Anuncio

California está en un momento crítico por el incremento de las hospitalizaciones por coronavirus

Shoppers, wearing masks to protect themselves from coronavirus, shop on Santee Alley in downtown Los Angeles.
Los compradores, que usan mascarillas para protegerse del coronavirus, caminan por Santee Alley en el Garment District en el centro de Los Ángeles.
(Genaro Molina / Los Angeles Times)

El número de personas hospitalizadas con coronavirus en California ha aumentado un 56% en las últimas dos semanas, una señal alarmante de cuán rápido se está propagando el COVID-19 y la intensa presión que está ejerciendo sobre la infraestructura médica del estado.

Los casos de coronavirus tuvieron un incremento en las últimas semanas, alcanzando cuatro registros máximos diarios en las dos semanas pasadas y haciendo que los funcionarios ordenen el cierre de los interiores de restaurantes y bares en gran parte del estado. Existe una creciente preocupación por el fin de semana del 4 de julio porque los funcionarios temen que las reuniones sociales puedan provocar aún más brotes.

El número de personas hospitalizadas con infección confirmada por coronavirus llegó a 5.196 el martes en todo el estado. Hace apenas una semana, había 4.047 individuos en hospitales, y una semana antes de eso eran 3.337 hospitalizados.

Algunos condados, incluidos San Bernardino y Riverside, dicen que sus hospitales están cerca de su capacidad de aumento, y los funcionarios se encuentran preparados para abrir instalaciones adicionales a medida que más pacientes necesitan atención.

Anuncio

El condado de Los Ángeles no ha sobrepasado su total diario más alto de hospitalizaciones por COVID-19, que alcanzó el 28 de abril con 1.962 pacientes, pero se está acercando: el martes, se encontraban 1.893 pacientes con infecciones confirmadas en los hospitales del condado de Los Ángeles; dos semanas antes, había 1.429.

“El condado de L.A. está realmente en una coyuntura crítica en la pandemia ", dijo Bárbara Ferrer, directora de salud pública del condado de Los Ángeles.

Las pruebas de coronavirus se están convirtiendo en un desafío creciente en Los Ángeles y más allá.

Hasta el miércoles, no había citas disponibles en los sitios de prueba administrados por el condado o la ciudad. Las autoridades advirtieron que los exámenes serían limitados esta semana debido al próximo fin de semana festivo, pero en las últimas semanas, hacerse una prueba ya ha resultado ser un desafío. La semana pasada, los espacios para citas se llenaron en medio de las continuas llamadas de los funcionarios para que los residentes se hicieran la prueba.

Anuncio

La Dra. Christina Ghaly, directora de servicios de salud del condado de Los Ángeles, dijo el miércoles que la demanda de pruebas ha aumentado y que se agregarán más espacios el viernes. Agregó que el condado planea expandir los exámenes a las áreas más afectadas por el virus, y que las personas que tienen síntomas, trabajan en entornos de alto riesgo o han entrado en contacto con alguien que se sabe que es positiva son las que más necesitan pruebas.

Si alguien que experimenta alguno de esos factores no puede hacerse la prueba a través de los sitios administrados por el condado o la ciudad, Ghaly los alentó a no esperar y ponerse en contacto con su proveedor médico.

“Este es un momento de precaución universal”, subrayó.

En los últimos siete días, el 6.4% de las pruebas de coronavirus resultaron en infecciones confirmadas en California; hace una semana, sólo el 5.6% de los exámenes dieron positivo; y la semana anterior a eso, el 4.6% confirmaron infecciones.

Anuncio

La tasa a la que las pruebas de coronavirus dieron positivo fue aún mayor en el condado de Los Ángeles; ahora está en 8.4%, en comparación con 4.6% a fines de mayo.

Funcionarios del condado de Los Ángeles anunciaron el miércoles 32 muertes adicionales relacionadas con el coronavirus y más de 1.700 casos nuevos por cuarto día consecutivo. En un cambio en la política de gimnasios, el personal y los clientes en las instalaciones de fitness ahora deberán usar guantes y cubiertas faciales de tela en todo momento.

Como varios grupos de casos se han relacionado con reuniones, los funcionarios han alentado a las personas a que no se congreguen en entornos abarrotados o confinados y que no se reúnan con individuos fuera de su hogar durante el fin de semana festivo.

A pesar del hecho de que la gente ignora la orden y la reunión del condado, Ferrer dijo que no hay planes inmediatos para ofrecer orientación sobre cómo las personas pueden mezclarse de manera más segura con aquellos fuera de sus hogares en las llamadas burbujas sociales, como se ha hecho en algunas comunidades del norte de California.

Anuncio

Dicho esto, Ferrer agregó que los funcionarios del condado están preparando documentos de orientación para cuando las personas puedan volver a mezclarse de manera segura. Pero en este punto, los funcionarios se están centrando en la necesidad de que la gente minimice la exposición.

“Desafortunadamente, nuestros números, en este momento, realmente nos confirman que no debemos entrar en esas burbujas expandidas”, manifestó Ferrer. “Alentaría en verdad a las personas a regresar a la burbuja de su hogar, al menos durante las próximas dos semanas. Ciertamente estamos en un punto crucial”.

Ferrer agregó: “Si no podemos encontrar una manera de minimizar nuestras exposiciones... continuaremos viendo el aumento en los casos. Tenemos que hacer algo ahora mismo para volver a una zona más nivelada”.

En el condado de Orange, los funcionarios anunciaron que los bares se verán obligados a cerrar nuevamente a partir de la medianoche del jueves.

Anuncio

Pero sigue habiendo debate sobre cuántas playas se abrirán durante el fin de semana del 4 de julio. Los funcionarios de Laguna Beach votaron para cerrar las playas operadas por la ciudad el martes pasado. La ciudad había cancelado previamente su espectáculo de fuegos artificiales en un esfuerzo por reducir las multitudes, pero llevó el tema un paso más allá después de que el condado de Los Ángeles cerró sus playas y los residentes comenzaron a expresar su preocupación por una posible afluencia de bañistas.

Newport Beach está cerrando sus playas el 4 de julio después de que dos socorristas dieron positivo por COVID-19. Veintitrés colegas están en cuarentena. Uno de ellos muestra síntomas y aún no se ha examinado. Seal Beach también ordenó el cierre de su playa y sus instalaciones relacionadas. Huntington Beach todavía estaba decidiendo si debía mantener sus costas abiertas.

El condado de Ventura también cerró las playas para las vacaciones.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio