Anuncio
Share

Salvadoreño utiliza YouTube como mentor para crear floreciente negocio de estampados

Douglas Melara muestra un par de piezas que llevan estampados hechos en su negocio.
(Soudi Jiménez/Los Angeles Times en Español)

La pandemia pintaba como el peor escenario para el incipiente negocio de Douglas Melara; sin embargo, en medio de la crisis sanitaria el estampado de camisas tuvo una eclosión sin precedentes, una actividad laboral que comenzó después de una búsqueda en YouTube.

“El 98% de las cosas que hago las he aprendido en YouTube”, confesó.

Melara, de 34 años, estudió contabilidad en su natal El Salvador. Al radicarse en Los Ángeles, en 2005, encontró empleo en una bodega de mariscos y luego como soldador. Sin embargo, desde octubre de 2016 su ajetreo diario es en una compañía de construcción y remodelación.

La estudiante de la Escuela Secundaria de Santa Ana estudiará biología en el otoño de 2021. Pero primero tuvo que ayudar a su padre a salir de un centro de detención de inmigrantes.

Anuncio

Hace unos cinco años, se le encendió la chispa de poner un negocio. En ese momento no sabía qué hacer ni cómo lograrlo. En 2019 se le ocurrió que serían bordados en camisas y gorras. Entró a YouTube a buscar unos videos y se dio cuenta que le convenía más los estampados.

“Estaba prácticamente a cero de lo que quería hacer, no tenía ninguna idea”, aseguró.

Desde el momento en que prepara el diseño hastas que se estampa en la tela el proceso tarda una hora aproximadamente.
(Soudi Jiménez/Los Angeles Times en Español)

Con el apoyo de su hermano menor, Melara afirma que invirtieron $10 mil para comprar una computadora, una máquina para cortar papel vinilo textil y una plancha.

Anuncio

Con la maquinaria en su departamento, comenzó a ver videos en YouTube y con camisetas usadas se puso a hacer las primeras pruebas. Después de una semana de experimentos, en la que dañó unas 25 camisetas, el 11 de octubre de 2019 pudo sacar la primera pieza sin estropearla.

“Lo que supe en ese momento era que nada me iba a detener”, aseguró.

Desde entonces, Melara ha vendido alrededor de unas 700 camisetas, las cuales tienen un precio individual de $10 cuando le compran una docena de camisas manga corta; muchas de ellas se han enviado a ciudades como San Francisco, Dallas y Milwaukee.

Douglas Melara se dispone a cerrar la plancha para estampar una camisa de prueba.
(Soudi Jiménez/Los Angeles Times en Español)
Anuncio

En el verano pasado, al suspenderse las graduaciones presenciales a raíz de la pandemia, personas conocidas se le acercaron para que les hiciera camisas con diseños alusivos.

“Me ordenaban familias enteras hasta 10 ó 12 camisas”, indicó.

“Ha sido la época más ocupada”, reconoció el novel empresario, en referencia al período que comprende entre marzo y agosto de 2020, asegurando que estaba preparado con equipo, material y conocimiento de su labor para responder a la demanda.

En la actualidad, Melara sigue trabajando en la construcción de 8 a.m. a 5 p.m. de lunes a viernes, pero de 6 p.m. a 9 p.m. se mete a su habitación a trabajar los diseños en la computadora.

Anuncio

Para poder operar, indica que ya tiene el permiso estatal para revender y también ha tramitado el número de identificación del empleador ante el Servicio de Impuestos Internos (IRS).

“Lo que venga, yo hago lo que la gente quiera”, aseguró, detallando que trabaja diseños sin importar colores de clubes deportivos, partidos políticos o entidades religiosas, y las piezas son enviadas a cualquier ciudad de Estados Unidos.

El restaurante Rincón Hondureño estuvo a punto de cerrar a raíz de la llegada del COVID-19, ahora retoman nuevas ideas para llegar al cliente

Anuncio

Si alguien quiere establecer su propio negocio, Melara aconseja que se arriesgue, porque de lo contrario nunca sabrá si su idea funciona, pero sostiene que debe ser “algo que les guste, algo que les llame la atención y se van a sentir a gusto haciéndolo, no importa qué”.

El 98% de las cosas que hago las he aprendido en YouTube

Douglas Melara, emprendedor

El siguiente paso, afirma el emprendedor, es abrir un sitio web y tener un espacio más amplio para trabajar, algo que está en la mira para dar el salto y dedicarse por completo a este negocio, lo que hará en la medida que aumente la demanda de sus servicios.

“YouTube ha sido mi guía, mi maestro, me enseñó lo que yo sé hasta hoy”, concluyó Melara, cuyo negocio se puede localizar en la cuenta @d_twocustoms en Instagram.


Anuncio