Anuncio
Share

Un Concejo Municipal recién constituido podría cambiar el enfoque de Los Ángeles hacia las personas sin hogar

Mark Ridley-Thomas, Kevin de León y Nithya Raman.
(Los Angeles Times)

Los tres nuevos miembros del Consejo de la Ciudad de L.A. aportan experiencia sobre la falta de vivienda

Durante años, la falta de vivienda se ha cernido sobre la cultura cívica de Los Ángeles como su problema más intratable, uno que definió a la ciudad y su gobierno a los ojos de muchas personas. Ahora el cambio puede estar en el aire, con la elección de tres nuevos miembros para el Concejo Municipal, la presión implacable de un juez federal y la posibilidad de una nueva administración en Washington.

Los tres miembros más nuevos del concejo montaron una ola de descontento por el fracaso del gobierno en ayudar a los 40.000 angelinos que no tienen hogar en medio de una pandemia. Para algunos votantes, se debió a la incapacidad de la ciudad para mantener las calles limpias y los derechos de paso despejados. Para otros, se trataba de la difícil situación de los ciudadanos más vulnerables y de cómo la ciudad esencialmente ha criminalizado su existencia.

Mark Ridley-Thomas regresa al concejo después de décadas de ayudar a dar forma a la política para personas sin hogar a nivel local y estatal, incluida la aprobación de la Medida H, que recaudó un impuesto sobre las ventas de un cuarto de centavo para generar alrededor de $355 millones al año para programas para personas sin hogar. Otro concejal entrante, Kevin de León, viene de un período como presidente pro tempore del Senado estatal, ayudando a supervisar la ayuda estatal para los desamparados.

El tercer miembro nuevo, Nithya Raman, quien derrotó al concejal David Ryu, proviene de trabajar en el gobierno de la ciudad y ayudar a fundar la Coalición para Personas sin Hogar del Vecindario SELAH en Silver Lake.

Anuncio

Todos están de acuerdo en que responder a la falta de vivienda es la prioridad más importante del concejo y puede aportar una nueva perspectiva a un organismo que está lidiando con un ominoso déficit presupuestario y la incursión de la supervisión judicial federal.

“Todos ellos sienten la intensa presión de tener a miles de personas durmiendo en las calles”, manifestó Tommy Newman, director sénior de United Way of Greater Los Angeles.

Tras celebrar la victoria electoral del demócrata Joe Biden, activistas e inmigrantes le dicen al presidente electo que tendrá que rendir cuentas frente a ellos con una reforma migratoria justa y un alto a la criminalización de los migrantes

Newman dijo que esperaba que hubiera un enfoque continuo, y tal vez más grande, en la creación de una mayor oferta de viviendas provisionales, en lugar de viviendas de apoyo más permanentes. Estos esfuerzos son la forma más rápida de lograr un progreso visible, indicó, y hacen que parezca que la falta de vivienda ha disminuido, incluso si la gente en viviendas temporales, como albergues, técnicamente siguen sin hogar.

Destacó el reciente debate sobre los cambios en la ley anti-camping de la ciudad que permitiría a las autoridades retirar los campamentos para personas sin hogar en cualquier lugar de la localidad si primero ofrecen un refugio como alternativa. Newman dijo que eso demuestra cómo algunos miembros del Concejo Municipal piensan que ahora es el momento de darle un garrote a las fuerzas del orden público para mover a la gente que vive en las calles. Otros miembros piensan que el debate es prematuro mientras haya una cantidad lamentablemente inadecuada de vivienda y refugio.

Ese debate durante una audiencia del concejo la semana pasada no resultó en ningún cambio en las leyes, pero el organismo de gobierno acordó continuar discutiendo públicamente el 24 de noviembre cómo enmendará las ordenanzas anti-acamping.

Sobre este debate y los esfuerzos potenciales del concejo está el trabajo del juez federal de distrito David O. Carter, quien supervisa una demanda presentada en marzo por un grupo de residentes y dueños de negocios del centro de Los Ángeles. Alegan que la ciudad y el condado de Los Ángeles no han logrado proteger al público ni brindar un refugio adecuado a quienes viven en las calles.

Carter ha tenido una presencia contundente, pasando por alto al alcalde Eric Garcetti en algunos aspectos y trabajando directamente con los miembros del concejo en planes para reducir la falta de vivienda. Newman dijo que este proceso ha empoderado a los miembros del concejo, y es posible que los nuevos miembros no estén de acuerdo sobre cómo manejar a Carter.

Ha centrado su atención en las personas que acampan cerca de las autopistas, pero no ha emitido una orden que indique que esta gente debe moverse. Esta incursión en la política local ha estado marcada por la confusión sobre cuánto poder ejerce Carter sobre las políticas de la ciudad y el condado.

“El problema es que la discusión es al revés”, dijo Carter durante una audiencia judicial en las cámaras del Concejo Municipal el jueves. “Este tribunal nunca permitirá nada a menos que la vivienda exista”.

El tema de una reforma migratoria está sujeta al Congreso, pero abogados dan una serie de opciones para revertir las medidas impuestas por la administración Trump

Como resultado de la demanda, el Condado acordó darle a la ciudad $300 millones durante los próximos cinco años para financiar 6.700 camas provisionales para viviendas para personas mayores de 65 años, junto con individuos que viven cerca de las autopistas. Carter continúa celebrando audiencias en las cámaras del concejo, donde los miembros ofrecen actualizaciones sobre cómo están tratando de ayudar a los desamparados en sus distritos.

Durante una audiencia reciente, Carter amenazó con llamar a la ciudad y a los miembros del concejo por desacato al tribunal si no aceleran la introducción de soluciones que incluyen comunidades de “casas pequeñas” y la rehabilitación de moteles que podrían albergar a personas sin hogar.

“Voy a nombrar a los miembros que no están cumpliendo. Van tan atrasados que es una vergüenza”, manifestó Carter al tiempo que señaló que es necesario que haya menos disputas entre la ciudad y el condado.

“La ciudad y el condado me recuerdan a dos millonarios en McDonald’s peleándose por quién pagará una hamburguesa mientras un vagabundo está hambriento afuera del local”.

El impulso para lograr un progreso concreto en materia de personas sin hogar se desarrollará en un año en que al menos la mitad de los 18 funcionarios electos de la ciudad se estén preparando para postularse para la reelección u otros cargos electos en 2022.

Los Ángeles ya prometió crear 6.700 camas para personas sin hogar como parte de un acuerdo alcanzado durante una demanda federal. Esa iniciativa estará cubierta por fondos del Condado, estatales y federales, dijeron funcionarios de la ciudad.

Enfrentados a un importante déficit presupuestario, los funcionarios de Los Ángeles no serán capaces de lanzar nuevos programas para personas sin hogar financiados por la ciudad sin tomar los fondos de otras agencias de la ciudad, como el departamento de policía. Han dicho que sería importante más apoyo de una posible administración de Joe Biden para hacer mella en la crisis.

Se espera que siete miembros del Concejo Municipal busquen la reelección en 2022, mientras que un octavo, el concejal Paul Koretz, se postula para controlador municipal. El fiscal de la ciudad Mike Feuer ha lanzado una campaña para la alcaldía y otros dos funcionarios electos y varios miembros del Ayuntamiento no han descartado una candidatura.

Ridley-Thomas llega al concejo después de haber estado ahí en la década de 1990 y ha mantenido que la falta de vivienda sigue siendo su principal prioridad. Dijo que la ciudad, aunque todavía trabaja para crear viviendas más asequibles, la mayoría se enfoca en ayudar a las personas que están en las calles lo más rápido posible mediante la construcción de más refugios y esfuerzos más novedosos, como casas pequeñas.

“El gobierno debe reconocer que tiene la obligación de levantarlos, no perseguirlos, no encarcelarlos, sino levantarlos y colocarlos en el lugar digno que merecen”, dijo Ridley-Thomas. “Necesitamos aumentar nuestro enfoque en las viviendas provisionales porque no podemos construir rápidamente suficientes viviendas asequibles”.

Raman no estuvo disponible para hacer comentarios, pero su copresidenta de campaña, Meghan Choi, dijo que la asequibilidad de la vivienda y la falta de vivienda eran las principales prioridades para los votantes.

“Realmente creo que su enfoque en estos temas ayudó", dijo Choi.

Raman, un ex funcionario de la Oficina Administrativa de la ciudad, presentó una plataforma que se centra en frenar el aumento de los alquileres, reducir la criminalización de los desamparados y brindar mayores servicios para quienes están en la calle mediante la creación de más “centros de acceso comunitario” a los que pueden ir los residentes sin hogar por ayuda.

De León piensa de manera similar al argumentar que la crisis que se presenta en las calles es la prioridad más urgente de la ciudad. Todavía está desarrollando las iniciativas políticas específicas que le gustaría que se promulgaran, pero dijo que es esencial más apoyo federal y que las barreras de la burocracia deben ser derribadas.

“Esta crisis humanitaria y pesadilla distópica requiere que todos se pongan manos a la obra”, manifestó. “Los silos deben ser diezmados y todos los niveles de gobierno deben unirse”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio