Pescar en el río L.A. es más que un pasatiempo de cuarentena. Para algunos, es una terapia

×
VIDEO | 02:28
For some, the L.A. River is a way to escape the pandemic

“Es mi nueva terapia”, dice Bryant Recinos antes de levantar su caña de pescar y azotar un anzuelo con un solo grano de maíz en la arremolinada agua azul-marrón del río Los Ángeles el sábado por la noche.

Recinos, de 24 años, respira calma y paciencia. Al comienzo de la cuarentena, compró su primera caña de pescar y otros equipos, y comenzó a llegar al verde tramo de Elyseian Valley un par de veces por semana.

A pesar de su carcasa de hormigón, instalada a fines de la década de 1930 para frenar las inundaciones que alguna vez fueron frecuentes, persisten los trazos del río natural. Además de aves de muchas plumas, es el hogar de carpas carnosas, lubinas de boca pequeña, tilapia y, alguna vez, truchas de cabeza de acero. Si inclina su vista de la manera correcta, lejos de los pasos elevados y las costas de concreto, podría ser Georgia.

Hay grandes excavaciones para pescar, ríos apresurados con brillantes truchas en Mammoth Lakes y el condado de Kern, pero carecen de una de las mayores fortalezas del río L.A.: conveniencia. Recinos tarda menos de 20 minutos en caminar desde su casa en Glendale hasta su lugar preferido debajo de la autopista 2.

Anuncio
Anuncio

Recinos dice que sabe que el mundo es un desastre. “Pero durante unas dos o tres horas al día, simplemente no quiero saber nada al respecto”.

A man fishes the Los Angeles River in July
Un hombre pesca en el río Los Ángeles a fines de julio.
(Gary Coronado / Los Angeles Times)

Al principio de la pandemia, los cierres masivos y el miedo al coronavirus llevaron a las personas a pasatiempos en el hogar, como jardinería, rompecabezas, hornear y muchos martinis. Justo cuando Los Ángeles comenzó a reabrir, un aumento alarmante en casos de virus y hospitalizaciones envió a la ciudad, y a gran parte del estado, a una aproximación al punto de partida.

Después de estar tanto tiempo adentro, “incluso los árboles se ven lindos”, dijo Summer Yang, del Valle de San Gabriel. Era su primera vez en el río, y miró alegremente mientras su prometido y algunos amigos recogían cangrejos de río en una cubeta blanca.

Algunos, como Recinos, han descubierto que pescar en el río L.A. es un respiro pacífico al COVID-19, la agitación política y social y al malestar de cualquier tipo. Incluso aquellos que han estado pescando en el río durante años dicen que es una nueva experiencia en medio de la nueva normalidad.

La familia Reyes

The Reyes family fishes at the L.A. River on a warm afternoon.
La familia Reyes, con sus instrumentos de pesca, en una tarde cálida.
(Lila Seidman / Los Angeles Times)
Anuncio

Destiny Reyes, de 13 años, nos pregunta a mi colega y a mí si queremos una carpa. Tal vez ella se compadece de nosotros. Los dos somos nuevos en la pesca y no hemos atrapado nada en horas. Abrimos una bolsa de plástico y ella la deja caer, todavía retorciéndose.

Conocimos a Reyes en el río varios días antes, junto con su padre, Omar, y su hermano, Daniel. Era el séptimo cumpleaños de Daniel, y los tres pasaban un tiempo pescando juntos, como lo hacen dos o tres veces por semana.

Omar Reyes, que vive en Culver City con su familia, comentó que se había resistido a las invitaciones de su hermano a pescar. Hace menos de cuatro meses, cedió. Ahora, perdón por la palabra, dijo, está enganchado.

“Te quita todo: todos los problemas, todo el estrés”, aseguró Reyes. “Y especialmente con esta pandemia, es muy agradable olvidar un poco”.

Maggie Harris

Maggie Harris stands near the river with her fishing pole.
Maggie Harris, residente de Echo Park, pesca tres o cuatro veces por semana.
(Gary Coronado / Los Angeles Times)

Mucho después de la última luz del día, Maggie Harris arrastra su red a la oscuridad poco profunda debajo de un puente peatonal que conecta Silver Lake y Atwater Village. Ella ilumina con una pequeña luz a un cangrejo de río que descansa bajo el agua, y luego otro aquí, allá, en todas partes. Su hijo aprendió todo sobre las pequeñas criaturas parecidas a langostas en la escuela de verano, y están ahí para observarlas haciendo lo suyo en la naturaleza.

Harris, residente de Echo Park, ha pescado durante mucho tiempo en el río y otros oasis urbanos cercanos, pero la cuarentena ha enfatizado la quietud de la práctica.

“Con todo lo que sucede, además, no está muy lejos de casa, pero, como saben, todavía debemos alejarnos un poco el uno del otro”, dice Harris.

Kyle Ng y Tucker Phillips

En tiempos anteriores al COVID, Kyle Ng y Tucker Phillips, dos amigos de poco más de 30 años, probablemente estarían en el gimnasio un martes por la noche.

Anuncio

Pero con los gimnasios cerrados de nuevo y los lugares al aire libre repletos de personas de ideas afines, están recurriendo a un nuevo pasatiempo.

Es la primera vez que Phillips pesca en 10 años, y también la primera vez que sale a pescar en el río L.A., sin embargo, los músculos recuerdan: ata un gancho en su cuerda y prepara su equipo.

Puede ser agradable ir a un lugar más desafiante en algún momento, pero “este es un lugar perfecto para practicar porque no hay muchos árboles que enganchen su cuerda y, en realidad, no estoy muy seguro. Todavía no he pescado nada, así que no sé si solo voy a atrapar basura durante el día”.

Aunque Ng pesca con cierta frecuencia en otras partes de la ciudad, recientemente descubrió la pesca con mosca: “Esta es una nueva aventura para nosotros”.

Karen Barnett, Bob Blankenship y Jim Burns

Bob Blankenship and Karen Barnett wear masks on a recent trip to the L.A. River
Bob Blankenship y su prometida Karen Barnett viven en Atwater Village y van al río varias veces a la semana.
(Gary Coronado / Los Angeles Times)

Karen Barnett, miembro del Consejo Vecinal de Atwater Village, está capturando peces pequeños, tras peces pequeños, tras peces pequeños. Se ha beneficiado de una verdadera fuente de ‘babygill bluegill’, reconocible por un toque brillante de su color epónimo en la mejilla.

Robert Blankenship y Jim Burns, su prometido y amigo, respectivamente, se acercan para ver de qué se trata la conmoción. Los dos han estado sobre el lodo del río, con los dedos cubiertos de barro y un olor a huevo podrido para demostrarlo, todo para buscar el “pez gordo”, pero nada sustancial muerde esa mañana.

Karen Barnett holds a baby bluegill in her palm
Uno de los muchos baby bluegills que Barnett atrapó en una excursión de pesca matutina.
(Lila Seidman / Los Angeles Times )

Blankenship, presidente de la sede de Trout Unlimited, un grupo conservacionista, pescó al lado de Barnett hace unos años. Burns, un maestro que dirige un blog sobre pesca con mosca en el río L.A., conoció a Blankenship virtualmente en 2014. Estaba comentando en una foto de Blankenship de 2014 en Los Angeles Times que accidentalmente había pescado un calcetín mientras buscaba a la esquiva trucha de cabeza de acero, la cual una vez pobló el río, pero no se le ha visto desde 1948. Blankenship inicialmente se erizó ante lo que percibió como crítica a sus habilidades de pesca, pero han sido amigos desde entonces.

“La buena parte de lo que hemos experimentado es la posibilidad de salir y de reducir el acelere y aprovechar lo que tenemos en Los Ángeles. Y una de las cosas con las que contamos es el río Los Ángeles ”, dice Burns. “Para mí, eso es una gran ventaja entre toda esta terrible crisis”.

Anuncio

Alex Mendoza

Alex Mendoza fishes with a friend after sunset.
Alex Mendoza pesca en el río Los Ángeles un sábado por la noche con una amiga.
(Lila Seidman / Los Angeles Times )

Como trabajador de un almacén de mariscos, Alex Mendoza, de 27 años, está regularmente inundado con pescado de China, Perú, Ecuador y de todas partes del mundo. Él los procesa y distribuye desde los puertos cercanos y ayuda a enviar los productos localmente y alrededor del país.

Así que, quizá sea un poco sorprendente que el residente de South Los Ángeles también pase su tiempo libre con los pescados. Aproximadamente dos veces al mes, Mendoza sale para encontrar tranquilidad, y tal vez pescar una carpa o dos.

En una reciente tarde de sábado, con la luz del día desvaneciéndose, Mendoza aún no había enganchado ningún pez. Pero estaba contento de pasar el tiempo con su amiga, quien estaba sentada a su lado en una losa de concreto.

“Esta es una buena distracción para mí", dice. “Pasé tanto tiempo solo en casa durante estos tiempos pensando en las facturas y el virus, lo que es realmente estresante”.

Nos los comemos o los regresamos

Edgar Alvarez fishes at the L.A. River.
Edgar Álvarez, de 23 años, de Cypress Park, aprendió a pescar hace unos cuatro años viendo videos de YouTube.
(Gary Coronado / Los Angeles Times)

Ni una sola persona entrevistada dijo que comería los peces sacados del río, excepto Michael Atkins, gerente de comunicaciones e impacto de la organización sin fines de lucro Friends of the L.A. River. “Estoy interesado en probarlo, bajo las circunstancias correctas, pero no creo que nadie lo aconseje oficialmente”, dijo Atkins. La mayoría de la gente consultada dijo que capturan y liberan u ofrecen el pescado a quienes viven en campamentos de individuos sin hogar cercanos.

El río fue diseñado para recoger la escorrentía de una cuenca hidrográfica de 900 millas cuadradas, lo que significa que los peces esencialmente nadan en lo que sea que provenga de nuestras calles, tejados y entradas. Aún así, la calidad del agua es “realmente buena”, dijo Sabrina Drill, experta en ecología urbana y especies acuáticas invasoras, el año pasado. Un estudio de toxicidad de 2007 descubrió que todos los peces estaban bajo el límite para varios contaminantes según la California Office of Environmental Health Hazard Assessment’s, incluidos el mercurio y el PCB.

Sin toxinas particulares o peligro explícito, son las incógnitas las que hacen que los pescadores sean cautelosos, según Atkins. Pero para los valientes o descaradamente culinarios, el chef y propietario de Night + Market, Kris Yenbamroong, ha desarrollado una receta de larvas de carpa del río Los Ángeles, una versión hiperlocal de una ensalada de carne tradicional tailandesa.

Alvarez, castging into the river, is silhouetted as the sun sets
Álvarez continúa pescando mientras la luz se extingue.
(Gary Coronado / Los Angeles Times)
Anuncio

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí