La historia no contada de cómo se encontró al Golden State Killer: una operación encubierta y el ADN privado

A masked Joseph James DeAngelo Jr. sits in a courtroom
Joseph James DeAngelo Jr. escucha las declaraciones de una de sus víctimas en el juzgado del condado de Sacramento Gordon D. Schaber.
(Santiago Mejia / San Francisco Chronicle)
Share

El dramático arresto en 2018 de Joseph James DeAngelo Jr. fue aún más asombroso por cómo los detectives dijeron que capturaron al escurridizo Golden State Killer, aprovechando la tecnología genética que ya está en uso por millones de consumidores para rastrear sus árboles genealógicos.

Pero el esfuerzo en la comparación de ADN que atrapó a uno de los asesinos en serie más notorios de Estados Unidos fue más extenso de lo que se reveló anteriormente e involucró búsquedas encubiertas de ADN privado alojado por dos compañías con fines de lucro a pesar de las políticas de privacidad, según entrevistas y registros de descubrimientos judiciales a los que tuvo acceso el Times.

Es probable que las revelaciones intensifiquen el debate sobre la privacidad genética y los modelos de autocontrol de las empresas de pruebas, así como el acceso a las fuerzas del orden.

Anuncio
Anuncio

La versión original de los hechos omitió no solo la participación de bases de datos privadas, sino también el acceso a información confidencial que las empresas les habían dicho a los usuarios que las fuerzas del orden solo podían ver si eran “requeridos” o se les presentaba una “solicitud legal”.

Un fiscal describió la comprensión pública del arresto como una “falsa impresión”, según una carta que el fiscal escribió al FBI.

Los investigadores y fiscales dijeron que la indagación se basó en información genética que se hizo pública voluntariamente, aunque con pocas razones para sospechar que podría incriminar a miembros de sus familias en delitos. La investigación real fue más amplia e invasiva, se llevó a cabo sin una orden judicial y pareció violar la política de privacidad de al menos una empresa de ADN.

Cuando DeAngelo fue arrestado, los fiscales solo dirían que habían utilizado búsquedas en el árbol genealógico para encontrar a los familiares del asesino y, desde allí, identificaron a DeAngelo. Poco después, un detective confirmó que el equipo de investigación había cargado semen de un kit de violación para desarrollar un nuevo perfil de ADN que luego se cargó en GEDmatch, una plataforma de código abierto que el público utiliza con frecuencia para rastrear su herencia.

Lo que los fiscales no revelaron es que el material genético del kit se envió primero a FamilyTreeDNA, que creó un perfil de ADN y permitió a las fuerzas del orden crear una cuenta falsa para buscar clientes coincidentes. Cuando eso produjo solo pistas distantes, un genetista civil que trabajaba con investigadores subió el perfil forense a MyHeritage. Fue la búsqueda de MyHeritage la que identificó al pariente cercano que ayudó a resolver el caso.

Ambas empresas negaron su participación en ese momento.

Anuncio

Pero a fines de 2019, el director ejecutivo de FamilyTreeDNA reconoció haberle dado acceso al FBI en 2017 sin saber que el caso se estaba investigando. Dijo que no creía que violara los términos de servicio de la empresa, que advirtió que “puede ser necesario” divulgar información personal en respuesta a una “solicitud legal de las autoridades públicas”.

Posteriormente, esos términos se cambiaron para alertar a los clientes de que las fuerzas del orden tenían acceso a la base de datos.

Photos of Katie Maggiore and Brian Maggiore are projected onto a screen
Fotos de Katie Maggiore y Brian Maggiore se proyectan en una pantalla mientras el hermano de Katie, Ken Smith, habla frente a Joseph James DeAngelo durante el tercer día de declaraciones sobre el impacto de las víctimas en el juzgado del condado de Sacramento Gordon D. Schaber.
(Santiago Mejia / San Francisco Chronicle)

La política de privacidad de MyHeritage en ese momento establecía que la información personal “solo se divulgaría si así lo exigía la ley”. Un ejecutivo corporativo dijo que la política “no abordaba explícitamente” un acceso policial sin precedentes. “Es posible que el genetista civil pensara que no estaba violando nuestros términos de servicio”, manifestó el vicepresidente de marketing Aaron Godfrey.

Sin embargo, la búsqueda no fue autorizada, y MyHeritage ha revisado sus políticas para dejar en claro que “tales investigaciones están prohibidas”, dijo Godfrey.

No revelar que se utilizaron datos privados de consumidores en la investigación “perpetúa una impresión fraudulenta de todos los métodos implementados para identificar a Joseph DeAngelo”, escribió Cheryl Temple, asistente del fiscal de distrito del condado de Ventura, en una carta de enero de 2019 al FBI. Incluso los abogados defensores de DeAngelo debían permanecer en la oscuridad sobre cómo fue identificado, escribió.

En una entrevista la semana pasada, Temple dijo que confiaba en que el caso contra DeAngelo, quien se declaró culpable de 26 cargos de asesinato y secuestro y admitió haber cometido crímenes violentos contra otras 61 personas, se manejó de manera ética y adecuada. La cuestión que planteó al FBI se refería en cambio a la necesidad de transparencia de cara al juicio.

“No me preocupa en absoluto la legalidad de todo lo que se hizo en el caso”, manifestó Temple. “No creo que nadie tenga ninguna duda sobre cómo se resolvió".

Incluso antes de estas nuevas revelaciones, el uso de bases de datos de consumidores para atrapar a este asesino en serie provocó debates éticos, ya que desató una ola de esfuerzos por parte de otros equipos de casos sin resolver en Estados Unidos para utilizar medios similares para identificar a criminales violentos. Como resultado, la mayoría de las principales empresas de bases de datos genealógicas del consumidor crearon barreras contra el acceso de las fuerzas del orden, el Departamento de Justicia de EE.UU adoptó restricciones provisionales para el uso de dichas bases de datos y Maryland consideró la legislación para limitar el uso de las fuerzas del orden público.

Anuncio

Y la legalidad de la genealogía de investigación, todavía relativamente nueva, no ha enfrentado serios desafíos legales. Se percibe en los círculos policiales como una herramienta vital para resolver incluso los delitos actuales, pero las regulaciones y la legislación aún no se han puesto al día.

Joseph James DeAngelo Jr. in a booking photo
Joseph James DeAngelo Jr. de 75 años, se declaró culpable antes de ir a juicio. Ahora está cumpliendo 26 cadenas perpetuas en una prisión de California.
(California Department of Corrections and Rehabilitation)

En la mayoría de los casos derivados del ADN que van a juicio, los fiscales sostienen que las bases de datos que usa la policía son como informantes callejeros cuya identidad puede permanecer oculta. Mientras tanto, algunas empresas, como Ancestry.com, dicen que han luchado con éxito contra los esfuerzos de las fuerzas del orden para obtener órdenes judiciales para acceder a sus bases de datos.

Pero FamilyTreeDNA asegura que trabajará con la policía si una investigación involucra un crimen violento, negando el acceso a los datos solo si un suscriptor privado a su base de datos ha optado específicamente por no participar.

A algunos expertos legales y de privacidad les preocupa que la carrera por utilizar bases de datos genealógicas tenga graves consecuencias, incluida la erosión de las protecciones de privacidad y la ampliación del poder policial. También ha habido casos de personas equivocadas que han sido arrestadas y llevadas a la cárcel, incluido un gemelo en California. En Texas, la policía cumplió con las nuevas pautas de búsqueda de GEDmatch al clasificar un caso como agresión sexual, pero solo presentó cargos por robo después de un arresto.

La tecnología también ha llevado a la condena de otros delincuentes violentos, incluido NorCal Rapist, que agredió sexualmente a más de 10 mujeres en la década de 1990.

Los involucrados en la investigación de DeAngelo dijeron que el uso de las bases de datos fue invaluable. Argumentaron contra la necesidad de una autorización, como una orden judicial o una citación.

El uso de genes familiares en el caso DeAngelo fue iniciado por un investigador que trabajaba con fragmentos de ADN que quedaron de un subconjunto de sus crímenes -las violaciones en el Norte de California.

Paul Holes fue jefe de forenses de la oficina del fiscal de distrito en el condado de Contra Costa, uno de la media docena de condados del norte de California donde el violador del área realizó ataques de 1976 a 1979, agrediendo a casi 50 mujeres y niñas. En 2017, Holes usó ADN de uno de los pocos kits de violación supervivientes para desarrollar un perfil del cromosoma Y, encontró una coincidencia parcial en un sitio web gratuito llamado Ysearch.org y con el FBI obtuvo una citación del gran jurado federal para exigir a la empresa matriz de Ysearch , Gene by Gene, que también es propietario de FamilyTreeDNA, para divulgar información sobre el titular de la cuenta.

La búsqueda llevó a Holes y a los agentes del condado de Orange hasta un anciano en un asilo en Oregón, pero resultó ser un pariente extremadamente distante, sin un ancestro compartido durante 900 años. Después de eso, dijo Holes, los agentes federales en el norte de California perdieron interés y los fondos para acudir a más empresas de ADN se agotaron. Pero un abogado del FBI en Los Ángeles iba por todo.

Anuncio

“Dijo: ‘Paul, creo en el ADN va a resolver este caso’”, reveló Holes.

Los documentos compilados de múltiples fuentes incluyen el robo en tiendas y acusaciones de falsificación.

Debido a que las fuerzas del orden público nunca antes habían utilizado el ADN del consumidor de esa manera, señaló Holes, el abogado de la División de Los Ángeles del FBI, Steve Kramer, examinó la legalidad de lo que estaban a punto de hacer con un abogado del Departamento de Justicia de Estados Unidos y un juez federal. Los oficiales de prensa del FBI en Los Ángeles y Washington, D.C., se negaron a poner a Kramer disponible para una entrevista. La agencia no respondió a esta historia.

“Estábamos completamente seguros de que pasaría la revisión legal”, afirmó Holes. “Pero entendimos que podría haber consecuencias en términos de percepción pública”.

Holes y Kramer inspeccionaron los condados que todavía tenían kits de violación de los crímenes de Golden State Killer y encontraron uno aún sellado en el condado de Ventura, de la violación y asesinato en 1980 de Charlene Smith y su esposo, Lyman Smith. Temple dijo que el fiscal del condado de Ventura, Greg Totten, aprobó la realización de una investigación genética.

A family photo of a man with his young daughter and a small dog on his lap
Jennifer Carole con su padre, Lyman Smith, quien fue asesinado por Joseph DeAngelo.
(Family photo)

Según los registros del Condado, Steve Rhods, investigador de la oficina del fiscal de distrito del condado de Ventura, obtuvo el consentimiento por escrito de las divisiones de homicidios de la ciudad y el condado de Ventura para lo que llamó una investigación de “genealogía genética”, según muestran los registros. Rhods les dijo que el ADN extraído del semen del asesino se enviaría a dos laboratorios, uno en una universidad y el otro en un laboratorio comercial conectado a FamilyTreeDNA.

El director ejecutivo de FamilyTreeDNA, escribió Rhods a las oficinas de homicidios de Ventura en diciembre de 2017, “está cooperando mucho con el FBI para generar y buscar en la base de datos de su empresa”.

Los registros judiciales muestran que el perfil de datos de FamilyTreeDNA se comparó luego por computadora con los perfiles de los otros 2 millones de clientes de la empresa. Al equipo de aplicación de la ley se le proporcionó una lista de las coincidencias cercanas, incluidos los nombres y otra información personal de los titulares de cuentas que se hicieron públicas. Se realizó una comparación similar en GEDmatch.com.

Estas búsquedas secretas proporcionaron solo listas de primos terceros, confirmó Holes.

Anuncio

Luego, en febrero de 2018, una experta en genealogía civil que ayudó al equipo anunció que, por su cuenta, había subido el ADN forense del FBI a otra empresa de ascendencia de consumidores, MyHeritage, y encontró una coincidencia mucho más cercana. Un resumen de la investigación escrito por la oficina del fiscal de distrito del condado de Ventura señala que esta búsqueda violó las políticas de privacidad de MyHeritage.

Esa experta, Bárbara Rae-Venter, ya estaba ayudando a las agencias policiales a investigar los asesinatos de cuatro mujeres cuyos esqueletos fueron encontrados en barriles en el Parque Estatal Bear Brook en New Hampshire. Las cuatro resultaron ser víctimas de un vagabundo de California. Los registros judiciales no publicados muestran que a Rae-Venter se le dio acceso a las contraseñas e inicios de sesión de la cuenta falsa del FBI en FamilyTreeDNA. También había subido de forma independiente el ADN forense a GEDmatch. Holes, igualmente, había hecho lo mismo.

Holes señaló que las acciones de Rae-Venter por sí mismas “nos acercaron un paso más, y sé que Kramer no parecía estar demasiado preocupado desde un punto de vista legal”.

Rae-Venter aseguró que usó su cuenta personal en MyHeritage y no notificó a la compañía. Ella reveló que sus acciones fueron aprobadas por Kramer en el FBI. “Dijo que si vamos a resolver este caso, necesitamos mejores coincidencias”, declaró Rae-Venter. “En su opinión, las fuerzas del orden tienen derecho a ir a donde vaya el público”.

MyHeritage dijo que se enteró por primera vez de la búsqueda del FBI cuando Rae-Venter envió un correo electrónico a la compañía el domingo para alertarlos de la próxima historia de Los Angeles Times.

El fiscal del condado de Ventura comparó la investigación de ADN con un agente encubierto que entra a una librería y compra un libro, algo que cualquier otro cliente podría hacer. Temple dijo que las agencias de aplicación de la ley solo están haciendo uso del acceso público.

Los primos segundos descubiertos por la búsqueda subrepticia de Rae-Venter crearon un grupo reducido de sospechosos a quienes los investigadores nombraron en código la familia “Wright”.

Un mes después, el FBI visitó a una de esas primas, una mujer del condado de Orange, para pedirle su ADN. Su hermano se había convertido en el principal sospechoso de asesinato. La información genética de esa mujer borró a su hermano, pero le reveló a Rae-Venter que el asesino estaba relacionado a través de las mujeres en los árboles genealógicos que las autoridades estaban construyendo en otro sitio de genealogía del consumidor, Ancestry.com.

Solo seis primos varones fueron posibles coincidencias. Una búsqueda del FBI en los registros de licencias de conducir de California mostró que solo uno de esos seis hombres tenía ojos azules que se ajustaban al perfil que Rae-Venter dijo que había construido: DeAngelo.

Después de 10 días de vigilancia, que incluyó a la policía que contó con la ayuda de un conductor de camión de basura para sustraer elementos que contenían ADN de su bote de basura, DeAngelo fue arrestado.

Anuncio

Meses después del arresto, el FBI intentó mantener en secreto la participación de FamilyTreeDNA y MyHeritage, incluso de los abogados de DeAngelo. La agencia federal invocó un privilegio legal que protege los nombres de fuentes confidenciales. Según los registros judiciales de descubrimiento revisados por el Times, Holes les dijo a los investigadores que preparaban el caso penal contra DeAngelo que esa era la razón por la que no se le permitió divulgar sus identidades.

Holes comentó que las instrucciones del FBI lo pusieron en una posición incómoda, pero que cumplió.

Rae-Venter también dijo que encontró esfuerzos para revisar el relato de cómo DeAngelo fue capturado cuando se le pidió que omitiera las referencias a las “listas de coincidencias” (nombres de parientes genéticos del asesino) que había visto durante la investigación. Posteriormente, en conferencias de prensa, su papel activo en la investigación se revisó y se redujo a la capacidad de asesoría únicamente, y el crédito por limitar la búsqueda a DeAngelo se le dio en cambio al personal de la oficina del fiscal de distrito de Sacramento.

El fiscal jefe de distrito, Stephen Grippi, repitió el lunes la creencia de la agencia de Sacramento de que la investigación de DeAngelo “era legal en todos los sentidos”. Grippi dijo que la investigación de ADN había sido examinada por los defensores públicos de DeAngelo y “ninguno planteó ningún reclamo constitucional que pudiera socavar la integridad de la indagación”.

Rae-Venter expresó su preocupación de que la revelación de la participación de FamilyTreeDNA vuelva a crear una reacción violenta contra una tecnología que, según ella, es vital para la aplicación de la ley, cuando no existe tal debate de privacidad sobre los adoptados y los hijos de donantes de esperma que utilizan los mismos métodos para encontrar a sus padres, aunque esas búsquedas no involucran a agencias gubernamentales.

Gay Hardwick, quien fue violada repetidamente por DeAngelo mientras su futuro esposo estaba atado, dijo que le preocupaba que las tácticas de los investigadores pudieran haberle dado al equipo de defensa del asesino en serie motivos de apelación si no se hubiera declarado culpable.

“Quizá soy crédula, anticuada, lo que sea”, manifestó. “Solo veo cómo esto podría haber abierto el caso a múltiples apelaciones que durarían el resto de nuestras vidas”.

Jennifer Carole, cuyos asesinatos de padre y madrastra habían proporcionado la evidencia en la escena del crimen que identificaba a DeAngelo, no estaba convencida de que el arresto mereciera una mayor erosión de la privacidad.

“El ADN no debería ser algo de Google”, dijo Carole. “Siempre que esté utilizando un servicio de ADN, debe ser entre usted y el servicio... Si toma la decisión consciente de compartir, está bien, pero por lo tanto no debe implicar a sus familiares”.

Pero Debbi Domingo McMullan, cuya madre, Cheri, fue violada y asesinada a golpes por DeAngelo en 1981, no tenía tales reservas. Después de su arresto, alentó a los consumidores a que le dieran a las fuerzas del orden acceso a su ADN para ayudar a resolver otros delitos.

Anuncio

“Las leyes no se infringieron, pero las prácticas se desviaron. Aún así, la investigación por naturaleza, siempre ha tendido a incluir un poco de engaño”, dijo McMullan, quien cree que la justicia prevaleció.

Al final, “la verdad es lo importante”, concluyó.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


CaliforniaNota Roja