo de San Ysidro Pedeast.
Una mujer habla con los agentes de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos, alegando que se le permita cruzar en el paso fronterizo de San Ysidro Pedeast.
(Alejandro Tamayo/The San Diego Union Tribune)

Los residentes mexicanos con visas legales comenzaron a ser rechazados por Estados Unidos el sábado por la mañana

Martin Arce, un trabajador de una fábrica de Tijuana, pasó la semana pasada fabricando respiradores que están siendo enviados a todo Estados Unidos para luchar contra la pandemia de coronavirus.

El trabajo era tan agitado, que Arce no tuvo tiempo de pagar su factura de teléfono. Debido a que los planes ilimitados son más baratos en San Diego que en Tijuana, Arce cuenta con un plan de Cricket Wireless. Y por motivo de que su teléfono está apagado y no tiene una computadora, Arce necesita cruzar la frontera para pagar su cuenta en persona.

Pero cuando intentó cruzar por el puerto de entrada de San Ysidro el sábado por la mañana, Arce fue rechazado debido a las nuevas restricciones que prohíben los viajes transfronterizos “no esenciales”.

Las restricciones, anunciadas el viernes por el Presidente Donald Trump, entraron en vigor justo después de la medianoche, hora del Este, del sábado a las 9 p.m. y del viernes aquí. El objetivo es detener la propagación del coronavirus limitando los viajes transfronterizos y protegiendo el comercio. Un acuerdo similar está en vigor con Canadá.

Anuncio

Los ciudadanos estadounidenses, los residentes permanentes legales, las personas con visas de trabajo y los que viajan por razones educativas o médicas aún pueden viajar libremente a través de la frontera con la documentación adecuada.

Las restricciones de viaje crearon una escena inusualmente tranquila en la frontera el sábado por la mañana.

Las aceras, normalmente llenas de gente haciendo diligencias, estaban vacías, al igual que los carriles peatonales hacia San Diego. Los vendedores ambulantes de Tijuana - normalmente corriendo entre los coches para vender dulces, sombreros y otras baratijas - se inclinaban junto a su mercancía mientras esperaban a los clientes del norte.

El tiempo de espera de los peatones era de menos de 10 minutos, mientras que los autos esperaban menos de 20.

Anuncio

El Comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza en funciones, Mark Morgan, aplaudió el lanzamiento de la medida en Twitter el sábado: “Los puertos de entrada ven reducirse el tráfico de peatones y vehículos mientras el comercio sigue fluyendo !Todo el mundo está haciendo su parte para detener la propagación!”

Los ciudadanos estadounidenses y los titulares de tarjetas verdes que cruzaron a San Diego el sábado por la mañana notaron que las nuevas restricciones de viaje prácticamente no tenían un impacto directo sobre ellos.

“Es como siempre”, dijo Neil Adams, un ciudadano estadounidense que regresaba a San Diego después de un par de días de comer langosta fresca y visitar a su familia en Rosarito.

Tijuana, Baja California, México 20 de marzo de 2020 | Un hombre habla con un oficial de Aduanas y Protección de la Frontera de Estados Unidos antes de que se le permita cruzar. En el cruce fronterizo de San Ysidro Pedeast. | (Alejandro Tamayo, The San Diego Union Tribune 2020)
Tijuana, Baja California, México 20 de marzo de 2020 | Un hombre habla con un oficial de Aduanas y Protección de la Frontera de Estados Unidos antes de que se le permita cruzar. En el cruce fronterizo de San Ysidro Pedeast. | (Alejandro Tamayo, The San Diego Union Tribune 2020)
(Alejandro Tamayo/Alejandro Tamayo/The San Diego Union Tribune)

Pero para muchos otros cuyas vidas se extienden a ambos lados de la frontera entre Estados Unidos y México, como Arce, las restricciones ya están teniendo un impacto.

María Guadalupe García, de 63 años, voló de Guadalajara a Tijuana el sábado por la mañana. Vino a ayudar a cuidar a sus nietos en San Diego mientras su madre trabaja en casa.

Los nietos tienen 5 y 6 años. Requieren tanta atención que su madre no puede hacer ningún trabajo.

“Iba a ayudar”, argumentó García, que llevaba una maleta llena de ropa.

Anuncio

Tan pronto como García les dijo a los agentes de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos que tenía una visa de turista, la rechazaron y no pidieron ni verla.

Mientras se alejaba de la frontera, García recibió una llamada de su hija preguntando si había cruzado.

Los oficiales le dijeron que las restricciones de viaje se mantendrán durante al menos 30 días y que pueden extenderse si la situación del coronavirus empeora.

“Me dijeron que no podría ir en al menos un mes, ¿puedes creerlo?”, le comentó a su hija.

Poco tiempo después, José Salazar también fue rechazado.

Iba de camino a recoger un paquete de cuidados que unos parientes de Salinas le habían enviado a su apartado de correos en San Diego. El paquete incluía pañales, un cochecito y otros suministros para su esposa embarazada.

Hasta que se levanten las restricciones, todas esas cosas simplemente se quedarán almacenadas, dijo Salazar.

“Realmente no puedo hacer nada al respecto”, manifestó.

Anuncio

Las restricciones también afectarán a aquellos que usan visas de turista para cruzar la frontera y trabajar de manera ilegal - cocinando en restaurantes, cortando el césped y limpiando casas en Estados Unidos.

Las nuevas restricciones de viaje no se aplicaron tan fuertemente para las personas que viajan de Estados Unidos a México en San Ysidro el sábado por la mañana.

Un reportero del San Diego Union-Tribune que cruzaba hacia el sur caminó entre los oficiales de aduanas mexicanos sin mostrar un pasaporte o sin que le hicieran ninguna pregunta sobre el propósito del viaje.


Anuncio