Anuncio

San Francisco podría cambiar el nombre de 42 escuelas, incluidas la Lincoln High y Dianne Feinstein Elementary

Students walk down stairs in front of a high school's mural of Native Americans and white settlers
George Washington High se encuentra entre las escuelas de San Francisco que un comité recomendó cambiar de nombre.
(Yalonda M. James / San Francisco Chronicle)

El comité de cambio de nombres comenzó su presentación con un homenaje al pueblo Ramaytush Ohlone, cuya tierra natal ahora está ocupada por la ciudad de San Francisco.

Luego vino la lista de escuelas cuyos nombres el comité había marcado para su remoción debido a supuestas asociaciones con la esclavitud, colonización u opresión.

Había 42 en total: un tercio de las escuelas públicas de San Francisco.

Algunos de los homónimos de las escuelas, como el padre misionero de California Junipero Serra y el compositor de “The Star-Spangled Banner” Francis Scott Key, tienen legados muy debatidos.

Anuncio

Para otros, como el de Abraham Lincoln y la senadora Dianne Feinstein, las razones eran menos obvias.

La famosa escuela magnet Lowell High también estaba en la lista: su homónimo, James Russell Lowell, era un abolicionista pero describía a los negros de manera desfavorable en sus escritos.

Los miembros del comité dijeron que los nombres de las escuelas deben representar los valores del distrito escolar, que incluyen respetar a todas las personas por igual.

“Los nombres de todas las escuelas de esta ciudad deben reflejar a las personas a las que se debe admirar”, dijo Mary Travis Allen, miembro del comité asesor de cambio de nombres.

Anuncio

Pero algunos graduados de las escuelas están furiosos por cambiar potencialmente los nombres de sus alma maters. Y la alcalde de la ciudad, London Breed, se manifestó enérgicamente en contra del debate sobre el cambio de nombre, y lo describió como una distracción no deseada cuando las escuelas están cerradas debido a la pandemia de COVID-19.

“Es ofensivo para los padres que están haciendo malabarismos con los horarios de aprendizaje diario en el hogar de sus hijos, hacer sus propios trabajos y mantener la cordura”, escribió Breed en un comunicado de prensa el mes pasado. “Es ofensivo para mí como alguien que asistió a nuestras escuelas públicas, que ama nuestras escuelas públicas y quién sabe cómo esos años en el salón de clases son lo que me sacaron de la pobreza y me llevaron a la universidad. Es ofensivo para nuestros niños que están mirando las pantallas día tras día en lugar de aprender y crecer con sus compañeros y amigos”.

El comité de cambio de nombres, que incluía a padres, estudiantes, educadores y miembros de la comunidad, fue convocado por la junta del Distrito Escolar Unificado de San Francisco a principios de año. El 10 de noviembre, el comité presentó sus recomendaciones a la junta.

Queda por ver si el distrito seguirá adelante con los cambios de nombre. Las 42 escuelas tienen hasta el 18 de diciembre para sugerir nuevos nombres, que deben ser aprobados por la junta escolar.

Anuncio

“Abraham Lincoln no es visto como un héroe entre muchas naciones indígeno americanas y pueblos nativos de Estados Unidos, ya que la mayoría de sus políticas demostraron ser perjudiciales para ellos”, escribió un miembro del comité en una hoja que resume las razones para las recomendaciones de cambio de nombre.

Feinstein, la senadora estadounidense y ex alcaldesa de San Francisco desde hace mucho tiempo, tiene una escuela primaria que lleva su nombre.

La misma hoja decía de Feinstein: “Ella es responsable del desalojo de todo un barrio de filipinos, y la brutalidad policial permitió que los perros de la policía atacaran a los ancianos filipinos que son veteranos. En repetidas ocasiones protegió y ondeó la bandera confederada frente al ayuntamiento de SF”.

La acusación de desalojo era una referencia aparente al International Hotel, donde 150 inquilinos chinos y filipinos de edad avanzada fueron desalojados en 1977, antes de la demolición del edificio. Feinstein no se convirtió en alcalde hasta el año siguiente y participó en la remodelación de la propiedad, según un folleto del comité de historia del hotel.

Anuncio

Según el San Francisco Chronicle, una bandera de batalla confederada fue izada frente al Ayuntamiento durante varios meses en 1964, más de una década antes del período en que Feinstein fue alcaldesa, como parte de un “Pabellón de banderas estadounidenses”. Una versión diferente de la bandera confederada puede haber persistido en el mástil de la ciudad, informó el Chronicle.

Tom Mentzer, un portavoz de Feinstein, señaló que los desalojos de International Hotel ocurrieron antes de que Feinstein fuera alcalde.

Añadió: “El distrito escolar es libre de tomar cualquier acción que considere necesaria, pero es importante conocer la bandera, parte de un diseño instalado años antes de que la senadora Feinstein fuera supervisora o alcaldesa, y se removió durante su mandato como alcalde”.

En la reunión del 10 de noviembre, algunos hablaron a favor de los esfuerzos de cambio de nombres.

Anuncio

“Siento que esto es algo que permite a las comunidades escolares concentrarse en reinventarse y pensar en quién no hemos estado homenajeando, a quién no hemos estado celebrando”, dijo la comisionada de la junta escolar Alison Collins.

Joan Hepperly, codirectora ejecutiva de Administradores Unidos de San Francisco, señaló que el sindicato apoya los cambios de nombre, pero quiere ralentizar el proceso para garantizar que sea inclusivo, especialmente durante una pandemia cuando las familias luchan con la educación en línea.

“Un proceso apresurado distorsionaría lo que esperamos que sea una experiencia unificadora y transformadora en una que, en cambio, excluya a los miembros de nuestras comunidades que son los más marginados”, dijo Hepperly.

Otros se oponen a cambiar el nombre de las escuelas, incluido un grupo de asociaciones de antiguos alumnos que ha lanzado una campaña de redacción de cartas.

Anuncio

“Qué desperdicio de recursos valiosos -mejor sería gastarlos para mejorar la educación de nuestros estudiantes”, decía una declaración en el sitio web de la Asociación de Antiguos Alumnos de la Escuela Preparatoria Balboa. “Realmente creemos que si este cambio de nombre (Dios no lo quiera) pasa, gran parte de la historia y las tradiciones que han creado nuestro fabuloso espíritu escolar se perderían”.

Emily Sánchez Powell de 91 años, se graduó de Balboa High en 1946 y fue presidenta de su asociación de exalumnos durante 45 años.

“A los alumnos les encanta su escuela y existe esta conexión con el nombre. Nos une, y nos gustaría llevar esto adelante con la generación actual”, dijo. “Para mí, el cambio de nombre propuesto, también está causando una división. No necesitamos otra división en nuestra vida”.

Del homónimo de la escuela, Vasco Núñez de Balboa, la hoja del comité decía lo siguiente: “Balboa, un explorador español, mató a cientos de indígenas”.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio