Anuncio
Share
California

La carrera por la vacuna se intensifica a medida que el coronavirus golpea a Asia con una segunda ola de brotes

Virus Outbreak Vaccine
Neal Browning recibe una inyección en la primera etapa del estudio de seguridad de una posible vacuna para COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus, en el Instituto de Investigación de Salud de Kaiser Permanente Washington en Seattle. La vacuna en investigación se llama ARNm-1273 y es fabricada por Moderna, con sede en Cambridge, Massachusetts.
(Ted S. Warren / Associated Press)

Los investigadores que compiten por desarrollar una vacuna para el COVID-19 se enfrentan a una tarea aún más urgente a la luz de los informes recientes de que el coronavirus se ha recuperado en Asia a pesar de los esfuerzos para reducirlo.

Han surgido nuevos casos de la enfermedad en Wuhan, Singapur y Hong Kong la semana pasada, luego de que los gobiernos levantaran algunos de sus controles de distanciamiento social.

Eso eleva las apuestas por los científicos que participan en un esfuerzo global sin paralelo para desarrollar una vacuna, incluidos cientos en Estados Unidos. Según los principales investigadores, más de 125 organizaciones, incluidas las principales compañías farmacéuticas, laboratorios gubernamentales y las mejores universidades, están trabajando en una vacuna u otros tratamientos.

“Ninguna respuesta había sido tan rápida antes”, apuntó Phyllis Arthur, vicepresidenta de enfermedades infecciosas y política de diagnóstico de BIO, una asociación comercial que representa a fabricantes de medicamentos, empresas de biotecnología y otros en la industria de la salud. “Pasamos de la secuenciación genética a las posibilidades de tratamiento en cuestión de semanas”.

Anuncio

Pero es probable que la amenaza letal permanezca activa hasta que llegue una vacuna completamente probada.

Las restricciones en las reuniones grupales, la actividad comercial y los viajes sólo son efectivas para reducir la propagación de la enfermedad. Está surgiendo evidencia de que pueden ocurrir nuevos brotes una vez que se levantan esas medidas.

Después del éxito inicial en contener la enfermedad, Singapur estableció nuevas restricciones esta semana en las escuelas y negocios no esenciales. Hong Kong también experimentó un repunte después de que relajó los controles, mientras que Estados Unidos y Europa permanecen en las primeras fases de la lucha y aún tienen restricciones vigentes. Wuhan también tiene un nuevo grupo de casos.

Incluso con una vacuna, el COVID-19 seguirá siendo una amenaza, porque los investigadores no están seguros de si el virus que lo causa podría mutar en los próximos años, reduciendo la efectividad de una vacuna y obligando a modificarla.

Anuncio

“Lo que no sabemos sobre este virus es su ritmo de evolución”, señaló David Rakestraw, un físico químico que está ayudando a dirigir el trabajo del COVID-19 en curso en el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, que ha llevado a cabo investigaciones de bioterrorismo durante décadas. “No esperen que esto desaparezca pronto. El virus está en la población ahora y evolucionará".

Gran parte del diálogo político sobre el COVID-19 se ha centrado en mascarillas faciales, ventiladores y pruebas rápidas para trabajadores de primera línea, pero en laboratorios de todo el país, los investigadores se han movilizado como nunca antes para aprovechar nuevas herramientas en el desarrollo de medicamentos que puedan tratar y prevenir la enfermedad.

Las 125 organizaciones abarcan toda la gama de las empresas farmacéuticas más grandes del mundo que oscurecen a las nuevas empresas de biotecnología, dijo Amy Finan, directora ejecutiva del Instituto de Vacunas Sabin, una organización sin fines de lucro.

“La respuesta no ha tenido precedentes”, manifestó Finan. “Los investigadores están trabajando en todos los países. La gente labora mañana, tarde y noche para encontrar soluciones. La comunidad de vacunas se ha unido muy rápidamente, trabajando mano a mano”.

Anuncio

El mes pasado, en el estado de Washington, comenzó un ensayo de una vacuna en etapa temprana para determinar la seguridad del medicamento. Se pronostica que otras comenzarán a principios del verano. Pero los ensayos de la segunda etapa, eliminar un medicamento a través de obstáculos regulatorios y establecer una base de fabricación, tomarán mucho más tiempo.

Aún no está claro cómo se usará una vacuna o varias vacunas, dijo Arthur. Podría seguir la práctica de una vacuna contra el Ébola, que se mantiene en reserva en caso de un brote pero no se administra ampliamente. O podría ser como la vacuna contra el sarampión, que se administra a todos.

El aumento en la investigación es en gran medida orgánico, no ordenado u organizado por el gobierno federal. La inversión privada está financiando la mayor parte del trabajo actual. Pero el Congreso aprobó $11 mil millones en fondos para la respuesta de COVID-19, con $9 mil millones administrados por la Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado del gobierno, dijo Finan. El dinero incluye una asignación de $3.5 mil millones para nuevas instalaciones de fabricación.

La Oficina de Política de Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca manifestó en un comunicado que está buscando una “respuesta de toda América” ​​que requiera el enfoque actual de recurrir a las agencias federales, la industria privada, la academia y el sector sin fines de lucro.

Anuncio

A nivel federal, el sistema nacional de laboratorios de EE.UU tiene aproximadamente 1.000 científicos y médicos a su disposición, y opera la red de supercomputadoras más grande del mundo.

En el Área de la Bahía, el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore está utilizando tecnologías de modelado por computadora -desarrolladas para garantizar la confiabilidad de las bombas nucleares- para examinar cómo 26 millones de moléculas diferentes podrían unirse y destruir la función del coronavirus.

Para hacerlo, los científicos construyeron un modelo virtual en 3D de un virus y comenzaron a examinar cómo una molécula podría unirse al virus, un trabajo de modelado que requiere potencia computacional que se ha conectado hasta estos últimos años, expuso Rakstraw, el científico de Livermore. Sólo una medida de ese desafío es la cantidad de energía eléctrica necesaria: el laboratorio recientemente gastó $150 millones en líneas eléctricas de alto voltaje adicionales para operar sus bancos de supercomputadoras.

El Laboratorio Nacional de Los Alamos, que desarrolló la primera bomba atómica, ha estado trabajando en ciencias biológicas desde 1945 y está aplicando su investigación pionera anterior sobre el VIH y la influenza al nuevo coronavirus, señaló un funcionario del programa bioquímico en las instalaciones federales.

Anuncio

“Vemos un resurgimiento y segundas olas en el futuro”, apuntó. “A medida que se alivian las restricciones vigentes y aumenta el transporte, se puede ver un resurgimiento con el tiempo. Una vacuna será muy importante para prevenir una nueva ola”.

Entre los grandes actores del sector privado, Johnson & Johnson anunció que ha identificado un candidato a vacuna y prometió $1 mil millones en fondos en colaboración con la Autoridad de Investigación y Desarrollo Avanzado Biomédico para probar y posiblemente fabricar el medicamento.

El gigante de la salud de Nueva Jersey dijo que espera iniciar “estudios clínicos en humanos a más tardar en septiembre de 2020 y anticipa que los primeros lotes de una vacuna COVID-19 podrían estar disponibles para su autorización a principios de 2021".

Amgen, que se anuncia a sí misma como la firma de biotecnología independiente más grande del mundo, informó la semana pasada que se lanzará al desafío en asociación con Adaptive Biotechnologies para desarrollar anticuerpos que puedan ayudar a tratar a los enfermos y brindar varias semanas de protección a los que están sanos, dijo el Dr. David Reese, vicepresidente ejecutivo de investigación y desarrollo.

Anuncio

La compañía, que tiene 8.200 empleados en su sede de Thousand Oaks, está utilizando computadoras de alta velocidad para detectar millones de células humanas de pacientes con virus recuperados para identificar posibles anticuerpos (proteínas no vivas) efectivos contra el virus, expuso.

“Vemos esto como el mayor desafío de salud pública que el mundo ha enfrentado en un siglo”, consideró Reese. “No veo este trabajo como una competencia en absoluto, dada la gravedad de la crisis que enfrentamos. Todo está a la luz”.

Reese y otros dicen que la cantidad de fondos es adecuada para moverse lo más rápido posible, aunque una capacidad de fabricación para producir miles de millones de dosis requerirá una empresa industrial mucho más grande.

Hay pocas posibilidades de milagro a corto plazo. Una vacuna permanece dentro de un lapso de 12 a 18 meses en el futuro, pero los tratamientos para los infectados pueden llegar mucho más rápido, posiblemente dentro de este año, dijeron los expertos.

Anuncio

Una vez que una vacuna se desarrolla y prueba con éxito, es probable que el gobierno actúe con cautela al aprobarla para uso general. En una crisis como la actual, la Administración de Drogas y Alimentos tiene la capacidad de emitir una “autorización de uso de emergencia”, aunque podría limitarse a las personas en la primera línea de la batalla contra la enfermedad.

Según los estándares históricos, de 12 a 18 meses sería la velocidad de la luz. La primera epidemia de poliomielitis en Estados Unidos ocurrió en 1894, pero continuó mutilando miles de personas cada año hasta que la vacuna oral desarrollada por Albert Sabin fue autorizada en 1960. El descubrimiento de Sabin resultó en la eliminación de la enfermedad paralizante en Estados Unidos en 1994.

Nadie en el círculo de la investigación espera que el mundo se vaya a distanciar socialmente durante décadas.

“Estamos comprometidos a avanzar tan rápido como sea humanamente posible”, aseguró Reese, jefe de investigación de Amgen.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio